Resultados plebiscito por la paz en Colombia: Unas primeras aproximaciones (II)

Una de los elementos que debemos tomar muy en cuenta a la hora de realizar los resultados del plebiscito de Colombia, tiene que ver con lo concerniente a las líneas estratégicas o al cumplimiento de objetivos estratégicos.

Esto lo sostenemos, puesto que señalamos en la entrega anterior, el rol fundamental que jugó el Comandante Hugo Chávez en ese proceso de la hermana República.

Cuando en el año 2005 Chávez pronunció su famoso discurso "Huele Azufre" en las Naciones Unidas, él ya perfilaba que Venezuela ocupara la presidencia del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), y por supuesto, colaborar para lograr la paz en Colombia, que se traduciría en la paz de la América Latino Caribeña.

Y es por ello, que no fue casual cuando Rodrigo Londoño "Timochenko", cuando pronunció su discurso luego de la firma de los Acuerdos de Paz con el gobierno y el Estado colombiano, destacó la labor de Hugo Chávez, por su rol "discreto y paciente", porque sin duda así fue.

Se señala que fueron 4 años de discusiones entre el Gobierno de la República de Colombia y la guerrilla de las FARC-EP, y esto no es así desde nuestra óptica. Desde el momento en que Hugo Chávez asumió la Presidencia de la República, siempre mostró disposición a colaborar por la paz de la Nación neogranadina.

Pero, en el año 2007, fue cuando se realizaron las mayores gestiones, precisamente durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, solo que esto fue de una manera casi que clandestina, pero así fue.

Y tan fue así estas gestiones, que fueron "secretas y pacientes", como lo señaló el Comandante en Jefe de las FARC- EP, que en múltiples oportunidades se acusó al Comandante Eterno y Supremo de ser miembro y apoyar a esta fuerza insurgente. Todo ello para dinamitar este proceso de paz, largamento trabajado.

Y sin duda, el ex presidente uruguayo, José "Pepe" Mujica, expresó su opinión, de manera muy clara sobre el plebiscito en Colombia. Invitamos a revisar esta postura.

No podemos negar que el conflicto armado en Colombia, va mucho más allá. Estamos hablando de todo un conflicto generacional que va para más de 52 años, porque si tomamos en cuenta el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, pues estaríamos hablando de casi siete décadas de dicho conflicto. Y esto es lo que la derecha venezolana no entiende, y que el Presidente Nicolás Maduro explicó al país, y quitarles la careta a la oposición que tenemos aquí.

Pensamos que no era necesario celebrar este plebiscito, pero entendemos que el Presidente Juan Manuel Santos no quería hacer ver ante la opinión pública nacional e internacional que la decisión de la paz de Colombia fue una decisión que él había tomado solo. No olvidemos que los resultados del plebiscito, desde el punto de vista constitucional y legal, no tiene carácter vinculante en el vecino país.

Y es por eso, que este tema que no es para aficionados ni novatos, lo reiteramos, debe ser evaluado bajo criterios de expertos en la materia.

Sin duda, Juan Manuel Santos le interesa lograr la paz, pues económicamente le es conveniente, esto lo señalamos en la primera entrega, ya que en las zonas donde ganó el sí, en su mayoría son zonas que han vivido más de cerca el conflicto armado, territorialmente son las más extensas, y en donde yacen las mayores riquezas petroleras, minerales, de agua y biodiversidad en el vecino país.

Y sin duda, Uribe que fue uno de los ganadores de este proceso, es una segunda mano. Y Santos y Uribe tienen la misma fuerza, aunque de alguna manera, aunque estén en la misma clase, representan a sectores distintos en Colombia.

Pero este tema es tan complejo y delicado, ya que este resultado puede ser un termómetro de cara a futuros comicios en la vecina República, porque cabría la siguiente interrogante: ¿Irá Uribe a las elecciones presidenciales del 2018? ¿Que sucederá si esto es así, si triunfa? ¿Como sería la relación de Uribe Vélez no solo con las guerrillas, sino con los países vecinos?

Es evidente que Uribe se erige como la contrafigura del presidente Santos, y que pudiéramos observar una reparamilitarización de la política colombiana. Ojalá nos equivoquemos en esto.

Y esperamos equivocarnos, puesto que un nuevo auge del paramilitarismo colombiano, será elemento de nuevos conflictos no solo dentro de Colombia, sino con los países vecinos como lo estamos señalando en estas líneas.

Las FARC- EP no son cualquier fuerza insurgente. Son una fuerza con una estructura muy similar a la militar ordinaria, y con ciertos niveles comunicacionales, hasta el punto de contar con estudios de grabación para música incluso.

Y en nuestro país, Venezuela, tenemos niveles importantes de penetración en contra de las FARC-EP. Lo observado en TV Familia hace algunos días, y este canal maneja la parte religiosa de nuestro país, en un documental donde un soldado colombiano explica desde su perspectiva el conflicto armado colombiano, es para encender las alarmas en nuestro país.

No en balde, es por ello que han tratado de vincular a nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana en el conflicto interno colombiano. Chávez, por su visión estratégica, nunca lo permitió, y esto lo ha continuado Nicolás Maduro, y es por ello que se ha acusado a nuestra institución armada de apoyar a la guerrilla colombiana. Obvian que nuestra FANB no es una fuerza de represión sino de liberación.

Por ello fue que en nuestra primera entrega, expresamos que todas las declaraciones fueron de ocasión, incluso, expresamos que la manera como fue redactada la pregunta del plebiscito pudo haber sido tomada como una aprobación de la gestión del presidente Santos, y de ahí otro elemento por el que la gente pudo haber votado no.

Además que la abstención pudiera ser interpretada como la participación de algo que ya estaba definido.

Nos permitimos recomendar la opinión del diplomático Pavel Rondón, ya que éste fue embajador de Venezuela en Colombia en plenas conversaciones ocultas entre Chávez y Uribe Vélez sobre el tema de las FARC-EP, y le tocó a éste instrumentalizar, junto al entonces canciller, Nicolás Maduro Moros, algunos acuerdos sobre este tema. Pavel tiene algunas visiones históricas del tiempo que le tocó vivir de este proceso.

Sin duda, con los resultados del plebiscito de Colombia, pudiéramos decir que la situación allá quedó "congelada", y esto sin duda va a tener una visión dentro de la política exterior colombiana. No perdamos de vista este detalle.

Hay algunos elementos que no podemos desdeñar en estas opiniones, y tiene que ver con que hemos estado leyendo y estudiando los Acuerdos de Paz que en realidad fueron firmados el 28 de agosto de 2016, y el 26 fue el acto público de "firma", por si algunos no lo sabían. Estos acuerdos están contenidos en un documento de 297 páginas que nos llegó y hemos estado estudiando y analizando. Y del que se produjeron 7 copias (una para el gobierno colombiano, uno para las FARC-EP, otro para Venezuela, Chile, Cuba y Noruega, y otro para Naciones Unidas). Invito a los que tengan acceso al mismo, que lean entre líneas la primera parte. Allí podrán observar que el mismo (el documento) fue elaborado por el Instituto Krock de estudios internacionales para la paz, que es parte de una importante ONG estadounidense.

Incluso, para conocimiento de todos y todas, Colombia en estos momentos tiene centros de investigación mucho más avanzados que nosotros en Venezuela, y profundizan mucho más que nosotros en los análisis de este tipo de temas.

Y esto lo sostenemos, porque vemos con preocupación algunos "análisis locos" sobre este y otros temas que trascienden a la opinión pública venezolana. Haciéndonos cometer simplismos que nos inducen a errores terribles y estratégicos. Nos preocupa que el sensacionalismo periodístico de algunos y algunas, incluso dentro del Sistema Bolivariano de Comunicación e Información sustituye a los verdaderos análisis serios y en profundidad.

También invitamos a revisar los marcos y la visión de Orlando Fals Borda, que es el tema de raíz del conflicto armado colombiano como lo es la tenencia de la tierra.

Y otra de las causas por el que pudo haber sido derrotado el Sí a la paz en el plebiscito en Colombia tiene que ver con el punto de la justicia transicional, que es un concepto nuevo. Si revisamos por ejemplo el proceso de desmovilización de las FARC-EP y el de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), veremos que éstas últimas, sin duda fueron a un proceso de entregas de armas, pero pagaron penas exageradamente bajas, y luego salían de prisión y volvían nuevamente a delinquir, no resolviendo el problema realmente.

En cambio, el concepto de justicia transicional planteado en los Acuerdos de Paz firmados entre las FARC-EP y el gobierno colombiano, se trata de que para resolver las controversias y aquellos delitos de lesa humanidad, se hiciera de tal manera que las nuevas generaciones de colombianos y colombianas no tuvieran absolutamente nada que ver con el conflicto armado colombiano. Activar un poco los medios alternativos de solución de conflictos, por ello, hay que revisar bien los acuerdos.

Y seguramente ese habrá sido uno de los puntos que Juan Manuel Santos y Uribe Vélez habrán discutido hace algunos días. Uribe seguro busca los mecanismos para que se entienda lo que es esa justicia transicional, y no olvidemos el análisis situacional realizado de que Santos le interesa la paz por su visión crematística. No olvidemos que Santos forma parte de la oligarquía colombiana, que le interesa mucho poner mano de riquezas que están en zonas controladas por el ELN y las FARC-EP.

Y ahí es en donde Uribe Vélez tendrá que ver hasta donde llega, porque si bien representa a los sectores del parmilitarismo colombiano, el interés de esa oligarquía por lograr la paz por sus intereses económicos pudieran, al final imponerse. De ahí que no sea casual el inicio de los diálogos de paz entre el ELN y el gobierno colombiano, como fue anunciado ayer aquí en la ciudad de Caracas.

Es importante que se entienda que en los Acuerdos de Paz firmados se habla de un nuevo pacto social. Si estos acuerdos llegasen a cumplirse, estaríamos hablando de una nueva Colombia. Y es por ello que nos permitiremos realizar algunas consideraciones importantísimas, desde nuestro punto de vista.

No olvidemos que en Colombia se dio un proceso constituyente en la década de los 90 del siglo pasado, donde se consagró el Estado Social de Derecho, como ellos lo llaman allá. Sin embargo, desde 1991 y hasta el año 2016, se han dado no menos de 54 reformas constitucionales, que han convertido a ese Estado Social de Derecho en un Estado neoliberal, y pareciera que a algunos le interesa que suceda lo mismo con los Acuerdos de Paz.

Incluso se ha planteado de que se dé un nuevo proceso constituyente en Colombia, lo que revela que no se han leído dichos Acuerdos. Resulta que, el proceso constituyente que algunos plantean, esta contenido en los Acuerdos de Paz, el propio Acuerdo de Paz es un proceso constituyente.

Es por ello, que pensamos que, hubo un total desconocimiento de la profundidad contenida en esos Acuerdos de Paz firmados entre la guerrilla de las FARC-EP y el Estado colombiano. Recordemos que el documento del Acuerdo Final tiene 297 páginas, lo que de por sí dificulta su reproducción masiva.

Es decir, que sólo el cogollo tuvo y acceso y conocía los alcances del acuerdo.

Hay otras consideraciones respecto a estos resultados, pero repetimos, esto requiere de expertos manejadores del tema que opinen sobre esto.

Lo que si no se puede hacer, y esto lo decimos por falencias en el análisis, en un programa del Sistema Bolivariano de Comunicación e Información, un internacionalista le preguntaron sobre este tema, y los baches de la información que no manejaba, los relleno con datos sobre Venezuela. Tal vez para el común, puede deslumbrarse, pero para algunos que si estamos dedicados a las tareas de análisis e investigación, nos damos cuenta.

Por ahora, esto lo dejamos hasta aquí.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1355 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a235364.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO