Que vaina con Colombia

Siempre he dicho que Colombia nació de una traición, porque antes de ser parte de la Gran Colombia se llamaba Nueva Granada, esta no nació de una traición como tampoco la Gran Colombia, que era el gran sueño de El Libertador, la unión de La nueva Granada, Ecuador y Venezuela. El nombre de Colombia fue usurpado después de la separación de los tres países que componían La Gran Colombia, claro, había que darle nombre a la traición de Santander. Muy distinto es el caso de Ecuador y Venezuela, que aunque pasaron por una traición igual, ya sus nombres existían de tiempo atrás; y por tanto, no nacieron de la traición de los generales Flores y Páez, sino que la experimentaron como parte de su trajinar histórico. Traigo esto a colación, por aquello de que "árbol que nace torcido sus ramas jamás  endereza". Por eso Colombia ha tomado un camino distinto al resto de los Países de Suramérica; pero, veamos esto con ojo crítico para poder descifrar la actuación futura de ese País.

COOPERACIÓN MILITAR CON EL IMPERIO:

Desde que Santander se entregó al imperio para asediar a El Libertador y sabotear  su obra unificadora, aquí solo mencionaré la obstrucción a la realización del Congreso de Panamá o la obstinada negativa de que nuestro Libertador siguiera con sus tropas victoriosas en Junín y Ayacucho hacia la liberación del Sur del Continente, desde estos albores comenzó a surgir una entrega total al imperio, entrega esta que se ha manifestado en la cooperación militar de Colombia al imperio; pongo como ejemplo: el envío, por parte de Colombia, de personal militar para luchar al lado del imperio en la Guerra de Corea. Aquí se preguntará el lector: ¿ qué tuvo que ver Colombia con una guerra tan distante y totalmente ajena a sus intereses?; la respuesta hay que buscarla en el pacto militar firmado entre Colombia y EEUUAA denominado MDIP, por sus siglas en inglés, para la defensa militar, el entrenamiento y equipamiento de las fuerzas militares de Colombia. La entrega de siete (7) bases militares a EEUUAA es parte de ese pacto de defensa mutua que obliga a Colombia a cooperar militarmente con ellos. Por eso, Colombia al igual que Israel tiene asegurada su equipamiento militar, así como su entrenamiento; bien sea que lo provea directamente  EEUUAA o que lo realice a través de Israel; solo pregúntense de donde vienen  los aviones de combate Kafir de Colombia o sus fusiles o sus municiones o el entrenamiento de sus tropas y de sus paramilitares, pues de Israel directamente. Por eso he dicho en muchos de mis artículos publicados en Aporrea, que Venezuela está obligada a desarrollar una plataforma militar defensiva. No olvidemos ni por un instante que el imperio de EEUUAA está detrás de nuestro  petróleo, nada más y nada menos que detrás de la reserva mundial más grande de este item. Propongo hacer un alto  aquí para analizar con más profundidad estos aspectos. YO CREO QUE DEBEMOS DAR PRIORIDAD A NUESTRA PLATAFORMA DEFENSIVA, PORQUE LA AMENAZA ES GRAVE E INMINENTE, de nada nos sirve dar prioridad a la construcción de casas si después las vamos a ver tal y como se encuentran las casas de Gaza, convertidas en escombros, (olvidaron su defensa aérea, su defensa anti-blindados, su defensa anti-buques y la organización del pueblo en armas), habrá tiempo para la realización de muchas obras, que en tiempo de paz, son prioritarias; pero sucede que no estamos en tiempo de paz sino en los prolegómenos de grandes derramamientos de sangre y nuestras vidas tiene que ser lo más importante a  preservarse. Yo los invito a que se sitúen en lo que está pasando en Gaza y visualicen, por un instante, lo que sería nuestro País si algo similar pasara en nuestro suelo; pues déjenme decirles que ello no está nada alejado de la realidad, porque es a través de Colombia, con el apoyo de Israel que el imperio logrará adueñarse de nuestros recursos; y, la única forma, oigan bien, LA ÚNICA FORMA de que tal cosa no suceda está en el fortalecimiento de nuestra plataforma defensiva. Pregúntense: ¿qué hace Israel en Colombia?, será turismo, serán sus esmeraldas, pues no, ellos están en Colombia entrenando y equipando a sus fuerzas armadas y a sus paramilitares para algo realmente importante. Nuevamente, la traición de Colombia no tiene límites.

COOPERACIÓN ECONÓMICA CON EL IMPERIO:

Esta guerra económica que estamos sufriendo tiene su origen, indudablemente, en los planes de conquista del imperio, pero nuevamente sus ejecutores están en Colombia. La idea, llevada a la realidad, de desabastecer a Venezuela de sus productos alimentarios, de sus medicinas y de sus materiales de construcción son parte de este plan, pero quienes los ejecutan son organizaciones del otro lado de la frontera, pero con la aquiescencia del gobierno de Colombia, que no hizo absolutamente nada en todos los años en que este desabastecimiento se ha estado ejecutando, y además silenció tales actos; es solo cuando Venezuela les plantea la necesidad de cooperar para su detención que han mostrado ciertas señales, algo tímidas, de cooperar; sin embargo, su Canciller sale a señalar que le parece excesiva la medida de cerrar la frontera en horas nocturnas; cómo les parece, ¿se puede llamar a esto cooperación entre hermanos y vecinos?, ya ellos son parte del imperio yankee y solo van a obedecer a sus amos.

COOPERACIÓN POLÍTICA CON EL IMPERIO:

Muchos se preguntarán cómo el imperio se ha incrustado en todas las organizaciones y asociaciones latinoamericanas, que de hecho han dejado fuera de ellas al imperio para evitar que las saboteen desde adentro, sin que éste proteste en lo más mínimo, la respuesta es Colombia, es México, es Perú, es Costa Rica; pero la que más nos interesa, en este momento es UNASUR, porque no podremos armar un bloque independiente mientras exista Colombia. En su estructuración se cometió un error garrafal, cuando se estatuye que las decisiones se tomarán por consenso, porque cada vez que se vaya a tomar una decisión que pueda perjudicar los intereses de EEUUAA, Colombia será el instrumento para votar en su contra; igual pasaría en la CELAC. Lo dije, en su oportunidad, y nadie me paró bolas, pues ahora lo vuelvo a repetir a ver si a alguien se le ocurre una enmienda que corrija esta desaguisada cláusula.

CONCLUSIÓN:

Desgraciadamente tenemos a Colombia pegada a nuestro lado occidental y tenemos que aprender a vivir con el enemigo tan cerca. Es bueno que sepamos que Colombia no es un País hermano, ya que es una colonia de nuestros enemigos más acérrimos como lo son EEUUAA e Israel. Además, un país hermano no se presta para perjudicar, ni en forma directa ni indirecta a otro país hermano, ni mucho menos para servir de punta de lanza en su invasión por parte de intereses ajenos a nuestro entorno geográfico y cultural como países latinoamericanos. Pero no contentos con ello, Colombia solicitó ser miembro de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), donde figuran EEUUAA, Canadá y un número considerable de países europeos. Pues bien, tal petición fue rechazada, por el momento, sin embargo ésta ha solicitado ser cooperante de la OTAN; esto, sin duda es otra traición más a los hermanos latinoamericanos; pues esas siete bases militares de EEUUAA en Colombia podrían ser utilizadas para abastecer de armamento a Colombia en el caso de que tenga la osadía de prestarse a invadir a Venezuela o a cualquier otro país de la región. Yo le digo a Colombia que lo piense dos veces porque nunca saldrá victoriosa de tratar de invadirnos, recuerden que los traidores son siempre cobardes y los libertadores son siempre valientes; he ahí la diferencia.

Independencia y Patria Socialista.

Braulio Martínez Zerpa

Coronel en retiro de la  Aviación Militar Bolivariana y Abogado del pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2249 veces.



Braulio Martínez Zerpa

Coronel en retiro de la Aviación Militar Bolivariana y abogado del pueblo. Independencia y Patria Socialista.

 brauliomartinez@cantv.net

Visite el perfil de Braulio Martínez Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Braulio Martínez Zerpa

Braulio Martínez Zerpa

Más artículos de este autor