"I want to be your friend"

Esta frase seguida de un apretón de manos ante los disparos de cientos de flashes que esperaban ansiosos el encuentro mas esperado de la cumbre de las Americas, fue el detonante mediático mas publicitado, odiado por unos y festejado por otros que veían ante el supuesto negado varias veces por voceros de Estados Unidos y demás medios mundiales, la inminente situación protocolar entre los mandatarios Hugo Chávez y Barack Obama.

Seguidamente y ante la aun caliente escena del esperado encuentro, en plena reunión paralela de Unasur, Chávez le obsequió a Obama a su mejor estilo antiprotocolar un ejemplar traducido al ingles titulado “Las Venas Abiertas de América Latina” de Eduardo Galeano, sellando así el posible inicio de algún dialogo futuro.

De inmediato se desataron los demonios en el mundo y el azufre se siente en el ambiente noticioso, llamando poderosamente la atención el veneno destilado por las declaraciones desesperadas del fundador fascista Robert L. Bernstein presidente fundador de Human Wrights Watch, quien amenazaba descaradamente por televisión a su presidente Barack Obama, si llega a sostener cualquier acuerdo con el líder venezolano.

Se agudiza una grosera presión imperial hacia el mandatario estadounidense, luego de encontrarse recogiendo de primera mano las realidades y expectativas de los países latinoamericanos, sin mercenarios y palangristas de la información que servían de mentirosos serviles al mando de la gusanera mayamera y la derecha facista internacional y que ven ahora desplomarse las políticas de aislamiento y satanización tan repudiadas por la región suramericana, centroamericana y países caribeños de la nueva geopolítica emergente, que tiene la histórica responsabilidad de conseguir el levantamiento del bloqueo a Cuba, la eliminación de fronteras metálicas de agresión y respeto hacia los inmigrantes que luego de haber luchado por independencias ajenas y el bienestar de países desarrollados hoy representan un carga insostenible a sus sociedades.

La cumbre de las Americas debe ser la última reunión sin Cuba entre sus integrantes, debe ser el inicio de un nuevo reordenamiento mundial y el comienzo del respeto a la dignidad y la autodeterminación de los pueblos. El mensaje es fuerte y claro: No queremos las migajas del G20, queremos nuestra propia maquinaria anticrisis y aportar de igual a igual, las soluciones en un marco de amistad y respeto.

La pelota la tiene Obama, al igual que el apretón de manos de la esperanza, esperaremos entonces, si vale la pena ser su amigo también……..El que tenga ojos que vea………..


Patria, Socialismo o Muerte………venceremos

eliasmar@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2157 veces.



Elias Martinez


Visite el perfil de Elías Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elías Martínez

Elías Martínez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas