Se rayó la bandera griega

Ya el socialismo que Comandó Chávez y del cual dejó un legado, cruzó el charco y está recorriendo la vieja Europa. No como el otrora fantasma comunista, sino de un tangible y contemporáneo socialismo que ha asimilado las realidades actuales. Pero al igual que el comunismo cuando transitaba por la Europa neocapitalista y burguesa, a este socialismo lo siguen de cerca los mismos actores de la arcaica cruzada que combatió el escarlata espectro: los nuevos imperios y la vieja iglesia, que a pesar de su decadencia mantienen a los pueblos cautivos con sus dogmas y flanqueados por las milicias avasallantes del capitalismo depredador. Pero, ahí va el socialismo, horadando las gruesas y feudales fortalezas del imperante sistema materialista e inhumano.

La rancia cultura helénica, donde los cimientos del gobierno del pueblo se erigieron hace 2500 años, se pronunció a través de la decisión democrática por un viraje hacia la esperanza socialista, enmarcada en Syriza y con la visible estampa de Alexis Tsipras. Esta nueva realidad política griega no representa un triunfo muy dulce para las huestes de la izquierda, porque asumen esta mediterránea nación sumida en colapso socio-económico muy comprometido, pero de igual manera, encarna una alternativa esperanzadora para los helenos. Grande es la responsabilidad y de seguro, grande será el asedio por parte de las potencias y prepotencias mundiales.

Este nuevo horizonte se está gestando también en España, donde la permanencia de los gobiernos de derecha, centro derecha y socialdemócratas han sacrificado su pueblo, para colmar las insaciables fauces del Foro Mundial de Davos. Esta situación de pobreza además está creando focos de aparición, no de un fantasma, sino del demonio del fascismo de la ultraderecha hitleriana, que en las elecciones griegas obtuvieron más de un seis por ciento a pesar de que sus líderes están encarcelados. Esta situación en la añeja Europa, salvando las realidades sociales, políticas y económicas, es la que se presento en la joven Latinoamérica con el despertar de sus pueblos acorralados por gobiernos vende patrias socialdemócratas y socialcristianos y que dieron con el advenimiento de los gobiernos populares de visión humana, reivindicativos y can la participación mas activa de su gente hacia sus propios contextos. Ejemplos como la Venezuela Bolivariana Chavista, la Bolivia plurinacional, el Ecuador progresista, el Uruguay digno, el Brasil de los trabajadores y el gobierno de la Bachelet en Chile, que a pesar de que parece una caricatura de Condorito, hay participación popular que resiste.

Ahora le corresponde a Grecia no solo desarraigar gran parte de la utopía del socialismo y hacerla tangible y vivencial, porque la circunstancia de la responsabilidad dada por el pueblo lo amerita, sino prepararse desde ya, porque empieza las batallas contra la desestabilización que paralelamente se va a dar, con los embates del imperio transnacional capitalista, que atentará, como lo ha hecho en nuestro país y en nuestro Sur Latinoamericano, para no perder el espacio de poder que han detentado y con los que han plagado la Europa de miseria en nombre de la libertad. Harto difícil el trabajo para el novel gobierno griego, pero ojalá que al igual que en su histórico y heroico sacrificio en las Termópilas en la antigua Grecia, para la Grecia actual también este sea el inicio del triunfo como en las Salaminas.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1259 veces.



Carlos Contreras


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: