Europa en cólera

Los campesinos europeos están furiosos se rebelan y con razón. vinieron desde Francia, Italia y Bélgica para incendiar el Parlamento Europeo, Un lugar inocuo e inútil que no solo sirve para pagar los altos salarios a unas bandas que sirven para avalar y dan legitimidad a los disparates antieuropeos de los agentes de Washington que integran la Comisión Europea a tal punto que la Comisión y la OTAN coinciden en todo y se avalan mutuamente. Los campesinos montaron en sus tractores para bloquear a París y las carreteras de toda Europa Occidental, con la excepción de España.

Actúan para manifestar sus críticas a las decisiones políticas de la Comisión Europea- todo lo que hace esa Comisión es irracional y obviamente contrario al interés europeo.

En Bruselas están los dos cánceres que están matando a Europa: La OTAN y la Comisión Europea. De alguna manera ambos quieren acabar con la agricultura europea. En nombre de la narrativa obtusa de la Agenda 20-30 y el Cambio Climático quieren acabar con la alimentación sana en nombre del Ambiente y darnos a comer panes hechos con harina de cucarachas. La Agenda 20 -30. No es para favorecer el ambiente. Es para hacer a Europa totalmente dependiente de los Estados Unidos no sólo en cuanto a energía, sino también en la alimentación. Como bien dijo Henry Kissinger: "Quien controla la energía controla los gobiernos y quien controla la alimentación controla a los pueblos" Todo el cuento del Cambio Climático y la Agenda 2030 está pensado para esclavizar a la población europea al servicio de los intereses que ya sabemos que prevalecen en Washington. ¿Cómo es que en Europa – Alemania no se investiga quién destruyó el gasoducto North- Stream a pesar de lo denunciado públicamente por el periodista Earth. Según la Agenda 20-30, comeremos carne hecha en los laboratorios de las empresas farmacéuticas, porque según esa narrativa los animales contaminan el ambiente cuando respiran. Hay que estar alerta con el cuento de que el CO2 es un gas tóxico y contaminante; porque los humanos también respiramos y producimos CO2. Pronto nos dirán que debemos pagar impuestos ambientales por respirar.

Las autoridades de la UE no representan a Europa. Quieren sustituir la alimentación proveniente del trabajo del campo por una alimentación producida por los grandes laboratorios dependientes de la Economía Financiera,. Para lograrlo ahogan en deudas a los campesinos. Se encarece el precio del diésel de sus tractores , porque según la Comisión de Bruselas con eso van a arruinar a la Rusia e impedir la liberación de Ucrania de la dictadura de Zelensky.

La lucha en entre Rusia y la OTAN en Ucrania es para liberarla de un gobierno dictatorial que quiere impedir que en Ucrania se hable la lengua materna la que hablan todas las madres ucranianas, salvo en las regiones húngaras, polacas y rumanas que Stalin le anexó a Ucrania después de la Segunda Guerra Mundial. Al fin de cuentas los anglosajones en Yalta (1944 ) le habían regalado toda la Europa Oriental a cambio de que no ocupará toda Alemania hasta el río Rhin. Pero la lengua rusa fue inventada en Ucrania porque el Principado de Kiev por varios siglos, hasta la invasión mongól fué la cuna original de la cultura rusa. Lo de prohibir la lengua rusa en Ucrania es un disparate inventado por la Junta ilegal que instaló en Kiev la Subsecretaria de Estado de Estados Unidos, Victoria Nuland que aprovechó la porción de Polonia que Stalin le anexó a Ucrania para disimular la homogeneidad rusa de Ucrania un país que hasta la revolución Bolchevique se3 llamaba Rutenia.

La guerra de la OTAN contra Rusia en suelo ucraniano repercute contra los campesinos europeos porque la Comisión Europea quiere importar y distribuir en Europa la enorme producción agrícola de Ucrania, para que con el dinero de esas exportaciones Ucrania pueda pagar las deudas contraídas con la industria de armamento norteamericana durante esa guerra civil entre rusos que la OTAN provocó con su golpe de estado en el 2014 .

Como en Ucrania no hay las restricciones para proteger el ambiente que se imponen a los agricultores europeos. El campesino europeo no puede competir en precios con los productos que la Comisión Europea deja importar libremente de Ucrania igual que sucede con los productos que Bruselas deja importar de Marruecos por instrucciones de Washington (un privilegio concedido a cambio del reconocimiento de Israel por el Reino de Marruecos ). El cuento de que el CO2 es un gas tóxico contaminante está pensado para que Europa con sus políticas verdes utilice fuentes"limpias", pero ineficientes de energía para desindustrializar y hacer mover sus competitivas industrias a Estados Unidos; un país que ya casi no exporta productos industriales y por eso tiene desde el 1970 una balanza comercial deficitaria. Lo peor es que cubre el déficit en su balanza comercial s emitiendo moneda sin fondos en un fraude mundial continuado que ya dura medio siglo. Es indispensable que ocurra un cambio de protagonistas en el escenario internacional!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1119 veces.



Umberto Mazzei

Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Florencia (Italia ) y Profesor Emérito de Relaciones Económicas Internacionales del Instituto Sismondi de Ginebra (Suiza)

 umbertomazzei2@mail.com

Visite el perfil de Umberto Mazzei para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: