Defender el Estado Nacional Soberano en medio de este extraño ataque viral

Fragmentos de la Realidad

Es recomendable analizar algunos de los últimos acontecimientos internacionales más calientes y explosivos, intentando encontrarles su proyección táctica y estratégica, más allá de las apariencias y las explicaciones derivadas de las construcciones analíticas manipuladas y orientadas hacia la confusión y la distorsión de los hechos ocurridos, mientras intentan hacer avanzar las piezas del engranaje organizado y desarrollado por los estados y Gobiernos de los EEUU, Unión Europea, Reino Unido y sus aliados locales en las diversas regiones del mundo como Äfrica, Asia, Europa, Medio Oriente, Oceanía, América Latina y el Caribe. La elevación de las pugnas contra China en los frentes comerciales, diplomáticos, tecnológicos, científicos, sanitarios, jurídicos, policiales, territoriales, marítimos y también la participación abierta contra su política de seguridad territorial interna, parecen estar también orientadas a intentar forzarlos a concentrar una gran cantidad de sus esfuerzos para enfrentar y atender estos ataques y provocaciones, buscando reducir su capacidad de respuesta preventiva y disuasiva en otros importantes espacios de gran interés estratégico e incorporados a las disputas mundiales actuales.

En paralelo se mantiene el bloqueo contra empresas y productos rusos por parte de los aliados que dirigen la OTAN/FMI/BM/OMC, así como el emplazamiento de sistemas de armas, misiles, radares, vigilancia electrónica/telemática y tropas sobre buena parte de sus fronteras. Igualmente continúan las acusaciones y falsas noticias contra el gobierno/estado ruso de intromisión en los procesos electorales de los EEUU y Europa, junto a los señalamientos permanentes de hackeo/intromisión sobre los sistemas informáticos científicos y de seguridad de estos aliados occidentales.

En estos días hemos comenzado a tener las más diversas informaciones referidas a la difícil situación que venía afectando El Libano y su población (pequeña nación ubicada en una delicada zona entre Siria, Israel, Palestina, Jordania y Egipto) desde hace varios años, con la imposición/aplicación de un durísimo programa de ajustes neo-liberales, dirigido y monitoreado por el FMI, ocasionando un crecimiento extraordinario de la pobreza, el endeudamiento público y privado, el desempleo, fallas prolongadas de los servicios públicos, precarización laboral/salarial, disminución de las inversiones, fomento y cultivo de la corrupción, gran descontento social y ahora ésta "extraña explosión" tipo hongo de humo blanco con una impactante/potente onda expansiva hacia abajo, es decir hacia el suelo en un radio muy amplio de extensión y capacidad destructiva, matando a muchas personas, hiriendo a miles y dejando sin hogares a centenares de miles. Además agudizando los graves problemas económicos, sociales e inestabilidad política, que inmediatamente intentan ser capitalizados desde posiciones colonialistas por algunas naciones europeas y vecinos con grandes aspiraciones expansionistas. Allí existe un gobierno de coalición nacional basado en elementos políticos y religiosos. Uno de estos grupos con poder político, militar y religioso que participa en la estructura de poder del gobierno y el estado es el partido Hezbola, islamista de tendencia chiita y muy cercano al gobierno de Irán y también a los palestinos de Hamas. Estos mantienen una postura firme de rechazo a las aspiraciones expansionistas de quienes dirigen el Estado de Israel. Estas acciones de desestabilización sobre este pequeño y muy sensible espacio de la región, parece apuntar contra Irán, y sumarse a las más diversas acciones de saboteo contra su economía, comercio, desarrollo tecnológico y estabilidad. Ya antes, hace varios meses, organizaron desde la presidencia de los EEUU el asesinato premeditado y alevoso de un militar con rango de Mayor General (Soleimani) y quien se encontraba cumpliendo funciones diplomáticas de Estado en territorio de Irak. Luego el Reino Unido y EEUU realizaron acciones de provocación contra embarcaciones iraníes en Gibraltar y en aguas cercanas a su espacio marítimo en el medio oriente, originando las respuestas enérgicas por parte del gobierno iraní.

Las tres naciones son acusadas de manera recurrente e insistente por parte de las más altas autoridades gubernamentales de los EEUU de ayudar y apoyar al gobierno de Venezuela y su población, cometiendo "graves delitos internacionales" al venderle alimentos, medicinas, repuestos, combustibles, asesorías técnicas, tecnologías, productos de limpieza, tecnologías y apoyo militar, además comprándoles petróleo oro y otros minerales, es decir aplicando lo establecido en el marco del Derecho Internacional y el Libre Comercio, Estas y otras acciones nos llaman a mantener las alertas de análisis críticos sobre esta compleja y dinámica realidad internacional. Nos parecen destinadas a desestabilizar, afectar, provocar y distraer a estas tres naciones con importante presencia mundial y regional (China, Rusia e Irán) quienes ahora han logrado suscribir unos importantes acuerdos en distintas áreas que incluyen aspectos militares, tecnológicos y económicos con una clara perspectiva estratégica, grandes volúmenes de dinero y con perspectivas de mediano y largo plazo.

Diversas acciones que se han organizado en estos últimos meses con presencia pandémica y profunda recesión económica nos estimulan para colocar un gran mapa del mundo actual, con la ubicación de importantes y valiosos recursos naturales y las rutas de navegación, en nuestras pizarras, pantallas, telones o paredes para lograr captar con mayor amplitud y profundidad lo que está ocurriendo en el mundo actual. Eso nos permitirá observar y proyectar como nos puede "tocar" desde las más diversas acepciones y/o significados de esta palabra. Como nos toca a todos los venezolanos ubicados en las más diversas creencias y prácticas religiosas, variadas militancia y/o simpatías políticas, diferentes actividades laborales, aficiones, gustos y padecimientos. A la dura recesión económica que ya se anunciaba y sentía desde mediados de 2019, se sumó la aparición extraña y repentina de una nueva y agresiva cepa de los ya conocidos virus tipo corona, que anualmente ocasionan una gran cantidad de afectados por sus síntomas gripales, superados regularmente por las eficaces respuestas de nuestros sistemas inmunológicos. Este virus SARS-CoV-2 con sus proteína y adicionalmente trazas de los componentes del virus HIV (que ocasiona el SIDA), lo cual lo ha convertido en más agresivo, invasivo, dañino y hasta mortal.

La presencia viral convertida en pandemia ya desde febrero 2020 (de acuerdo a todos los textos de epidemiología), desaceleró exponencialmente las actividades económicas mundiales, hasta llegar a la grave situación actual, sin claras e inmediatas perspectivas de recuperación. Este complejo y dramático escenario global, convierte en más apetecible los espacios, territorios y rutas donde existen o se mueven valiosos recursos que permiten alimentar el funcionamiento y crecimiento de las economías. Es por ello que en estos espacios territoriales pertenecientes a la Nación Venezolana y sus habitantes, donde se han reconocido y certificado una gran variedad de recursos con alto valor económico, comercial, tecnológico y estratégico, estamos monitoreados desde los radares, satélites y GPS de las potencias en disputa. Algunas de estas potencias que continúan practicando comportamientos imperialistas y colonialistas en sus relaciones internacionales, se frotan las manos proyectando abiertamente un tratamiento tipo Yugoslavia, Irak, Sudán, Libia o Siria, atacándonos, destruyendo gran parte de las infraestructuras y luego dividir el territorio nacional, repartiéndolo entre sus aliados/súbditos regionales de Brasil, Colombia, Holanda/Países Bajos y Guyana/Reino Unido, con la colaboración administrativa de operadores nacionales.

Tomando en cuenta estas situaciones, no podemos asumir a la ligera las más recientes declaraciones del representante diplomático de Venezuela ante la sede de la ONU en Nueva York, el embajador Samuel Moncada, advirtiendo y denunciando ante la comunidad internacional una inminente agresión militar contra Venezuela preparada por los EEUU, utilizando a Colombia y sus fuerzas militares y paramilitares como los instrumentos iniciadores de los choques y provocaciones, basándose además en la construcción de artificiales escenarios de conflicto y falsas agresiones por parte de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas de Venezuela (FANB) contra esa nación vecina, que desde sus máximas autoridades de Gobierno Nacional mantienen una actitud inamistosa y agresiva contra Venezuela y sus autoridades de Gobierno y Estado. Intentarán evitar que se realicen las elecciones nacionales parlamentarias convocadas por el CNE para el 6 de diciembre 2020, que llevaría a la elección de 277 diputados de la Asamblea Nacional (parlamento) sustituyendo a los actuales parlamentarios y dejándolos sin soportes institucionales para prolongar la construcción virtual y aérea de un gobierno paralelo ante los aliados internacionales que los han acompañado en esa jugada política que no ha tenido el éxito de lograr un golpe de estado victorioso, más allá de servir para despojar a la nación de valiosos e importantes activos. Estas delicadas circunstancias nos obligan a mirar nuestra actualidad y su contexto como Estado Nacional Soberano y Bolivariano con un profundo y claro ejercicio de una conciencia histórica crítica y una profunda conciencia nacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 713 veces.



Germán Yépez Colmenares

Historiador - Profesor de la UCV

 germilio.yeco@gmail.com

Visite el perfil de Germán Yépez Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: