Venganza Parot

En el sistema penal español la pena máxima de cárcel es de 30 años que se reducía debido a determinadas redenciones de pena como trabajar, estudiar... etc. Hasta que llegó la ficción de la llamada «doctrina Parot» que enseñaba a ensañarse con los penados, les quitaba todas las redenciones y los hacía cumplir la totalidad de las penas, sin tomar en cuenta la finalidad de la reeducación de las mismas, y en algunos casos a extenderlas. Para muchos esos 30 años son insuficientes, sobre todo, para los que no han estado privados de libertad nunca. La pena de muerte ronda en la cabeza de muchos, a ser posible como en tiempos de Franco, con garrote vil, ajusticiando públicamente a corruptos, etarras, grapos… etc. Condenar a 3000 años queda muy bien en el papel, pero la realidad es otra. Podríamos dejar los cuerpos 3000 años en la celda, para que fuesen vistos por las generaciones futuras… ¿pero tiene algún sentido castigar un cadaver?

Decía Gandhi que de tanto aplicar la ley del Talión todos quedaríamos ciegos. Que miembros de ETA que han cumplido sus condenas según la legislación del Estado español por más de 20 años (y no como a ellos les vino mejor) salgan en libertad está ceñido a las normas legales del sistema penal español. La suficiencia o insuficiencia de las penas no deja de ser subjetivo y nos obligaría al ojo por ojo para que las penas fueran «equilibradas» pero siempre con la amenaza de aquellos que las ven «insuficientes» y así podría darse el caso, como en el fascismo franquista cuando enjuició y fusiló a cargos electos democráticamente en la República como al alcalde de A Coruña Ferrín, y al parecerles poco la condena decidió multar con cantidades millonarias a sus familias y arruinarlas espiritual y materialmente... crímenes respaldados a ley franquista («legales») que se amnistiaron con la llegada de la «democracia» y que ningún «demócrata» puso en duda ni pidió responsabilidades.

En nombre de la ley se cometieron los dos peores crímenes de la humanidad, uno contra Sócrates y otro contra Cristo, ahora que la ley europea rectifica el constructo jurídico de ampliación de penas… los «demócratas» españoles se rasgan las vestiduras.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1075 veces.



Xurxo Martiz Crespo

Vivió 30 años en América Latina. Académico del exilio económico y político gallego

 xurxo.martiz@gmail.com      @XurxoMartiz

Visite el perfil de Xurxo Martiz Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Xurxo Martiz Crespo

Xurxo Martiz Crespo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a175680.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO