Uribe, si quieres sangre come morcilla

 
 
Los resultados del referendo en Colombia sobre la paz y la guerra no tiene otra  expresión que el amor por otra forma de relación política posible, sin perder las ganas de cambiar las desigualdades que han hecho del hermano país, un hervidero que permitió la lucha de unos  contra otros, y  el nacimiento de un sistema parapolítico y paramilitar que llegó al extremo de crear casas de repique donde los cadáveres eran recortados hasta un punto que podían ser colocados como alimentos para peces en el inmenso y caudaloso  Rio Magdalena o dentro de las aguas del Océano Pacífico y del Mar Caribe. Nada más brutal que  esa acción inhumana paramilitar, que no se solventa con la firma del tratado de paz ni con el plebiscito. Esa amenaza sigue latente.  Esa lacra sigue allí, oculta y preparada para acabar con la paz;  y tiene sus líderes, no bajo sospecha sino reconocidos por todo el mundo. Esa gente no  está preparada  mentalmente para ver en las Calles de Bogotá, en Medellín, Bucaramanga  o en Cúcuta a los valientes  ex-guerrilleros pateando barrios y generando una nueva organización política. Sin embargo, las FARC-Ejército Popular han llegado a un acuerdo importante para contribuir con la paz necesaria en Colombia después de sesenta años de conflicto armado y que costó mucho reconocerlo como una guerra interna.
 
Las FARC-EP  han jugado limpio, incluso varias incursiones del poder militar colombiano y con personal del ejército de los EEUU balearon a muchos combatientes en acciones  en medio de las negociaciones en la Habana. Ni eso cambió las ganas de replantearse otra estrategia política. Hoy, se sabe que los enemigos de la paz sufrirán la derrota que siempre se ha esperado, con esto serían dos triunfos consecutivos del gobierno de Colombia y las FARC-EP. Lo que resta es más largo y mejor, hay que democratizar la tenencia de la tierra,  devolver la tierra  robada a los campesinos, devolver a sus tierras a los desplazados por el conflicto y darle a Colombia un aroma de buenos augurios.
 
Los amigos de la Paz, entre los cuales se encontró siempre Venezuela, y  el ejemplar líder Hugo Chávez, nos satisface este esfuerzo. Por muy tensas que estuvieron las relaciones entre Colombia y Venezuela, la Paz  siempre ha  sido la mejor excusa para sanar las heridas internas de  la Colombia amadísima de Bolívar.
 
Por su parte Uribe, el famoso  sadiquín de pueblos enteros se ha organizado para  deslegitimar el esfuerzo por la Paz. Uribe quiere más sangre. Al respecto, la conciencia me dice que  le recomiende que si quiere sangre coma morcilla… la paz se construirá y  ayudará a superar las dificultades que en Venezuela heredamos de una cruenta guerra entre hermanos, donde muchos desplazados vinieron a nuestra patria, y hoy entre nosotros aspiran a regresar a sus tierras de donde fueron echados por las armas suministradas por la oligarquía colombiana en conchupancia con el uribismo.
 
No hay retroceso
 
 
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1618 veces.



Miguel Mora Alviárez

Profesor Titular Jubilado de la UNESR, Asesor Agrícola, ex-asesor de la UBV. Durante más de 15 años estuvo encargado de la Cátedra de Geopolítica Alimentaria, en la UNESR.

 mmora170@yahoo.com

Visite el perfil de Miguel Mora Alviárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: