La Tecla Fértil

El No griego quiebra a la Unión Europea

El panorama político internacional, viene abriendo su piedra angular al poner como principal testigo al pueblo, mediante la puesta en marcha de un conjunto de proyectos que rompe con el impulso estadounidense de atacar los Estados provincianos e invadir sus territorios para adueñarse de sus riquezas.

Según el Premio Nobel, de Economía, (2001), Josep Stiglitz, la crisis que sufren algunos países europeos son las consecuencias de unas políticas erróneas de la Unión Europea (UE) que benefician solo a un miembro que es Alemania, luego a Francia y España.

El mayor problema para Europa no es Grecia, repito, es Alemania, nada ha dividido tanto a Europa como el Euro. España y Portugal, también experimentan dificultades. La salvación, la acaba de dar el pueblo griego con un No rotundo.

El sector privado, debe colaborar más con el Estado. En Venezuela, El Estado Bolivariano presidido por Nicolás Maduro Moros les facilita buena cantidad de dólares y, los empresarios ahogan al pueblo con precios exorbitantes en sus productos y en la fabricación de viviendas. Hay que romper con ese modelo o estructura económica que destruye la oferta de trabajo estable y pagar bien a los trabajadores, la sociedad tiene que decir mucho sobre ellos. Piensan que es un tema tabú, se sabe que generan la desigualdad social.

En Grecia, se rompió la empatía y las motivaciones, el Fondo Monetario Internacional, (FMI) rompió la maximación de los beneficios hacia el sector público y quebrantó la conciencia y responsabilidad social de Atenas. Los Estados Unidos, jamás aceptan una relación económica con Bagdad, (Irak), Damasco (Siria), Atenas;(Grecia), Caracas, (Venezuela), y Buenos Aires, (Argentina).

Ya se acabó el chantaje, Tsipras debe reformar algunas leyes para lograr fondos y evitar quiebras de los empresarios que se encuentran influenciados por el Norte, ya que sus industrias son multinacionales.

Estados Unidos, debe cambiar el discurso hacia Europa, ahora ensaya con Colombia, Perú y Guyana. Ollanta Humalla- Lima- tiene su responsabilidad por el suelo. El Legado de Kissinger sigue su curso, pero, los pueblos no están dispuestos a dejarse humillar más.

Los países del mundo en el ala izquierdista, deben cambiar su ritmo de crecimiento, ser más competitivos y elaborar carros y productos básicos, no plásticos o comidas simplificadas provenientes del petróleo debemos regresar al vidrio, es más sano y menos contaminante. Hay que manifestarse en lo legislativo para ir introduciendo rentas mínimas de reinserción e inversión para lograr políticas de empleos de cualificación, así se evitaría la desigualdad social.

España, seguirá lo que es ahora, Rajoy, sigue despidiendo gente y bajando salarios, la derecha europea ya no funciona, aceptó el belicismo norteamericano. Tsipras, centra su combate electoral en la necesidad de hacer frente a la crisis humanitaria desatada por la austeridad draconiana- Troika-. Luchar contra la evasión fiscal y liberar el sistema político de la influencia de los oligarcas.

Maduro, lucha contra la quiebra del país por parte de los empresarios y busca soluciones económicas, pero, los industriales tienen un objetivo final y alimentan a los bachaqueros y paramilitares.

Platón creía que había un orden sobrenatural formado por ideas puras e inmutables que él ubicaba en el reino del Hiperuranio, que existía fuera del tiempo. En cambio, el mundo de los humanos estaba formado por seres imperfectos y contingentes y por cosas que eran una expresión imperfecta de dichas esencias. Así, la inteligencia humana era el reflejo de una razón superior y abstracta que, en última instancia, podríamos llamar Dios, origen de todas las cosas.

Pero, se olvidó de la artesanía, más allá de los sabios para formar el pueblo heleno. Quién, hoy demostró su carácter de decirle un no rotundo a Alemania.

Sobre el ultimátum de los acreedores internacionales. Merckel y Rajoy estaban al borde de la locura Querían imponer condiciones peores que en el pasado: un IVA al 23%, tasas asfixiantes para autónomos y pequeñas empresas, impuestos cuatro veces mayores que los actuales en el caso de los agricultores, empeoramiento de las condiciones laborales, más recortes en el sector público y jubilaciones por 360 euros al mes, si la Seguridad Social tiene déficit. Sobre esto se vota, no sobre si estamos o no a favor del euro. Los atenienses despertaron del yugo de la oligarquía y monarquía europea.

La victoria del 'NO' es un espaldarazo a Tsipras, a Varofaukis y a todo su Gobierno. Y es un 'NO' claro no sólo al acuerdo propuesto por Bruselas, sino también a las políticas impuestas por la Comisión Europea desde hace cuatro años. En este tiempo, los sueldos han caído un 37% y los pensionistas cobran un 48% menos. La deuda, la clave de la negociación, ha crecido 80 puntos. Reestructurarla es el objetivo de Tsipras que refuerza ahora su posición negociadora. Tsipras no debería ir a buscar máximos para no romper la baraja. Y Europa seguirá en la negociación, lo hará, entre otras cosas, por la presión de Estados Unidos, que necesita a Grecia del lado occidental. La decisión del pueblo griego supone también abrir una nueva vía política en Europa. Y todo esto con el permiso del Banco Central Europeo, que deberá mantener la ayuda de emergencia a los bancos griegos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1183 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a210335.htmlCd0NV CAC = Y co = US