La OEA y la Unión Europea

El día 23 de junio de 2016, ocurrieron cuatro hechos en apariencias disimiles, pero todos en el marco del escenario mundial.

En Gran Bretaña, los británicos, decidían por referendo si abandonaban o no el primer mecanismo integración económica de Europa, el mejor organizado del mundo.

En Cuba, la FARC y el gobierno de Colombia firmaban la antesala definitiva a la paz (con la participación de varios garantes, facilitadores y acompañantes de la ONU, Europa y América); en Ecuador, la Secretaría de UNASUR afinaba la hoja temática para el dialogo en Venezuela y en EEUU, la OEA sucumbía a escuchar un infame, plagiado y no solicitado, informe traído por una de las más figuras más vergonzantes que haya pasado el agónico organismo.

Los británicos acordaron retirarse de la Unión Europea (UE), con lo que ésta sufre la pérdida de la economía, que junto a Alemania y Francia es el gran motor del continente. Pero el reino inglés está seguro que le puede ir mejor económica y políticamente sin sus socios. Con todo y que la UE ha alcanzado grandes éxitos con el euro y en el arancel externo común.

Colombia, luego de unos cuatro años de negociaciones, abre las ventanas a la paz. Lo hace sin OEA. En realidad, este organismo se ha venido a menos hasta en sus instituciones más emblemáticas como la observancia electoral y la comisión de derechos humanos. Todo ello debido a que sus órganos se convirtieron en punta de lanza de sectores de la derecha, que como perros de presa, persiguen a los gobiernos progresistas de la región.

Venezuela, de manera firme, con la verdad de por medio ha soportado la embestida del Norte, con su agente no encubierto (Almagro).
Ya el Presidente Hugo Chávez en variadas oportunidades había criticado la acción de este organismo. En 2003 estuvo a punto de declarar persona no grata al entonces secretario Gaviria, por su injerencia. El presidente Maduro, varias veces llamó a capítulo a secretario Insulza. Y ahora a este nuevo señor.

Lo que se deduce es que la OEA no puede cumplir una función de acompañamiento que más bien toca a organismos más políticos como la CELAC y UNASUR. Poco aporta ya la OEA a estos nuevos tiempos.

Si hasta Gran Bretaña se fue de la aún funcional UE.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2849 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad