La victoria del MAS en Bolivia: Un triunfo de la Razón sobre las Pasiones e Intereses Capitalistas

Kant divide los sentimientos del hombre en dos partes:

. por un lado está la razón

. por el otro las pasiones y los intereses.

*El Socialismo*, en su concepto y estructura se fundamenta en el sistema político democrático, participativo y protagónico, es *el sistema de la razón*, un sistema de justicia y libertad universales, donde la justicia se aplica en nombre de la razón, que exige respeto a los derechos del otro, el sacrificio a favor de los derechos del débil sin esperar algo a cambio, es éste el sentido más profundo del socialismo y de la democracia. La justicia es una propuesta incondicional, se hace a cambio de nada.

En cambio el Capitalismo, sistema económico característico de la "democracia burguesa", es el sistema de las pasiones y los intereses, un sistema de dominio y de poder.

La razón, es decir, el socialismo, no tiene una energía propia que le permita cumplir sus propios ideales y su incondicionalidad. Las pasiones y los intereses del Capitalismo, en cambio, sí tienen una fuerza propia, atraen al hombre como la gravedad atrae a los cuerpos. Así la justicia se fundamente exclusivamente en la razón, acaba cayendo bajo el peso de las pasiones y los intereses.

Por su parte, el Socialismo ha basado la justicia a la fuerza inexistente de la razón, y por esto su falta de vigencia. Por esto el Socialismo, al basarse exclusivamente en una razón que presuntamente es autosuficiente, ha caído, por ahora, bajo el peso del Capitalismo, de los intereses y de las pasiones, por ello todavía el capitalismo le está ganando la partida al socialismo, en un mundo donde gana siempre el más fuerte, o el más competente, donde se privilegia "el competir" en lugar de "el compartir", en la mayoría de las opciones de vida.

Pero sí hay una esperanza, esa esperanza es el *Amor*. La fuerza del amor es la fuerza de los débiles, es la fuerza que necesita la razón para cumplir sus proyectos y sus promesas, es en el amor donde puede aplicarse plenamente la justicia.

Las tradiciones religiosas y particularmente las costumbres indo-americanas explican la potencia que implica sentirse amados como hermanos. Por una parte la razón y el Socialismo apelan a la democracia, a la libertad y a la igualdad mientras que el amor, políticamente comprendido, apela a la fraternidad, por lo que no se puede construir el Socialismo sino es sobre la base del amor a los demás. *Es así como se explica el contundente triunfo del MAS en las elecciones del 19-10-2020*.

Es entonces de esta manera, como será posible encontrar el camino adecuado para que el socialismo finalmente pueda vencer al Capitalismo, siguiendo el ejemplo que el pueblo de Bolivia dió, sobre la base del amor, trazándonos un camino que nos permita organizar la economía de una manera democrática, es decir, mediante la creación de estructuras políticas y económicas que nos sirvan para redistribuir la riqueza, garantizar los derechos sociales y controlar las fuerzas productivas para ponerlas al servicio del bien común, un Socialismo en el que la igualdad se construye desde la libertad. Por esto, el destino natural de la Democracia debe ser el Socialismo, el cual no tiene nada que ver con el sistema capitalista, donde la acumulación de la riqueza seguirá siendo el instrumento que soporta a la ley del más fuerte.

Solo así se fundamenta el histórico triunfo impulsado por la Fuerza mutua del amor de un Pueblo y a un Pueblo, atraído por un ideal Socialista indo-americano hecho realidad en la hija predilecta de Simón Bolívar... #JallallaBolivia



Esta nota ha sido leída aproximadamente 761 veces.



Omar Marcano

Trabajador jubilado del MPPCTII, Militante del PSUV, Ingeniero Eléctrico (USB, 1976)

 marcanoomarj@gmail.com      @pueblopatriota

Visite el perfil de Omar Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: