Ay Dios mío!, si el infierno TEOCRÁTICO de Caín, osara meterse con Venezuela… (investigando miren lo que encontré)

  1. Hay tontos que creen que Colombia (la Caín de América) es una democracia, con sus bellos y distinguidos presidentes que visten tan fino, que van desfilando uno tras otros por una pasarela de luces inmarcesibles que les presta el imperio norteamericano, pura pose y fachada... Por eso, llega a la presidencia de ese país, por ejemplo, un macabro Álvaro Uribe Vélez, un Iván Duque o un chuqui como Juan Manuel Santos, este último el mayor payaso que se haya podido hacer con un PREMIO NOBEL DE… LA PAJA.
  2. Si se estudia la historia de Colombia (en verdad que este territorio debería llamarse en todo momento NUEVA GRANADA), se podrá entender que todos los que llegaron al poder en ese país lo hicieron a través de golpes de estado. Ahí, nadie, jamás ha ganado limpiamente una elección presidencial, y que alguien trate de refutármelo. Ese es un país que funciona por planes estratégicos siempre impuestos desde afuera, porque de hecho está totalmente incapacitado para ejercer el poder de su territorio, de sus negocios financieros profundamente penetrados por el narcotráfico como tampoco dirigir sus propias fuerzas armadas ni el poder judicial. Esta es una realidad que se debe encarar en momentos en que Estados Unidos está considerando lanzar contra la patria de Bolívar a los paramilitares de Uribe.
  3. Tuvimos en Venezuela a un notable escritor e investigador de temas históricos llamado Laureano Vallenilla Lanz, quien escribió un polémico trabajo titulado "Cesarismo Democrático". En este libro, Vallenilla Lanz pretende justificar la dictadura de Juan Vicente Gómez (JVC) con el argumento tosco, falso y positivista de que era lo más conveniente a nuestra evolución "normal". Seguramente para él existía una evolución anormal.
  4. Sostenía Vallenilla Lanz que el tipo de dictadura como la de JVG imponía y sostenía la paz a todo trance, en un país con grandes desiertos y con poblaciones escasas, carentes de hábitos, de ideas y de aptitudes para cumplir los principios estampados en nuestras constituciones. Siendo Vallenilla Lanz muy racista por positivista, imploraba para Venezuela inmigración BLANCA gringa o europea, para hacer efectiva la unidad nacional, el desarrollo de nuestras industrias, la construcción de vías de comunicación y un comercio poderoso. En este proyecto, los negros, indios, zambos y mulatos contaban poco.
  5. El neogranadino don Eduardo Santos, quien por oligarca y potentado estaba destinado para ser presidente de la república (y lo sería entre 1938 y 1942), dueño del diario "El Tiempo" de Bogotá y tío-abuelo del PREMIO NOBEL DE LA PAJA, se indignó sobremanera contra libro de don Laureano: ¡Apoyar una dictadura! Se contorsionaba en su ira a don Laureano,y decía que una dictadura como la de JVG no se podía aceptar y que el ejemplo era Colombia, un país democrático, sabio y perfecto en todas sus instituciones. Con gran prepotencia y soberbia le dijo el tío-abuelo del PREMIO NOBEL DE LA PAJA a don Laureano: "El pueblo de Colombia es el más ilustrado, el más libre, el más digno de toda América Latina, y punto de toda puntualidad".
  6. Si algo conocía muy bien don Laureano era la monstruosa democracia colombiana y a sus ardorosos canallas oligarcas que habían asesinado a Sucre y que le habían hecho la vida imposible a Bolívar. Aquella Nueva Granada de 1920, en la que se desató esta polémica con don Laureano, ardía en crímenes y asesinatos por doquier, en una interminable guerra civil que comenzó, hay que insistir una y mil veces, cuando asesinaron a Sucre en Berruecos; ardía de nuevo la tierra de los conquistadores Belalcázar, Quesada y Federman, en masacres, mutilaciones y empalamientos diarios (jamás y nunca vistos en Venezuela), tal como los sigue habiendo hoy y lo ha habido siempre. Y don Laureano se vio en la necesidad de responder a los ataques del tío-abuelo del GRAN PREMIO NOBEL DE LA PAJA, ex ministro de la Defensa del insigne narcotraficante Álvaro Uribe Vélez.
  7. En aquel año de la referida polémica, en 1920, estaba de presidente de Colombia un ancianito debilucho y muy beato de nombre Marcos Fidel Suárez. OJO: para ser presidente de Colombia hay que ser muy beato (aunque de los dientes para fuera muchos liberales se proclamen ateos, como ocurría con Santander). Este abuelito Suárez, digo, muy tembleco y cambembo, de 75 años de edad, llegó al poder producto de un golpe de estado dirigido por el Vaticano. Por cierto, el señor Marcos Fidel Suárez siendo ministro en 1900, el 31 de julio, cuando echan del poder a Manuel Antonio Sanclemente, él (don Marcos Fidel) protesta severamente aduciendo que a Sanclemente lo han derrocado las familias oligarcas de Bogotá. Resulta que serán esas mismas familias las que poco después llevarán al poder a don Marcos Fidel.
  8. Lo primero que le plantea don Laureano a don Eduardo es que Colombia es lo más rancio y sucio que aquí dejaron los godos en América Latina. Y señala algo terrible y clave que en gran parte es la enorme tragedia que sufre ese país: la preponderancia de la Iglesia Católica. Y por ello don Laureano pone el dedo en la llaga: "- ¿Colombia lo más libre y digno de toda América Latina, cuando los obispos y el Nuncio de Su Santidad imponen de presidente al señor Suárez, y cuando fueron calificados de herejes por el propio Estado los seguidores de Guillermo Valencia?" Y agrega: "Aquí en Venezuela eso sería imposible porque cuando el Dr. Ramón Ignacio Méndez, Arzobispo de Caracas alzado contra el gobierno se negó en 1830 jurar la Constitución de 1830, el gobierno lo extrañó del territorio y Páez le dijo: "Usted compadre por más arzobispo que sea no puede dejar de ser ciudadano".".
  9. "¡Colombia lo más libre y digno de toda América Latina!" ¡Zape! Don Laureano le contesta al tío-abuelo del GRAN PREMIO NOBEL DE LA PAJA: ¿Quién es el pueblo de Colombia, acaso las cien familias que vienen figurando en el gobierno, constituyendo las dos oligarquías que se han disputado el poder, llamándose liberales y conservadores? Unas familias que por cierto nunca supieron ni pudieron consolidar la unidad nacional.
  10. Para qué han servido esas familias y esa Colombia libre y digna sino para crear por doquier fosas comunes y falsos positivos y ser una vil colonia de los gringos, convertida esa nación en la mayor productora de droga del planeta y de desplazados internos del mundo. Nunca nadie surgido de las clases populares ha podido ser presidente de Colombia, porque apenas algún dirigente se destaca un poquito lo asesinan de ipso facto.
  11. Y para completar don Laureano le mete esta descomunal estocada al tío-abuelo del GRAN PREMIO NOBEL DE LA… PAJA: "Venezuela, nuestro pueblo, ha lanzado a la superficie social, engrosando las clases dirigentes, elementos intelectuales de primer orden y de ningún modo inferiores a los de cualquier otro pueblo de América Latina. Desde la Independencia hasta hoy han surgido de las más bajas capas populares un gran número de escritores, periodistas, oradores, literatos, poetas, médicos, abogados, ingenieros, sacerdotes eminentes que han venido de abajo, de muy abajo, dando más lustre a la patria, que la mayoría de los señoritos de buena familia, incapaces de cerrar el paso a esos hijos legítimos de nuestra democracias, informe y turbulenta, pero vibrante del mismo coraje que realizó las grandes hazañas de la Emancipación Hispanoamericana…".
  12. El escritor español Mariano Torrente llegó a decir que Venezuela ha producido en América Latina los hombres más políticos y osados, los más emprendedores y esforzados, los más distinguidos por el desarrollo de sus facultades intelectuales. Y para rematar dice don Laureano que en cien años de su Independencia (gracias a los venezolanos) la Nueva Granada aún no se sacude su modorra colonial. Que nadie surgido de las clases populares ha sido presidente, ministros o diplomáticos de ese país, lo que prueba que es un régimen opresivo, teocrático, oligárquico y hermético que mantiene en la más horrenda opresión a su pueblo, y de ahí surge todo el pánico que le tiene a la revolución bolivariana...
  13. Téngase en cuenta que si se llegara a invadir a Venezuela, nosotros tendríamos que atacar de inmediato a Colombia, abrir una tronera y llegar otra vez a Bogotá para expulsar al virrey Sámano, esta vez encarnado en el embajador gringo Kevin Whitaker.
  14. No lo duden, ¡carajo!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3742 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a269534.htmlCd0NV CAC = Y co = US