The very pig Pompeo pasa revista a su granja: Verraco Porky, Bolsonaro, ¡Panza y bonete!... invasión a crédito, cojan!…

  1. El gran cerdo de Pompeo echó unos granos de maíz en la frontera con Venezuela en su granja de Brasil. Pero el mejor fajo de estiércol lo llevaba para apoyar a Colombia, allí donde el mejor chancho de la comarca, don Porky. En Guyana repartió harto maíz a su buena cría de pollitos, y desparramó urea de su propio cuerpo. La gran tenaza de The Very Pig Pompeo sobre Venezuela piensa ponerla en acción mediante una inmensa charcutería de chorizos, chicharrones, jamones y encurtidos de todo tipo. Veamos…
  2. La posadera de Pompeo no cabía en todo el hemiciclo de la Casa de Nariño, cuando Porky le hizo una breve explicación de los "homicidios colectivos que no es que han brotado repentinamente, sino que nunca han dejado de existir, lo puedo asegurar". El poto de Pompeo respondió: "¡Great, great, great, ahead…!". Seguidamente Porky le mostró los planos de su granja "Coca en pasta", para todo el planeta, con casi 300 mil hectáreas de cultivo y "no es suficiente", remató. El pandero del Gran Cerdo de Pompeo chilló: "Fabuloso trabajo. Quiero que sepas querido Porky, que le estaremos proporcionando a los pollos y gallinas, para las yeguas y los burros, para incluso los zamuros de tus luchadores y aliados de Guaidó un humilde aporte de 348 millones dólares adicionales. Ellos también tienen derecho a alimentarse porque son unos muy vulnerables marranitos y tus chiqueros no se dan abasto,… El progreso se presenta evidente en tu granja Porky…".
  3. Porky tomó la palabra ahora con mucho más ahínco: "¿Cuál es la realidad de esta vida nuestra, dignísimo brother mayor? Muy peligrosa, una dictadura controlando tres mil kilómetros de frontera. Nuestras vidas son tristes, fatigosas y cortas, querido travel fellowship. Nacemos, ustedes nos suministran la comida necesaria para mantenernos, y a aquellos que nosotros gobernamos y nos vemos obligan a gobernar, tenemos que mantenerlos cultivando la coca hasta el último átomo de sus fuerzas y sacrificios; y en el preciso instante en que ya no sirven tener que buscarnos otros. Ningún animal en Colombia conoce el significado de la felicidad o la holganza después de haber cumplido un año de edad. No hay animal que pueda descansar en Colombia y necesitamos que siempre estéis pendientes de nosotros en este mar de sangre y droga. La vida de la mayor parte de la población es sólo una exigente miseria y esclavitud; ésta es la pura verdad. Pero contamos con vuestra milagrosa alianza, y por ello podrán contar siempre con toda la coca que requieran para vuestros conciudadanos. Ese es nuestro papel, nuestra única función. Es porque esta tierra nuestra es tan pobre no podemos proporcionar a ustedes sino pura coca, pero algo es algo".
  4. "No, mil veces no –recalcó Porky-: El suelo de Colombia es y será siempre fértil para ustedes y sus necesidades: su clima es excelente para la coca, es capaz de dar coca en abundancia para el planeta entero, pero sobre todo para ustedes. Solamente nuestra granja puede mantener toda la demanda de Estados Unidos y la Unión Europea con una dignidad a toda prueba, con un sacrificio heroico encomiable: Nosotros para producirles a vosotros la coca que necesitan requerimos de cien mil muertes anuales, una proliferación extraordinaria de cárceles, de cuerpos policiales y militares que consumen cinco mil millones de dólares anuales. Con una guerra sin cuartel con gastos en bagajes cuantiosos para contener a los muertos de hambre, a los indios y a los negros. El vecino dictador de Maduro es el único obstáculo en este momento, es el enemigo real que tenemos para que la droga de manera expedita pueda fluir hacia el Norte. Sorry".
  5. Debo confesar que estoy viviendo tiempos maravillosos: tiempos de títeres descabezados y de diezmadas granjas. Al principio tuvimos una esplendorosa granja desde Río Bravo hasta la Patagonia con un dueño ficticio, la verdad, por lo que consideró Míster Stick que no todo debe ser tomado por las armas, violentamente, sino que es necesario proceder a rebeliones en esas granjas, siempre contando con un buen CERDO que las provoque, que les ahorre armas y muertes a los invasores. Todas las gran del norte las arrebataron por este método: un gran cerdo se rebela, se produce una enorme estabilidad en una granja, y en nombre de la humanidad hay que tomarla.
  6. Ahora hay que utilizar a todos los enormes CERDOS de los alrededores para tratar de provocar una rebelión en Venezuela. La granja de Lima es monumental, con cerdos muy bien cebados y rechonchos, de patas cortas, de exquisitas panzas, de rabos ensortijados, de hocicos protuberantes y chupones. Uno de los problemas se estas granjas son las gallinas, hay muchas y cacarean demasiado. Hay también algunas yeguas y burros que perturban mucho, y las apacibles vacas que merodean sin aportar casi nada a la causa.
  7. Contamos como vecino al verraco Porky quien le ha pedido al dueño mayor de la granja, a Míster Pompeo, asumir la rebelión de Venezuela. Delante del pandero de Pompeo ha dicho Verraco Porky: "Hay ya que actuar contra Maduro por crímenes de lesa humanidad. La situación que se presenta en Venezuela es insostenible. Tenemos yeguas, contamos con gallinas y vacas, tenemos allá tres pollinos, cinco asnos y cuatro terneras, pero no han sido suficientes.
  8. "Es sorprendente –pensaba el trasero del cerdo Mayor Pompeo- el coraje de nuestros chanchos a lo largo de todo este continente. Qué valor el de este Porky con más de 53 masacres en lo que va de año, cientos de líderes sociales y campesinos asesinados, y al menos 14 muertos en la última semana por represión a las protestas. Así son nuestros socios en el mundo, sin ellos, en verdad que nosotros qué seríamos... He palpado su hocico, su lomo, sus orejas, su rubicundos cachetes, sus ancas, qué pasta la suya, qué buen chancho Dios mío,…".
  9. La posadera de Pompeo no cabía en todo el hemiciclo de la Casa de Nariño cuando Porky le mostraba los planos de la Granja de Lima. El Gran Cerdo de Pompeo chilla: "
    Quiero que sepa querido Porky que le estaremos proporcionando a esta granja que tú administras $348 millones adicionales para los pollos y gallinas, para las yeguas y los burros, para incluso los zamuros que también tiene derecho a alimentarse a todo esos vulnerables marranitos y a las chiqueros que los acogen,… El progreso se presenta evidente en tu granja Porky…".
  10. Realidades en pleno subdesarrollo, señoras y señores…


Esta nota ha sido leída aproximadamente 858 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: