Epopeya palestina y la tormenta de Al-Aqsa

Todos los teóricos y guerreros militares antes de nuestra era hasta la era actual han llegado a la conclusión de que el factor sorpresa en la guerra es un principio clave para alcanzar la victoria en una confrontación militar determinada. Sun Tzu, Napoleón, Clawsewitz, Fuller, Ernesto "Che" Guevara y Nguyen Giap, han considerado en sus escritos militares a ese factor como fundamental.

Recordemos que: "Todo el arte de la guerra está basado en el engaño, en el ardid." Sun Tzu. Así como: "Las circunstancias que llevan a la victoria en la batalla son la sorpresa, (…) y el ataque desde varios frentes." Clawsewitz. Como también podemos retomar de Nguyen Giap, la expresión que afirma: "Para ganar la guerra al Ejército más avanzado del mundo tenía que confundirle y atraparle en su engaño".

A tales sentencias podemos afirmar que el gobierno y ejército israelí subestimó a la resistencia Palestina. No previo que los últimos años la incorporación de la juventud a las acciones de confrontación con el sionismo, estaba generando un ejército temerario y heroico de fortalecimiento de la resistencia que en cualquier momento reforzaría las brigadas militares de Hamas, la Yihad Islámica, Abu Ahí Mustafá, Las Fuerzas de Badr, Brigadas Al-Aqsa, la Guarida de los Leones y las Brigadas Al-Mujahidun. Con los últimos acontecimientos no hay dudas que ha sido así.

La acumulación de daños, atrocidades y genocidio que Israel ha ocasionado al pueblo de Palestina por más de 70 años, ha originado una nueva ira que se ha expresado con mayor fuerza y contundencia en los últimos días. Lo cierto es que el sábado 07 de octubre a partir de las 6 de la mañana la resistencia palestina, con HAMAS a la cabeza, sorprendió al gobierno, a la inteligencia y a la seguridad de Israel con la operación TORMENTA DE AL-AQSA (Mezquita Lejana). Maniobra militar que hasta hoy ha golpeado 50 objetivos militares con más de 7000 cohetes lanzados, iniciando la operación, desde varios territorios de la franja de Gaza, hacia las principales ciudades israelíes, como Tel Aviv, Rishon, leZion y Bat Yam y hacia Al Quds y los territorios ocupados.

Asimismo, unas 25 brigadas de la resistencia se mantienen en territorio israelí y han infiltrado unos 15 distritos importantes. Se movilizaron desde tempranas horas y hasta hoy mantienen al gobierno, a la inteligencia, a la seguridad de los sionistas en jaque.

En dos días de la operación TORMENTA DE Al-AQSA, 7 y 8 de octubre, los daños, pérdidas y bajas de los israelitas son cuantiosos, desastrosos, que el propio gobierno está desconcertado y el propio Netanyahu ha reconocido, que "Israel sufrió un día negro y difícil." Cabe destacar, que Los palestinos retomando a Sun Tzu "atacaron a Israel por donde no se lo esperaban." Inclusive en la planificación de ese evento militar la resistencia ha demostrado creatividad e innovación para alucinar al enemigo sionista.

Hasta el momento actual, desde su inicio de Tormenta Al-Aqsa la resistencia palestina le ha destruido Israel 14 tanques de guerra, entre ellos varios MERKAVA, dañado 3 aviones F 16, dado de baja a 75 militares entre miembros del ejército, 30 de la policía, daño severo a la segunda central eléctrica, Rutenberg, más grande el país, asalto a la base militar de Nahal Oz, al este de Gaza, 3 topadoras blindadas, 2 vehículos de combate Namer APC, 2 vehículos blindados de ruedas, MRAP, 12 vehículos de transporte de tropas, 6 vehículos tácticos, 15 vehículos de transporte de personal y la captura del mayor general Nimrod Aloni, comandante del ejército de ocupación israelí responsable de la Franja de Gaza.

A ello se debe agregar el ataque de Hezbolá a tres puestos militares israelíes en los poblados de Radar, Zibdin y Ruweisat Al-Ala men, como un claro mensaje de solidaridad con el pueblo y la resistencia palestina y la infiltración de la resistencia palestina en otros asentamientos. Además, el segundo día, la resistencia palestina atacó el aeropuerto de Ben Gurion y penetraron las ciudades de Jerusalén y Cisjordania. Como represalia Israel bombardea casas y edificios residenciales de los civiles, hecho este que ha originado unos 400 muertos palestinos entre mujeres y niños.

En total el saldo israelí ocasionado por las brigadas palestinas mediante la Tormenta de Al-Aqsa, confirmado por el gobierno israelita hasta el segundo día de combate se eleva a más de 1000 muertos, entre ellos 26 militares de alto rango, más de 2800 heridos, más de 800 desaparecidos y unos 150 soldados hechos prisioneros por las fuerzas de la resistencia. Épica palestina que aunque los medios occidentales la tergiversen, oculten o estigmaticen, desde Mi trinchera valga el elogio con los versos que a continuación transcribo:

LA TORMENTA DE AL-AQSA

La Tormenta al-Aqsa,

sin tanques, ni cañones,

sin barcos, ni aviones,

sin apoyo imperialista,

a Israel sorprendió.

La tormenta de Al-Aqsa,

por aire, mar y tierra,

al Mossad engaño,

a los colonos asustó,

y hasta Tel-Aviv inundó.

La Tormenta de Al-Aqsa,

daño al enemigo ocasionó,

bajas en el camino le dejó,

soldados capturados,

en sus túneles ocultó.

La Tormenta de Al-Aqsa,

máquinas de guerra destruyó,

a los militares impresionó,

al gobierno israelí desconcertó,

y al enemigo sionista

una derrota estratégica propinó.

Para cerrar este editorial, es importante subrayar que la epopeya palestina, cubierta bajo la Tormenta de Al-Aqsa, nos indica que no hay enemigo pequeño y que la persistencia, la organización, la inteligencia, la sorpresa y la voluntad de los palestinos de llegar hasta las profundidades del territorio enemigo han sido suficientes para enfrentar la maquinaria bélica de Israel. En consecuencia los palestinos han expresado otra vez con los Zulúes, que: "Es preferible avanzar y morir, que detenerse y morir."



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1279 veces.



Carlos Mezones


Visite el perfil de Carlos Mezones para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: