La derrota del imperialismo euro-norteamericano en la era de Putin, Xi Jinping y post-Kadafi

Cuando Saif al Islam Kadafi denunció que con dinero de su padre se había financiado la campaña electoral del francés Nicolás Sarkozy, expresó la hipocresía de Europa en el manejo de las relaciones internacionales. "mal paga el diablo a quien bien le sirve".

Armados por la OTAN miles de sediciosos libios, egipcios, saudíes y terroristas del Estado Islámico, se rebelaron contra la unidad de tribus que había conseguido Kadafi, para promover el desarrollo del país.

Y teniendo de cómplice a la ONU, la OTAN destruyó a fuerza de bombazos, el proyecto social la YAMAHIRIYA, donde fueron asesinados por los bombardeos y las masacres terroristas, cientos de miles de civiles libios y extranjeros africanos, ciudades prósperas fueron demolidas. Con una cruel sodomización cometieron el magnicidio de Mohammad el Kadafi y desaparecieron su cuerpo.

Donde Francia, con Sarcozy y el filósofo Henri Lévy, que traía la experiencia de la conspiración en Yugoslavia, fabricaron la guerra contra Kadafi. Lévy organizó el complot, se reunió con los líderes del Consejo Nacional de Transición, que pretendía reunir todas las fuerzas de oposición contra Kadafi; los llevó a París y se reunieron con Sarcozy. El 10 de marzo de 2011, Sarcozy reconoce al Consejo Nacional de Transición como representante legítimo del gobierno libio; llaman a los 15 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y aprueban la orden de ataque a Libia, según la resolución 1973. El ataque lo inician Francia, Reino Unido y Estados Unidos, el 19 de marzo de 2011. Después se incorporan Bélgica, Catar, Canadá, Dinamarca, España, Italia y Noruega y crean la zona de exclusión aérea. FUENTE: Le Figaró.

El caos de Estado Fallido, que vive Libia ahora, con tres gobiernos; uno, el del mariscal Jalifa Haftar, apoyado por Egipto, Emiratos Árabes y Arabia Saudita. Otro, el del primer ministro Fayez Al Sarraj, apoyado por Macrón. Y el gobierno de Salvación Nacional que no cuenta con apoyo internacional. Todos están dedicados al saqueo y robo del petróleo y el gas natural; en esa malversación, participan empresas energéticas europeas y norteamericanas (ENI, Chevron, Exxon mobile y Total Energies); muestran en un patético retroceso humano, las obras que dejó en Libia, la primavera árabe gestada por Francia y desarrollada por la Otan y Washington.

El 31 de marzo de 2011, la OTAN asumió el control del embargo de armas y tomó el mando del conjunto de operaciones que se llevaron a cabo, siendo ellos los responsables del magnicidio de Kadafi, la creación del Estado Fallido de Libia, del saqueo del petróleo y el gas, del robo de los activos financieros de Libia y de la destrucción de ciudades prósperas: esta es la gran creación democrática de París, Washington y la Otan.

Esta acción de la OTAN y de los europeos, es uno de los antecedentes del golpe de Estado del 2014 en Ucrania; este ensayo imperialista-francés, pre-Maidán o guerra imperialista contra Kadafi, fue el modelo que siguieron en Ucrania, dirigida a desestabilizar el Sur Este ucraniano, impulsar el movimiento derechista en Rusia, Bielorrusia y contra las repúblicas exsoviéticas muy cercanas a Rusia.

Particularmente, en el caso de Ucrania, ese fue el plan imperialista que se replicaba para los "separatistas" de Crimea, Donets, Luganks, Járkov, Zaporiyia y Jersón. Y este plan no es producto de la lógica de una ideología rusa post-Maidán; sino, producto de una lógica del imperio euro-norteamericano frustrada y derrotada por Putín.

Los nuevos gobiernos o administraciones Cívico-Militares de todos estos lugares del Este de Ucrania, influenciados por Ucrania y por Rusia. han tomado la opción de acercarse a la federación rusa; de acuerdo a sus intereses geopolíticos, culturales y prácticamente convenientes, y los aleja de los objetivos de Kiev.

Post-Maidán, Ucrania está en crisis, ha perdido la soberanía y ha agudizado la dependencia económica, política y militar de Washington y Europa. Ucrania ha servido de trampolín para asaltar a Rusia (más de 10,000 sanciones, embargos energéticos, robo de sus activos financieros) para promover el fascismo, el odio a los rusos. Ha atacado la población civil de todo el Este de ese mismo país.

La lógica del imperialismo occidental es muy diferente a la lógica del imperialismo ruso. Los emperadores rusos, como Pedro el Grande derrotaron a Napoleón Bonaparte, Lenin detuvo la Primera Guerra Mundial, Stalin y el Ejército Rojo derrotaron al fascismo, a Hitler y ganaron la Segunda Guerra Mundial y ahora Putin, trabaja en la construcción e integración de la Federación rusa y en desafío a todo occidente, arruinó los planes post-Kadafi, que el imperialismo euro-norteamericano tenía fraguado para el Este de Ucrania.

Ucrania post-Maidán vive una crisis de gobierno, pues quienes deciden el rumbo político del país, son: Washington y la Unión Europea, Zelensky es el títere. Son miles de millones de dólares invertidos por el imperialismo para mantener de pie a un gobierno derrotado por su misma población; sino como se explica la lucha por la independencia del Sur-Este del país. Se declaró independiente Crimea, Donets y Luganks; mientras las provincias de Járkov, Zaporiyia y Jersón organizaban la resistencia contra Kiev. Así, pasaron 8 años post-maidán, en luchas a veces abiertas y a veces clandestinas enfrentando a los batallones nacionalistas, a la inteligencia y a los uniformados ucranianos.

La operación militar especial rusa en Ucrania, fortaleció a partir del 24 de febrero de 2022, principalmente la autonomía de Crimea y la lucha independentista de las provincias del Sur-Este Ucraniano. Y como resultado lógico de este avance independentista, Rusia tomó el control total del Mar de Azov.

A partir de estos resultados, Washington y la Otan, van perdiendo influencia naval, en el Mar Negro y el conflicto diplomático entre Grecia y Turquía mueve aún más, las aguas del mar, que arriesga el control de las navales euro-norteamericanas, sobre el mismo mar.

Los rusos no son magos, pero si, como imperialistas son diferentes al imperio euro-norteamericano.

Que la lógica post-Yugoslavia, de la primavera árabe, de la ideología post-Kadafi hayan sido derrotadas en Rusia, Siria, Bielorrusia, Chechenia, Transnitria, Osetia, Abjasia, Armenia, Karabaj, Azerbaiyán y Ucrania, con la participación de la armada rusa, esa es otra lógica.

Como se puede reconsiderar, que la participación de Rusia en el reconocimiento y apoyo militar y humanitario a las repúblicas recién fundadas y a las provincias en lucha por su independencia de Kiev, permitió justo a tiempo, evitar que en las regiones referidas se estableciera y profundizara la lógica imperialista de destrucción de Estados, del aniquilamiento y masacres de cientos de miles de civiles, de la venta escandalosa de armas y drogas, de magnicidios, robos de recursos naturales y financieros de los Estados, demolición completa de ciudades, de promover divisiones, odios étnicos y culturales en la población.

En fin, la lógica del imperialismo ruso, aunque le ha tocado irse resarciendo con grandes sacrificios del dominio y las reglas imperiales de turno, (invasiones militares gigantescas, bloqueos económicos, comerciales, culturales y tecnológicos descomunales) ahora, con los logros en el control total del mar de Azov, la influencia militar en el sud este ucraniano, las ventajas geográficas de Rusia en el Ártico; cuya disputa por los derechos a explotar el petróleo, el gas natural y las rutas marítimas con Noruega, Canadá, Estados Unidos y Dinamarca, se renovó a partir de 2014 y la renovación de la alianza estratégica con Pekin; hecha pública el 15 de junio de este 2022; donde se define en una comunicación telefónica entre Xi Jinping y Vladimir Putin, el apoyo de China a Rusia en materia de soberanía, seguridad, y en los organismos internacionales, agregando la tarea de profundizar la cooperación bilateral comercial y económica en el contexto de los cambios mundiales y de las sanciones ilegales de occidente. FUENTE: Sputnik/mundo/15/junio/2022.

Con esta nueva dinámica de reposicionamiento de la influencia político-militar y económica de Rusia en el Mar Negro, el Sur Este ucraniano, el corazón del Cáucaso, la ruta marítima del Artico, el Medio Oriente sirio, y la ayuda de Rusia en la solución del conflicto entre Armenia y Azerbaiyán por Nagorno Carabaj y la recién publicación del apoyo de Pekin a la soberanía y seguridad de Rusia; se pone de manifiesto el retorno fortalecido de Rusia y la derrota desastrosa del imperialismo euro-norteamericano, que se devana en sus "tiempos de guerra", inflación aguda, enriquecimiento desigual, desplazamiento geo-político y pérdida estratégica de su hegemonía.

El imperialismo euro-norteamericano, se pegó un balazo en el pie, en su guerra contra Putin y se quedó a la zaga.

Veamos este hecho reciente: mientras en la comunicación de ayer, 15 de junio de 2022, entre Xi Jinping y Putin se aseguraba la alianza estratégica entre ambas naciones; y se iniciaba el Foro Económico de San Petersburgo; hoy 16 de junio, se hace pública la declaración de los líderes de Francia, Alemania, Italia y Rumanía de apoyar darle a Ucrania, el statu inmediato de candidato a miembro de la UE. FUENTE:rt/news/16/junio/2022.

Como puede apreciarse, Rusia está muy activa en todos los campos y avanza hacia adelante mientras tanto, Washington y la Unión Europea, parecen un tren que va en reversa. Gastan miles de millones de dólares y mucha renta política, en sostener de pie un gobierno títere, que ha perdido el control de una buena parte del país, (el gobierno de Zelenski reconoce que ha perdido el control del 20% del país) y ha perdido la guerra.

Y para mayor vergüenza de Washington y la Unión Europea, el planteamiento recíproco de Xi Jinping y Putin parece expresar que Rusia y China están a punto de consumar el desacato a las sanciones y a las reglas impuestas por Washington a todo el mundo y a garantizar sus intereses en los organismos internacionales.

Ahora, los guerreros anti fascistas de Chechenia, las milicias de Donets y Luganks, las fuerzas armadas rusas, la solidaridad individual de latinoamericanos, serbios, italianos, norteamericanos y otros que combaten en Ucrania, junto al afianzamiento estratégico de Rusia con China, son el núcleo duro que ha derrotado la ideología Maidán y han parado las pretensiones euro-norteamericanas de debilitar la alianza Pekin-Moscú y vencer a Rusia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 613 veces.



Memo Fernández


Visite el perfil de Memo Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: