Crónica de eventos suprasensoriales III

¡Con la raya marrón pa´dentro!

5.30 a.m., frente al río Potomac, sólo se oyen los pocos pájaros y ardillas que quedan en el Distrito de Columbia. Washington ostenta una de las tasas de criminalidad mas alta en los Estados Unidos, droga y negocios, negociaciones bancarias mundiales y lobby en el Congreso, sin embargo, allí se asienta la Casa Blanca. Símbolo de poder y de delirio, de tibios escándalos sexuales estúpidos, de soluciones mágicas contra Cuba la bella, de órdenes y contraordenes para asesinar a sus mismos huéspedes, que si no fuera por lo blanco, la llamarían la casa del terror con jardín y helipuerto. Los micrófonos ocultos de la CIA y el FBI, cada uno dispuesto en todos los rincones de la casa excepto en dos puntos, despierta a sus oyentes con una exaltación tipo delirium tremens del personaje que ocupa esta anécdota.

“Voy a decirles de una vez por todas a esos indiecitos y al bembón mayor, que las tan cacareadas revoluciones van a tener que esperar, pues estoy dispuesto a otro lance como el de mi finado Kennedy y enviar toneladas de dólares a Latinoamérica, sí señor, pa´ que se acabe tanta alharaca con la espada de Bolívar, que por cierto, sería maravilloso que una de estas espadas adornara el Smithsonian Museum, cerca, por aquí mismo.”

“Que el bloqueo a Cuba se lo quite quien se lo puso y que Haití siga allí, tanto color junto me trae malos recuerdos de mi papá. Voy a ponerle a México un subterráneo marino en la frontera para que pase la gente a Disneyland de San Francisco y paguen impuestos, que es lo que da la talla aquí, y voy a acopiar de buenas balas a la policía de frontera, pa´ los que quieran pasar por tierra, como en la época del viejo oeste que no es tan viejo. Los que van por avión no tienen problema. Voy a mandarle a Colombia todo lo que pida, elecciones, laboratorios, aviones, hasta flora intestinal para el gobierno que tenemos allí. Jamás un gobierno nos costó tanto mantener. Voy  azuzar al paisa en esta Cumbre para que se diluya la discusión entre Ecuador, Venezuela y Colombia y se olviden de mí. Para eso tengo a México, Perú y Chile, pa´ que más compadre!... Voy a neutralizar a Brasil y a impulsar el etanol.”

 “Voy resolver la crisis con mas crisis para que la crisis esta supere la otra. Voy a resolver el problema de las islitas del Caribe con más cruceros y turistas y se acaba la crisis. Quién dijo fucking crisis? Quién dijo crisis? Quién dijo fucking? Voy a ir Trinidad y Tobago a jugar golf como juego en Barbados, con mi gente rica en dólares falsos y a esperar que se den palos de ciego allí, ya que no hay nada que discutir, ya todo se ha dicho, ahora el patio trasero está sembrado de flores, que mas quieren estos…”

Mientras un infante de marina saca al perrito de la familia Obama, que no muerde pero mea a la gente, inesperadamente una bella voz con acento mandón opaca los gritos de Michelle llamando a desayunar a las niñas, silenciando también al Presidente justo en su salida de la ducha.

“Barack que te pasa?...Barack por favor que se hace tarde para la Cumbre y tú a esta hora gritando como si estuvieras en tu casa, en Hawáii...Barack cierra la boca…te oyen todos…”

Y llevándose las manos a la cabeza, el pobre muchacho lanzó las frases: Sí, que me oigan aquí Hillary…esto es como un mecanismo de defensa…estoy frito con esa Cumbre de las Américas…no llevo nada…voy a estar como un ventilador viendo pa´ los laos…va el Chávez…entrenadito por el Fidel…de verdad que me quito el sombrero con el viejito…50 años llevando agua…y todavía no sabemos cuando toma agua…va Raúl…el propio dream team…Evo, que rebajo algo con la huelga de hambre y ahora está más ágil, también se anotó…todos pues a darme leña de la buena…con una sonrisooota que eclipsa a la mía…llevan una nueva moneda y una nueva forma de sacarme la piedra…qué hago no joda, qué hago? Llamo a Bush? A quién llamo Hillary? Mi catira, a quién llamo?...

Lady Hillary II, haciendo alarde de una desmemoria de todo lo que había llorado por perder la elección frente al mocoso recostado en su hombro, le dijo casi en susurro por la cantidad de micrófonos en la alcoba presidencial: George Bush y Bill Clinton el impronunciable, guardaban para estas ocasiones, en este closet de caoba pulida, un traje diseñado para estos casos. Una licra con superpoderes, chaleco antibalas, fuerza desde los testículos hasta las orejas, botas para saltar y capa para volar, todo un compendio de lo más high en defensa!...Pruébatelo que con ese cuerpo atlético que tienes te viene a la perfección.

6 segundos duró para llegar hasta el closet y ver la maravilla de traje rojo y azul que reservaba el Departamento de Estado, el Pentágono y la Casa Blanca para estos casos de cumbres y pugilato diplomático. Descolgándolo Obama le preguntó a su mentora: y cómo se pone esto?

Y la catira casi al unísono le dijo: Mister President…con la raya marrón pa´dentro!

 

wikenferd@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2610 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas