Es necesario lograr el fin de la guerra

Este domingo 02 de octubre, se consultó en referéndum al pueblo de Colombia si estaban de acuerdo con la firma del fin de la guerra en ese país. Una cantidad de 6.419.759 (50,23%) electores dijo NO, y 6.359.643(49.76%) del electorado se manifestó a favor de refrendar las acciones que conduzcan a la paz en territorio colombiano.

La soberanía de los países debe respetarse. La consulta democrática y universal es un buen indicio de inclusión de las mayorías en las decisiones que afectan a la nación, pero en este caso donde la abstención alcanzó el 60%, parece inviable una consulta para definir un problema, de la magnitud y trascendencia, que vive en este momento Latinoamérica toda.

Una parte de la población de Colombia mantiene una percepción muy negativa de las organizaciones armadas que hacen la guerra para alcanzar el poder político. Esta situación tiene un origen histórico ya conocido, a raíz de la guerra civil desarrollada en Bogotá, hecho violento conocido como "el bogotazo", por el asesinato de Jorge Eliezer Gaitán en 1948.

El estrecho margen del resultado entre el SI y el NO, y la mayoritaria abstención, evidencian el desinterés por acabar un conflicto que tiene más de cinco décadas. Las ciudades dijeron NO. En las provincias y zonas rurales el SI obtuvo una importante votación.

El fenómeno de la guerra de guerrillas se instaló y desarrollo en las zonas campesinas, selváticas y provincias. De allí las diferencias sustanciales en el resultado electoral entre el campo y la ciudad.

Indudablemente, es asombroso como una población se pronuncia en contra de un acuerdo de paz. Es inaudito que se desvalorice un momento estelar en la historia de Colombia. Los latinoamericanos estamos obligados a organizarnos para que las negociaciones continúen a favor de alcanzar el restablecimiento de la paz en nuestra hermana nación.

Los esfuerzos por lograr la paz no pueden ser borrados, mucho menos deben quedar en la nada las acciones orientadas en búsqueda de la reconciliación de un país fracturado por una larga hostilidad. Los frutos del diálogo FARC-gobierno de Manuel Santos, deben verse pronto. El planeta tiene hoy la oportunidad de entrar en una fase de desarme nuclear y concretar el fin de las guerras regionales.

Es a través de las relaciones en paz, como los países más débiles pueden avanzar en su desarrollo económico, tecnológico y social.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 994 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: