Petro comenzó mal ¿Colombia terminará bien? (II)

"Le deseo a Gustavo Petro un buen gobierno, y sepa que voy a estar vigilante de cada paso que dé para garantizar que le cumpla al pueblo colombiano…Deseo que sepa dirigir al país y sea fiel a su discurso contra la corrupción"

Rodolfo Hernández, candidato presidencial derrotado aunque logró

casi un 50% de la votación del electorado en segunda vuelta.

"Tenemos que decirle basta a la división que nos enfrenta como pueblo.

Yo no quiero dos países, como no quiero dos sociedades.

Quiero una Colombia fuerte, justa y unida"

Gustavo Petro Urrego. Presidente de Colombia.

En su discurso de toma de posesión.

"Ningún gobierno es mejor que la identificación, priorización y

procesamiento (FES) que hace de sus problemas"

Carlos Matus Romo, experto en Ciencias y Técnicas de Gobierno.

Creador del Método de Planificación Estratégico Situacional y

La Teoría del Juego Social.

Hace algún tiempo atrás, Juan Veroes, dilecto amigo-hermano. Últimamente muy crítico y, a la vez, cada vez más comprometido. Me sugirió que titulara mis artículos con frases más llamativas, atractivas, atrayentes o sugestivas. Pues a él, seguramente por cariño, le gustaban mucho mis artículos, a la vez, le preocupaba que fueran poco leídos a pesar de ser tan "buenos". ¡Qué honor, su piropo! Gracias Juan.

La verdad es que tomé en cuenta su recomendación e incluso hice un pequeño experimento. Publique un mismo contenido o texto con un título y luego con otro y…parece mentiras, no puedo asegurar que sólo el cambio de título influyó pues hay otros factores concomitantes. Lo cierto es que hubo muchas más lecturas en el título que fue más atrayente. No logro recordar ahora cuales fueron esos artículos. Lo cierto es que, de vez en cuando, como una tremendura, suelo colocar títulos a mis artículos que son atrayentes o sugestivos. Como este: "Petro comenzó mal" Los lectores, sobre todo quienes me conocen y saben de mi identificación con Petro y mi afecto por Colombia, seguramente, se preguntarán ¿Cómo así Hugo? Y Zuas, por curiosidad ¿Quién sabe si se atreven a leerlo? Bueno, eso espero. Mis artículos, últimamente, suelen ser muy largos. No he podido controlar este impulso. Sobre todo cuando al releerlos, tiempo después, descubro cosas muy interesantes. En fin. Les pregunto y les pido se den unos minutos para responder en sus mentes:

¿GUSTAVO PETRO COMENZÓ MAL, BIEN O REGULAR SU GESTIÓN?

Aunque much@s de nosotr@s pensamos, el 07 de agosto pasado, día de la juramentación como Presidente de Gustavo Petro y Francia Márquez, que Petro había comenzado muy bien su gestión: ordenando trajeran la espada desenvainada del Libertador Simón Bolívar. Convocando un acto inédito frente a su pueblo. Evitando improvisar lo menos posible y leyendo su discurso con emoción y fortaleza. Mencionando a gente del común entre sus distinguidos invitad@s. Creando un silencio de decenas de minutos mientras llegaba la espada. Acompañado por su familia entró sonriendo en la Casa de Nariño sin aparentes intenciones retaliativas. Luego de leer emocionado un discurso que llamaba a la paz y la reconciliación para convertir a Colombia en "potencia mundial de la vida" y "líder mundial en defensa del ambiente" con la más sincera pretensión de favorecer a los más pobres y vulnerables de Colombia. Y otros etcéteras.

¿QUÉ PENSARÁ LA OLIGARQUÍA, LOS MILITARES Y EL COMÚN?

Escribiendo este artículo me pregunté: ¿Cómo vería y escucharía o juzgaría su discurso la llamada "rancia oligarquía" colombiana? ¿Qué pensarían los militares golpistas, guerreristas, vende patria o sumisos a las directrices del imperio sionista anglo estadounidense israelí cuando Petro le ordenó a la Casa Militar que le trajeran la desenvainada espada de Bolívar? ¿Qué buscaba el Presidente Petro demostrar con esta acción? ¿Qué ahora él es el Presidente y comandante en jefe del ejército o quería demostrarle a Duque que a pesar de su discurso conciliatorio él se enfrentaría a la oposición y la derrotaría? ¿No pudo lograr lo mismo de otra manera? ¿Era necesario hacerlo así? ¿Fue un impulso del momento o estaba planificado? ¿Qué costo traerá hacia futuro esta decisión simbólica de la espada de Bolívar? ¿Qué opinión le merecerían los anuncios y estos actos simbólicos de Petro, al ELN, a los para militares, a la guerrilla disidente de las FARC, a los narcotraficantes y los narco políticos, a las mafias de la droga y el contrabando, al Departamento de Estado? ¿Qué opinión y actitud tendrán hoy Rodolfo Hernández, Álvaro Uribe y Duque? ¿Sabotearán su gestión? ¿Estarán de acuerdo con él todos estos sectores, algunos de los cuales – según el mismo Petro – controlan el 70 por ciento de las riquezas de Colombia y, de seguro, tienen íntima relación con los poderes mundiales?

¿QUÉ ES LO MALO, LO REGULAR Y LO BUENO DE SU DISCURSO?

No hay dudas que hay cantidad de maneras de demostrar que el calificativo "bueno", "regular" o "malo" es relativo. Es situacional. Depende de cómo estoy situado en la realidad. Depende de mis niveles de información, creencias, valores, motivaciones, intenciones, intereses, historia de vida, ideología, etc. Lo que es bueno, positivo o favorable para una persona, un grupo, un colectivo, una clase social, una institución o un gobierno, puede ser regular, malo, negativo o desfavorable para otr@s. Esto que parece evidente no lo es para quienes no pueden ver más allá de lo fenoménico-aparencial o, incluso, "más allá de la curva".

¿ES VIABLE EL "DECÁLOGO DE GOBIERNO" DE GUSTAVO PETRO?

Es como si nos preguntáramos:

¿Es viable el Programa de gobierno de Gustavo Petro? ¿Qué determina su viabilidad y/o factibilidad? ¿Es viable: económica, social, política y militarmente?

Nuestro siempre recordado maestro Carlos Matus nos hizo tomar consciencia que:

"Sin métodos (adecuados) de gobierno es imposible gobernar (con éxito)" y, también nos regaló este otro pensamiento: "Ningún plan resiste el contacto con la realidad". Todo plan, incluyendo por supuesto el de Petro, una vez que es conocido y comienza a ser ejecutado, ipso facto, debe ser revisado, ajustado y modificado. Su Programa de Gobierno y su "Decálogo de Gobierno"(DG) ya dejaron de ser, para convertirse en otra cosa. Aunque no lo cambien porque no se comprenda este concepto, nos guste o no, ya el DG cambio o debería ser cambiado.

La sola traída a su lado de la espada de Bolívar y la espera de casi 15 minutos para que llegara, debió modificar o alterar el Plan y el "Decálogo de Gobierno". Incluso, se modificó antes de ser leído. La realidad es cambiante y, por tanto, el plan para modificarla también debe cambiar. A veces, antes de que la realidad misma cambie. Para ser proactivos. Para ser vanguardia de la realidad. Para ser conductores con suficientes grados de libertad para cambiar las circunstancias. Para no terminar siendo gobernantes conducidos por la compleja realidad que pretendemos cambiar pues ella, nos guste o no, nos cambiará a nosotr@s.

Carlos Matus, también nos regaló esta otras reflexiones "Planifica quien gobierna y gobierna quien planifica" y la "planificación es una función indelegable" de un actor social que aspira conducir o dirigir, adecuadamente, la administración pública. El plan, como sabemos, es el elemento, fase, etapa o momento inicial del proceso administrativo. El Plan condiciona, afecta, orienta y demanda, una nueva organización (modernización del Estado), reclama nuevos y más eficientes sistemas de dirección (personal, colectiva e institucional) Entre ellas: la agenda y la oficina del gobernante y exige mejores, más adecuados y oportunos sistemas de Evaluación y Reajustes permanentes. Es decir, de Control de Gestión. Esto es PODER.

En este sentido, por muy buenos que hayan sido los enunciados u objetivos del Programa de Gobierno de Petro (pre-electoral) y ahora el "Decálogo de Gobierno" (post-electoral) , al ser diseñada la propuesta sobre la base de objetivos (faltarían las metas o resultados esperados) sin explicitar MACRO-PROBLEMAS (aunque están implícitos o fueron enunciados pero sin darle la debida importancia) se comenzó metodológicamente al revés. Que fue el error cometido por Chávez al elaborar el Plan de la Patria, como lo hemos explicado en otra oportunidad al hablar de sus errores: www.aporrea.org/ideologia/a257481.html Se pusieron primero los zapatos para luego pretender ponerse las medias. Para decirlo metafóricamente. Es como si tuviera una caja de medicamentos y como es lo que tengo a mano me invento una enfermedad que posiblemente no existe y sólo está en mi mente ¿Logro explicarme?

"Sin método adecuado no se puede gobernar adecuadamente" De modo que si comenzamos por enunciar objetivos o propósitos en el Programa de Gobierno y en el "Decálogo de Gobierno" sin hacer explícito los problemas o Macro-problemas prioritarios que se aspiran resolver. Entonces, comenzamos al revés, metodológicamente. Comenzamos mal. Aunque en la dialéctica del proceso, desde los objetivos podemos deducir los problemas que debemos enfrentar. Como veremos más adelante. La lógica metodológica es: identificar o diagnosticar la "enfermedad" (problema), buscar sus causas calves, precisar lo que buscas como propósito u objetivo y luego actuar enfrentando las causas. No basta con querer estar sano. Hay que saber que enfermedades o situaciones de desequilibrio físico, mental y espiritual debo equilibrar y estabilizar. No puedo partir de la solución al problema o el propósito del mismo si no conozco ¿Cuál es el problema al que quiero enfrentarme? Porque su identificación, priorización y, sobre todo su procesamiento para identificar VDP (vector de definición del problema) y por tanto sus descriptores e indicadores, así como sus causas claves (históricas, presentes y del entorno), sean estas fenosituacionales o genosituacionales, son las que orientarán, de manera prioritaria, el conjunto de acciones u operaciones a emprender. Son los NUDOS CRÍTICOS a enfrentar. Hacerlo sólo en base a objetivos y/o metas, por muy bien definidos que estos estén elaborados, que es lo tradicional, es a nuestro entender lo que ha dificultado resolver bien y con prontitud nuestros problemas prioritarios. Si no es así ¿Por qué aún se mantienen? ¿Cuál es la falla? ¿No será que no basta soñar y desear si no que hay que saber qué, cuándo, cómo, con quiénes, por qué, para qué y cuánto se requiere para resolverlos?

Hecha esta reflexión dejando para vuestra consideración estas interrogantes, en voz alta, me permito hacer esta pregunta:

¿CUÁLES SON LOS PROBLEMAS PRIORITARIOS DE COLOMBIA?

 

Si tratamos de traducir, en una primera aproximación, los enunciados u objetivos generales formulados en el "Decálogo de Gobierno", del presidente Gustavo Petro, en MACRO-PROBLEMAS PRIORITARIOS concretos, pudiéramos tener – repito, como una primera aproximación – los siguientes:

1. No se han logrado crear verdaderas, definitivas y estables condiciones de paz.

2. Altos índices de pobreza y miseria que afectan a sectores vulnerables.

3. Limitada participación y beneficios de la acción de gobierno hacia las mujeres

4. Tensa relación entre actores claves de la vida política, económica y militar.

5. Importantes niveles de burocratización de la administración pública.

6. Predominio de la muerte producto de la violencia estatal y paramilitar.

7. Elevados niveles de corrupción e impunidad.

8. Constante irrespeto al ambiente natural y a la biodiversidad.

9. Alta dependencia económica y limitada soberanía alimentaria.

10. Incumplimiento de la Constitución e inadecuado ordenamiento jurídico

ESTOS ENUNCIADOS SON PROVISIONALES SUJETOS A AJUSTES

Por supuesto, siendo una aproximación no podemos garantizar 100 % que esos serían los enunciados definitivos de los MACRO-PROBLEMAS que implícitamente percibe el presidente Gustavo Petro y quienes hoy le acompañan. Aunque, muy probablemente, si tuviéramos la oportunidad de confrontarlos con el equipo que apoyó al presidente Gustavo Petro a diseñar su "Decálogo de Gobierno" o si tuviéramos la posibilidad de confrontarlo con el propio presidente Gustavo Petro y la vicepresidente, Francia Márquez, o si se tuviera el tiempo suficiente para confrontarlo con la realidad concreta y en consulta con el pueblo colombiano, no tengo dudas que los macro-problemas – muchos de los cuales son comunes a Venezuela y a otros países de América Latina y del Caribe – serían muy parecidos a los enunciados anteriormente propuestos. Tal vez, sea un 90 a 100 % coincidentes. Y si no fuera así, entonces habría que revisar los objetivos o propósitos planteados. Pues, si lo problemas fueran otros y no esos, habría que diseñar nuevos objetivos.

¿CÓMO DEFINIMOS O DESCRIBIMOS ESTOS ENUNCIADOS?

Seguramente, con algunos cambios de redacción estos serían los enunciados. En todo caso, esto sería lo menos importante ¿Por qué? Porque lo más importante es responder a estas preguntas orientadas por el enunciado general del macro-problema, pues es lo que lo define como tal: ¿Cuáles son los descriptores de estos macro-problemas así enunciados? Es decir: ¿Cuál es la sintomatología (síntomas y signos) que reflejan o expresan en la realidad colombiana este enunciado problemático? ¿Cuáles son los indicadores correspondientes? ¿El VDP?

¿CÓMO SABREMOS SI PETRO VA EN LA DIRECCIÓN CORRECTA?

Pudiéramos preguntar mejor: ¿De qué manera se puede medir o calificar la gestión (indicadores cuantitativos y/o cualitativos) y cómo el macro- problema enunciado puede medirse o calificarse para saber si con las acciones que se emprenderán (que no han sido aun totalmente anunciadas por Petro) se va a garantizar poder ir en la dirección del cambio deseado? Incluso: ¿Cómo encender señales de alarma para anunciar al presidente Petro y a su equipo que se están desviando del camino, que van muy lento o están en dirección contraria o distinta a la propuesta inicial? ¿Qué parámetros o variables se tomarán como referentes para saber si están cumpliendo con lo prometido y no fue pura demagogia y populismo de nuevo tipo? ¿Qué indicadores de gestión, además de las vidas que serán salvadas, como lo anunció Petro en su discurso, servirán de indicadores que nos permitan tener índices para saber, sin dudas, que Gustavo Petro y Francia Márquez están haciendo una buena gestión? ¿Se quiere saber o no? Si tenemos fiebre ¿No sería bueno tener una forma (termómetro) para saber si está disminuyendo la misma? Y si tenemos tensión alta ¿No sería bueno un tensiómetro para saber cómo vamos?

¿QUÉ INDICADORES DE GESTIÓN SERÁN TOMADOS EN CUENTA Y CÓMO SE LES HARÁ SEGUIMIENTO PARA ALERTAR AL PRESIDENTE?

Por ejemplo:

¿Cómo sabremos día a día, semana a semana, mes a mes, al final de su gestión o al final de cada año del mandato (2022-2026) del gobierno de Gustavo Petro y Francia Márquez, junto a su equipo de gobierno y con el apoyo del PACTO HISTÓRICO y otras fuerzas sociales (internas y externas), si han logrado avanzar con los objetivos y metas propuestos y en qué porcentaje (%) o magnitud se ha logrado en cuanto a:

1) Crear verdaderas, definitivas y estables condiciones de paz. 2) Reducir los elevados índices de pobreza y miseria, especialmente, entre la población más vulnerable (abuel@s, niñ@s, discapcitad@s, etc). 3) Saber si existe y si se ha alcanzado una mayor participación y las mujeres tienen mayores beneficios. 4) Si se han mejorado las relaciones y se han podido disminuir las contradicciones y conflictos entre: gobierno, oligarquía, terratenientes o latifundistas, líderes y partidos políticos del gobierno y de la oposición, militares, paramilitares y la guerrilla de la FARC y el ELN u otros grupos insurgentes… y de qué modo las conversaciones y diálogos (sugiero sean mejor triálogos) han permitido lograr un ambiente de respeto, consciencia patria hacia un clima de paz en favor de la vida, la disminución sustancial de la violencia y la muerte. Por otra parte: 5) ¿Cómo mediremos la disminución de la burocracia o de la desburocratización y cómo se reflejará esto en la mayor capacidad de respuesta del gobierno y del Estado Colombiano para responder a las necesidades y problemas prioritarios de la población más vulnerable? 6) ¿De qué modo saber si evolucionan de manera favorable el predominio de la VIDA sobre el predominio de la muerte y cómo saber si hemos adoptado una estrategia o un plan correcto para ir derrotando y poniéndole un freno a la violencia paramilitar y, también, a la violencia militar-estatal e incluso, a la violencia guerrillera o la de las mafias del narcotráfico y del contrabando u otras? 7) ¿Cómo saber y cómo cuantificar o cualificar que los hechos de corrupción están siendo derrotados y van disminuyendo los elevados niveles de corrupción y de impunidad de aquellos crímenes y hechos delictivos cometidos? 8) ¿De qué manera saber cuál es el grado de contribución de Colombia a la disminución de los indicadores y variables relevantes que afectan o contaminan las aguas, bosques, tierra, aire y demás factores ambientales a considerar? Incluso: ¿Cómo reconocer que Colombia se estará convirtiendo en un verdadero líder mundial en la defensa del ambiente, la protección de la naturaleza y la biodiversidad mundial? 9) ¿Cómo se logrará medir el incremento de la producción colombiana en rubros prioritarios y su impacto en el PIB Colombiano y de qué manera saber cuál es el aporte de la economía popular y nacional y cómo se medirá el esperado aumento de la soberanía y la seguridad alimentaria?

Finalmente:

10) ¿Cómo se sabrá que se cumple fielmente la Constitución de la República de Colombia y sus Leyes y cómo hacer para garantizar que esto se cumpla? Por otra parte: ¿Qué nuevas leyes será necesarias reformar o modificar y cómo saber que se le dará fiel cumplimiento luego de su aprobación y cómo medir el impacto que ellas tendrán en relación a los propósitos que se persiguen con las mismas?

EL PLAN NACIONAL DE COLOMBIA 2022-2026

Por supuesto, estos indicadores o interrogantes sobre posibles descriptores e indicadores son sólo un ejemplo de lo que pudiera hacerse si de verdad el gobierno de Petro desea hacer una gestión eficaz, eficiente y efectiva. Si, como suponemos, se desea haber un buen gobierno. Lo cual pasa por darle cumplimiento a las ofertas electorales y ahora al "Decálogo de Gobierno" que fue presentado como compromiso de gestión y que, seguramente, orientará la elaboración del Plan Estratégico de Desarrollo de Colombia, para el período 2022-2026.

Como hemos tratado de mostrar, metodológicamente, según el Método PES, el presidente Gustavo Petro, seguramente asesorado por un equipo de profesionales que aún mantienen vigente el método tradicional o corporativo de la planificación, comenzó por el Momento Normativo y no por el Momento Explicativo, por tanto "COMENZÓ MAL". Es un "mal" relativo y situacional. Ya lo sé.

¿Podemos rectificar?

¡Sí! Aquí hay un adelanto.

Al menos, aportamos estas ideas para reflexionar y, de ser posible, rectificar.

Pregunta clave: ¿Cuál es el MACRO-PROBLEMA actual de Colombia?

Me atrevo a hacer una propuesta: "Elevada dependencia económica, política, militar, cultural y mental (neocolonial) de fuerzas y países extranjeros"

2da OPORTUNIDAD: Ser libres soberanos e independientes. Ese es vuestro reto.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1251 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI