Reserva Federal (FED) de USA

El Departamento del Tesoro de U.S.A. es el gabinete o delegación para administrar el tesoro público y fue creado mediante el acta de fundación por el Congreso en 1789, para recaudar apoyos económicos al gobierno inicial, y el Sistema de la Reserva Federal (FED) es el Banco Central de U.S.A., y es una entidad "autónoma y privada" que controla la estructura organizativa en la cual participa como Junta de Gobernadores o "Club de Millonarios", con sede en Washington D.C., y son los criadores del Fondo Monetario Internacional (FMI) y Banco Mundial (BM). Además, es importante resaltar que el Departamento del Tesoro del gobierno gringo impuso sanciones, sin pruebas de convicción y sin derecho a la defensa, por "supuestamente" ser narcotraficante contra el ciudadano Tareck El Aissami, Vicepresidente Ejecutivo de nuestra querida y soberana República Bolivariana de Venezuela.

En fin, la crisis en la República Bolivariana de Venezuela ha revelado nuestra dependencia tanto económica como cultural del capitalismo global, revelando también la magnitud del tributo que en recursos y dominación pagamos por el derecho a ser "ciudadanos occidentales". Esa dependencia por supuesto que ha sido usada como arma para intentar regresarnos al redil, castigándonos por nuestra osadía de pretender ser soberanos para decidir, por ejemplo, el tributo que deben pagar las empresas extranjeras para explotar nuestro petróleo.

Desde hace años el equilibrio entre el tributo o como queramos llamar al esfuerzo que entrega cada "ciudadano occidental" por el derecho a ser llamado así y el bienestar que esto le reportaba se ha roto. En lugar de la promesa de un mundo de bienestar y seguridad, de garantías de desarrollo personal y colectivo, de bienestar material y espiritual y la garantía de que nuestros hijos vivirán en un mundo mejor, es evidente que vamos en vía contraria.

Ante la globalización de la explotación, ya no hay "periferia" para explotar en un sentido geográfico, como antes eran las colonias de América, África y el resto del "Tercer Mundo". La diferencia entre una víctima de desalojo en U.S.A., España o Colombia es cada vez menor, pues su tragedia personal es la misma, y probablemente el valor de sus viviendas en el mercado será absorbido por el mismo fondo global que posee la patente del anti-depresivo que se toma para mantenerlo vivo y trabajando.

El que especula con el pan o con la tasa de interés de su hipoteca, el que le pide una suma impagable por el medicamento patentado, la cuenta de la telefonía, luz eléctrica, televisión, entre otros servicios, cada vez se añade un eslabón más en la cadena de su esclavitud, y cada uno de estos eslabones crece en voracidad, mientras el Estado tomado por estos mismos saqueadores corporativos no sólo ha abandonado su papel regulador y protector del ciudadano, sino que toma partido cada vez de manera más descarada por los más poderosos.

El resultado está a la vista, el documentado empobrecimiento de las clases medias del "mundo desarrollado". Lo curioso es que mientras este proceso se lleva a cabo en esas naciones en naciones de América del Sur con gobiernos progresistas y nacionalistas, se llevó a cabo el proceso inverso, la pobreza se redujo a la mitad y aumentó la clase media, al menos mientras duró el auge de los precios altos de los recursos naturales, única riqueza que teníamos para repartir, gracias al ya mencionado proceso de dependencia.

Cuando por maniobras del capitalismo salvaje global se derrumbaron los precios de las materias primas, en particular del petróleo, y ante la ausencia de una industria local soberana y autosustentable, este proceso se ha ido revirtiendo, al menos parcialmente. Lo insólito, pero no sorprendente, llega de la mano de los medios de comunicación o propaganda al servicio de esas corporaciones, es que el sistema capitalista no tiene nada que ver con lo que sucede, su insaciable aspiradora global la que viene acabando con la clase media en el mundo junto con el mundo mismo, sino que la culpa es del "socialismo fracasado", que ni siquiera existe en países cuyos gobiernos se declaran socialistas, como es el caso de la República Bolivariana de Venezuela.

En lugar de llegar a la lógica de que lo que se necesita, además del Estado fuerte y regulador que permitió la reducción de la pobreza en la "década ganada" de América Latina, es un proceso de soberanía e independencia industrial que genere riqueza, pero quieren derogar al Estado fuerte y ponerlo de títere del capitalismo global que está aumentando la pobreza en el mundo acabando con la clase media. Además de absurdo e insostenible, tal razonamiento es suicida porque conduce directamente a la destrucción de la humanidad por la violencia y el calentamiento global.

Por lo antes expuesto, debemos concluir que abajo el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), y arriba la Integración Económica de Países Latinoamericanos (INEPALA), y formemos todos los países de Nuestra América Latina, un bloque económico contra el accionar del decadente imperio yanqui y sus cipayos contra patria.

Le invitamos a ver el interesante análisis de la periodista Larissa Costas, sobre la Reserva Federal (FED) de U.S.A., en su programa "A un Click", del 25/02/2017, en el siguiente enlace: https://youtu.be/j0SjE1ZHWEk



Esta nota ha sido leída aproximadamente 837 veces.



Freddy Añez

Jubilado de PDVSA. Anti imperialista. Licenciado en Administración Comercial UCV - 1975

 anez45@yahoo.com

Visite el perfil de Freddy Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Añez

Freddy Añez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a241920.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO