Los movimientos de Biden en el circuito de política exterior son los de un anciano que ha perdido el sentido de la realidad

*/Ya sea en Ucrania, en el Sahara Occidental o ahora en Taiwan, lo que estamos presenciando son las primeras etapas de una pobremente planificada campaña de Relaciones Públicas que de hecho reinstaurará a Trump./*

Resulta preocupante, en cierto número de aspectos, que Joe Biden confirme que se presentará como candidato presidencial el año 2024. Principalmente porque mantendrá a la población norteamericana encerrada dentro de un sistema de votación que está enteramente basado en personalidades que recurren a "votar por" uno o por el otro –en vez de otro método más inteligente y menos binario de elegir un presidente. Recientemente, lo hemos visto en Francia con Le Pen siendo derrotada por Macron quien estará agradecido por aquellos votos que normalmente él no habría obtenido si no fuera por aquellos que votaron contra Le Pen.

En el caso de Biden, este garantiza absolutamente que Trump se postulará una vez más. Esto en sí mismo, es un punto divisionista ya que muchos se preguntarán que si Trump regresa, ¿será el mismo que fue antes en relación a la política exterior que fue bastante pesimista o sería más audaz? A pesar que muchos podrían pensar que su actuación en política exterior fue incluso cobarde, cosa que algunos podrían alegar. A pesar que Trump retiró a Estados Unidos del JCPOA (sigla en inglés) del acuerdo con Irán, decidió de manera enfática no ir a la guerra con el régimen de Teherán cuando fue provocado. De manera similar, a pesar de la guerra verbal con China, Trump no fue del todo un fanático anti Beiying en comparación con el gobierno de Biden.

De tal modo ¿habría un enfoque más calmado y más sobrio para manejar los agujeros negros en la política exterior de Estados Unidos – Ucrania, China y el Medio Oriente en general, que sea una carta ganadora para la postulación de Trump?

Recientemente el ex presidente dijo a la prensa que si Rusia amenaza con emplear armamento nuclear en Ucrania, él enfrentaría esa amenaza con otra amenaza de parte de Estados Unidos. Pero, conociendo a Trump, esto debemos entenderlo bajo una luz correcta. Lanzando contra amenazas es –demostrar- coraje frente al enemigo, pero en realidad seguir adelante con la amenaza es algo completamente diferente. Él hizo las mismas amenazas contra Irán luego que este derribara un aparato aéreo no tripulado de Estados Unidos en el Estrecho de Hormuz. Pero en ese evento del verano del año 2019 retrocedió a último momento sabiendo que una guerra larga costaría muchas vidas norteamericanas y que no valdría la pena. Anteriormente, él había lanzado dos ataques en Siria contra blancos militares del régimen de Assad luego que él creyera que hubo ataques con armamento químico.

Posteriormente, ordenó un ataque con aparatos aéreos no tripulados contra el máximo comandante de Irán Qassem Soleimani, en Irak en el mes de julio del 2020 acción que algunos opinaron fue una operación racional bien calculada en represalia por el derribamiento del aparato aéreo no tripulado de Estados Unidos que en ese momento se consideró un acto de guerra. Movida inteligente. A él se le informó que el golpe contra Soleimani no significaría una guerra y que le brindaría algunos puntos valiosos tanto en esa región como en casa.

Las políticas de Biden en la región son similares a las de Trump en el sentido que él no quiere que Estados Unidos se enfrasque en ningún otro conflicto en la región, pero se mantiene en el asiento trasero.

En otras partes del mundo las políticas de Biden son diferentes, donde el mantra de Obama, que nosotros no debemos subestimar, donde su destreza "para cagarla" debe tomarse en cuenta. La guerra en Ucrania, que con toda certeza es un conflicto entre Rusia y Occidente, se debe en gran medida a la interferencia de Estados Unidos en asuntos de política interna desde el año 2014 cuando Biden era vicepresidente y su obsesión por tratar de derribar a Putin – que nadie, ni los enemigos más fuertes de Trump pueden reclamar como suya.

El mensaje de Biden "Estados Unidos está de regreso" se empieza a comprender en su contenido. Un anciano que tiene mucho que demostrar con muy poca habilidad para hacerlo. Vemos el avión de Antony Blinken en diferentes lugares, él pronunciando atrevidos discursos y luego marcharse para luego ver que la tensión que había anteriormente entre enemigos regionales se profundiza. Un caso a la mano, su reciente visita a Argelia donde le pidió al gobierno que le diera la espalda a Rusia y se uniera a la esfera occidental, cosa que ocurrió apenas 48 horas después que se supo que Rusia apoyaría las actividades militares de Argelia en el territorio en disputa del Sahara Occidental, ocupado por el enemigo frontal de Argelia: Marruecos. Tremendo trabajo.

Actualmente leemos informes en el sentido que el gobierno de Biden está aumentando su apoyo militar a Taiwan, país que si fuera blanco de un intento de invasión por parte de China, tendría consecuencias sísmicas mucho más allá que las de Ucrania. ¿Semejante estrategia sería favorable para Occidente y rechazaría a China? Biden no lo sabe. Nadie lo sabe. Pero jugar tan riesgoso juego de ruleta rusa con la industria mundial de semiconductores, solo nos indica que Biden no solo está sufriendo las primeras etapas de una demencia senil sino que también un gran auto engaño. Provocar a China de ese modo es una locura y Beiyín bien podría unirse al creciente número de países en el Medio Oriente, todos preparándose y planificando para cuando Trump asuma el gobierno y regrese a un orden mundial menos turbulento. Tales insanas políticas de parte de Biden están sencillamente alimentando la campaña de Trump que ni siquiera él mismo necesita redactar ya que ha sido creada para que él "salve" a Estados Unidos y al mundo.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.rg

Traducción para

Strategic Culture Foundation Sergio R. Anacona

http://www.strategic-culture.org

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 413 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter