Alquimia Política

Del civitas al estado moderno, según Bruno Barush Galindo Zendejas

Quiero volver sobre el ensayo que publicara en el 2013, titulado "Del civitas al estado moderno", donde por cuestiones de los "ratones de la imprenta", como se conoce en el argot editorial, se omitió brindarle los créditos intelectuales y creadores al insigne docente mexicano Bruno Barush Galindo Zendejas, que inspiró en su totalidad el ensayo, y sobre cuyo trabajo hice un comentario en voz alta buscando promoverlo y darle el espacio adecuado que un intento de esta magnitud requiere. En ese momento no me percaté del error, y les confieso que fue el propio Galindo Zendejas fue quien me advirtió y al revisar me di cuenta del irreparable error. Por ello he re-escrito el ensayo y le he dado el cuerpo y fundamento adecuado a lo que internalicé de las ideas de Galindo Zendejas y sus aportes. Le pido disculpas públicas al autor y le manifiesto que en ningún momento pensé que esta situación podría ocurrir, pero ocurren. Espero brindarle a la figura de Bruno Barush Galindo Zendejas, el lugar que merece y se le reconoce como un docente preocupado por la reflexión y posicionamiento de la idea pura, profunda y reflexiva.

Dicho lo anterior, volvemos a tejer el cuerpo teórico de aquel ensayo, el cual se inicia resaltando el concepto de Estado, bajo la postura de que varía en razón del contexto y el tiempo en el que se utilice el termino (ideas tomadas del ensayo "El Origen del Estado", del Bruno Barush Galindo Zendejas, 2013); su significado se modifica entre los diversos autores que reflexionan sobre el tema político; un ejemplo de esta postura es la del italiano Nicolás Maquiavelo (1469-1527), quien es el primero en utilizar la palabra Estado como característica de la política; la función y los representantes de este fenómeno de gobierno son cambiantes y diferentes, pues depende mucho del lugar donde se aplica.

En la época de Maquiavelo, recalca Galindo Zendejas, la palabra Estado ya se estaba transformando en el uso común al querer referirse a la máxima organización de un grupo de individuos sobre un territorio en virtud de un poder de mando; en los siglos XV y XVI, la palabra usada era civitas, la cual se refería al gobierno y a sus institutos, pero esta palabra grecolatina solamente se usaba porque se vivía en naciones-estado.

En este sentido, y es importantes destacas acá la postura de Galindo Zendejas, los territorios gobernados se expandían más allá de los límites de la ciudad se empezaba a requerir de una palabra diferente de civitas; en este aspecto la principal característica de un Estado es el territorio, los habitantes y los órdenes políticos. Al mencionar un territorio o dominio de una orden política para definir Estado, se está dividiendo el uso de dicha palabra a lo largo de la historia, ya que después del Medievo, con la llegada de gobiernos con un territorio definido y habiendo pasando la etapa en que surgen las instituciones dentro del gobierno, el Estado ya no es una cuestión territorial, o del monopolio de la fuerza, sino un aparato orgánico, a partir del establecimiento de las instituciones que permiten gobernar y mantener en activo a quienes estén en el poder, sin importar el tipo de gobierno que sea, es decir, monarquía, dictadura, democracia, entre los más importantes.

Para Max Weber, en acepción de Galindo Zendejas, el Estado es definido mediante dos elementos la función de ocuparse de la prestación de los servicios públicos y del monopolio legítimo de la fuerza. En este sentido utilización de servicios que mantengan el orden público como el judicial, el jurídico, el que se tenga un sistema de justicia que salvaguarde las propiedades y la integridad de la sociedad, son los argumentos que las instituciones gubernamentales legitiman como Estado ante la sociedad civil.

A todas estas, en acepción de las ideas de Galindo Zendejas, por Estado se ha de entender lo que monopoliza el uso legítimo de la fuerza; la visión de una jerarquía dentro de la sociedad se genera otra teoría sobre el surgimiento de la palabra Estado en donde el bien común desaparece del significado de las palabras referidas al gobierno durante el siglo XVI, cuando se empleaban términos basados en los discursos de intelectuales de la antigua Grecia como Platón, y su Res Publica.

Es importante destacar acá que el Bien común, al cual Galindo Zendejas, asigna al orden político una idea igualitaria, Dominium Politicum, un interés en toda la sociedad, el hacer gestiones por el bien de todos y no de unos cuantos. Tomando ideas de Giovanni Sartori, este explica que dentro de la sociedad se forma una estructuración jerárquica que ya era apreciada antes de que Maquiavelo utilizara el término de Estado, pero hasta el siglo XVI, se usaban términos como principatus y regnum, para referirse a estructuras de realezas diferentes a las que se conocen de las naciones-estado griegas en donde esa visión jerárquica quedaba sobreentendida por lo reducido de su espacio territorial, a diferencia de los grandes territorios conseguidos durante el siglo XVII. Recalcando lo expresado por Sartori, el Estado no fue denominado por las órdenes políticas hasta antes de 1600 (d.C.), pero sí existía una visión que abarcaba la definición de Estado; de acuerdo con lo que se expone Sartori, se podría emplear la palabra Estado al hablar de civilizaciones antiguas como la romana o la espartana.

El origen del Estado, siendo incisivos en el planteamiento de Galindo Zendejas, está fundamentado en la concepción iusnaturalista, de cuyo significado se puede desprender como una consecuencia el Estado. La sociedad natural que se suscita en las organizaciones primitivas constituye el estado de naturaleza; que en un principio se formaba en base a familias, donde el poder radica en el jefe de una familia, es decir el gobierno patriarcal.

En cuanto a las sociedades modernas, bien delineadas en el ensayo de Galindo Zendejas, estas se desprenden de una comunidad que se dedicó a la subsistencia de la numerosa familia y era claro que no se necesitaba de instituciones jurídicas o constituciones que legislaran los derechos de cada uno. En los diálogos de Platón, este describe cómo fueron las primeras sociedades paternalistas, asumiendo que después de una catástrofe de la naturaleza las personas que lograron sobrevivir tuvieron que organizarse entre clanes donde su relación estuviera directamente relacionada con lo sanguíneo, y por ende, se formaron alrededor de una figura simbólica o de un líder de la familia. En una palabra, la jerarquización de las sociedades marca un punto determinante para el cambio de una sociedad primitiva a una civilizada.

La naturaleza humana, y en este aspecto lo destaca con pertinencia Galindo Zendejas, requiere de una forma de líder o jefe que permita sobrellevar a una sociedad; es totalmente entendible que las primeras formas de gobierno se crearan a partir de grupos familiares y de patrimonios comunales.

Ahora bien, la naturaleza del hombre, a juicio de Galindo Zendeja, también dio como origen la propiedad privada y la enajenación propia de tierras como principal fuerza económica, hecho que tuvo como consecuencia la creación de clases de familias con mayor poder de capital dando por terminada la etapa medieval y la creación de burguesías. Finalmente, el origen del Estado se puede determinar a partir de tres puntos fuertes: el dominio territorial perfectamente determinado, una sociedad basada en diferentes clases sociales con diferentes poderes económicos y la aparición de instituciones que den servicios y protección de manera interna y externa a su sociedad civil; en estos puntos principales se puede inferir que el Estado surge aproximadamente en el siglo XVI, tomando en cuenta que el cambio no se dio tajantemente sino progresivamente y de manera heterogénea. Es importante entender que al mencionar la organización política de la sociedad, se menciona una evolución en su política gubernamental. La caída del mundo medieval, tuvo como consecuencia cambios entre los órdenes de poder y empezaron a surgir las características que dan origen a un Estado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 289 veces.



Ramón Eduardo Azócar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ramón Eduardo Azócar Añez

Ramón Eduardo Azócar Añez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a276529.htmlCd0NV CAC = Y co = US