Griegos, cuidado con los regalos de la UE



Han pasado tres años desde que el master del universo Lehman Brothers se convirtió en supernova. La crisis financiera desatada entonces se ha transformado en todo el mundo y no muestra signos de disminuir. De hecho los meses de verano, habitualmente ligeros en noticias, han traído consigo una serie de impactantes encuestas que revelan la caída de la confianza empresarial, el desplome del empleo y la actividad económica de los EE.UU., a través de Europa a Japón. De las grandes zonas de la economía mundial, solamente China mostró signos vitale

Ahora estamos al borde de una nueva ronda de caos y colapso. La crisis financiera desatada entonces se ha transformado en todo el mundo y no muestra signos de disminuir. Hablar de una doble caída o recesión en forma de W está fuera de lugar. No hemos tenido ninguna recuperación de la que hablar y en lugar de eso estamos atrapados en un limbo en forma de L desde hace muchos meses, caminando lentamente hacia otro precipicio. La escala completa de lo que nos espera está apenas empezando a registrarse en la conciencia pública. Los disturbios del mes pasado fueron un anticipo de las consecuencias sociales de las políticas de tala y quema que Cameron, Osborne y Clegg están llevando a cabo.

Una mirada hacia América Latina, África y Asia en tantos puntos en los últimos 30 años permite ver los efectos de los programas de ajuste estructural diseñado para hacer pedazos el gasto público y exprimir a la sociedad en su conjunto a fin de satisfacer el apetito insaciable de los banqueros privados. En pocas palabras, la gente muere en mayor cantidad y más jóvenes. Y -no se equivoquen- lo que se está imponiendo en Gran Bretaña, Europa y otros lugares es un programa de ajuste estructural de ese tipo, no sólo algunos recortes no deseados que se revertirán después de unos años de crecimiento, ya que el crecimiento es la última cosa de la que hablan los traficantes de austeridad.

Imponiendo la barbarie en Grecia

Para ver adónde conduce todo esto, miremos a Grecia. En la sección de negocios de los noticieros los datos económicos se muestran en pantalla y los presentadores se refieren a "rendimientos de los bonos", "recortes", "reprogramación" y una sopa de letras de agencias internacionales y las últimas iniciativas financieras europeas.

Gris es la ciencia lúgubre de la economía. Roja como la sangre es la realidad detrás de esta tormenta de palabras de moda.

Los niños regresaron a la escuela en Grecia la semana pasada. Están sin libros de texto -el Ministerio de Educación no tiene el dinero para imprimirlos- y pronto muchos pueden encontrarse sin maestros. La troika del FMI, la Unión Europea y el Banco Central Europeo, que está forzando la aplicación de la barbarie salió enfadada de Atenas hace algunas semanas, diciendo que Grecia no había recortado lo suficiente. El gobierno rápidamente anunció la inmediata destitución de 10.000 empleados del sector público, con otros 10.000 después, además de los despidos masivos que ya están en marcha. El ingreso de muchos hogares -no de los magnates navieros ni de la elite empresarial, por supuesto- ha caído un 20 por ciento.

Ahora, en otro movimiento de pánico para asegurar el tramo de préstamos de octubre para evitar la bancarrota, el gobierno griego está imponiendo un impuesto de 2.000 millones de euros sobre la vivienda. Simplemente se va a añadir a la factura de la electricidad doméstica. Grecia tiene una empresa estatal de electricidad que cortará el suministro a cualquier persona que no pague el diezmo. Por supuesto, es una suprema ironía perdida en el libre mercado que estén exigiendo que esa empresa sea privatizada y fragmentada, lo que de haber sucedido ahora privaría al gobierno del poder de recaudación de ingresos y beneficios. Ironías como esta están integradas en esta tragedia griega, porque toda la obra está en el teatro del absurdo.

Otra vez el fallido dogma de la austeridad

Las elites europeas parecen sorprendidas de que al obligar a Grecia -y antes a Irlanda- a destruir grandes porciones de la economía el resultado haya sido una mayor brecha entre los ingresos del gobierno y la cantidad que tiene que pasar, cada vez mayor, a los bancos. Pero no hace falta ser un premio Nobel de Economía para saber que si la economía se contrae, entonces la cantidad pagada en impuestos baja, mientras que la cantidad pagada en el bienestar -mínimo en Grecia- y en el servicio de la deuda -enorme- tiende a subir. Sin embargo, esta especie  de dogma de la austeridad, que inclinó el mundo hacia la Gran Depresión de la década de 1930, está siendo infligido a Grecia y también aquí.

Los resultados son tan evidentemente destructivos que incluso entre los partidarios de la globalización capitalista se expresan dudas. Así, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Tim Geithner, recientemente se quejó de que muchos gobiernos, en Europa, en particular, han perdido la fe en lo que llamó las herramientas fiscales tradicionales para hacer frente a una caída, es decir el gasto estatal y la inversión para contrarrestar la imposibilidad de las empresas y las familias para pedir prestado y gastar.

Sus palabras serían más creíbles si la administración de Obama estuviera audazmente haciendo eso. En su lugar tenemos el deplorablemente inadecuado paquete de empleos. Una parte está dirigido a la inversión, que es más de lo que puede decirse de cualquiera de los planes de Osborne, pero la mayor parte se orienta a reducir los impuestos a las empresas. Las mismas empresas que, a pesar de contar con tasas de interés en mínimos históricos, se niegan a invertir, crecer y dar empleo. Por contra, están escondiendo su dinero en los bancos -cerca de 2 billones de dólares- desde donde rebota de una commodity a otra, a través de oro, divisas, petróleo, apuestas sobre apuestas sobre apuestas, sin encontrar nunca una salida hacia la producción de las cosas reales y el empleo de personas reales.

No sé si Obama va a doblar la esquina y retener la presidencia. Eso importa, por supuesto, pero ya tenemos el espectáculo aterrador de una Casa Blanca con la atención cautivada hacia los vándalos del Tea Party, los Texacutioners, los Bachmann y los Palin. Y así tenemos el absurdo añadido de las interminables cumbres y reuniones de emergencia. En todas se oye que las políticas están haciendo los problemas más profundos y mayores, y en todas se mantiene el rumbo, con unos pocos ajustes en los laterales, no hay giro en U, ni un paso atrás.

El racismo que emerge de las alcantarillas

Como lo que ya se ha llamado una depresión amenaza con ganar una letra mayúscula y convertirse en algo parecido a la Gran Depresión de los hambrientos años 30, toda la porquería antigua está ascendiendo desde las alcantarillas.

Ya hemos tenido dos décadas de intensificación de la hostilidad hacia los musulmanes y los inmigrantes en Europa. A medida que las fronteras se elevaron en todo el continente, dejando a los desesperados inmigrantes africanos varados en las playas turísticas de Tenerife, había por lo menos el débil consuelo de que descendían en Europa. Ahora no. El nacionalismo xenófobo está de regreso dentro de la propia UE. No son sólo los populistas fascistas y de extrema derecha quienes lo están promoviendo. También lo son aquellos que dicen que sólo la austeridad nos puede salvar, que hay que concentrar más poder en la burocracia no elegida que llueve sobre Atenas y demandan medidas incluso más severas, refrendando los proyectos de ley y las decisiones de una manera que marca una reducción peligrosa de la democracia.

¿Recuerdan el himno de Europa interpretado en el lanzamiento del euro hace una década? Las conmovedoras palabras de Schiller: "Todos los hombres serán hermanos" sonaron junto a los acordes inmortales de Beethoven. Ahora los salvadores del euro hablan de los griegos y otros en el sur de Europa como vagos, estafadores, irresponsables, no aptos para manejar sus propios asuntos. Esto se hace desde las grandes empresas como Siemens con sede en Alemania, cuyos contratos se llevan la parte del león de la generosidad acumulada sobre los Juegos Olímpicos de Atenas, la mayor fuente única de la deuda pública en Grecia que los griegos todavía están pagando.

Pues este es el pequeño secreto desagradable de toda la empresa del euro. Nunca he estado con los pequeños Englanders o los obtusos nacionalistas que miran con desprecio a nuestros vecinos en el continente. ¿Qué hay que no deba gustarnos de los pueblos desde el Mediterráneo hasta el mar Báltico? ¿Quién podría estar en contra de la unión más íntima de los trabajadores en un continente que desangró dos generaciones de su sangre el siglo pasado? Pero esa era la última cosa que había en la mente de las élites europeas. Ellos no querían una entidad que responda a la voluntad popular, redistributiva desde los muy ricos a los pobres, capaz de equilibrar la producción y el consumo en todo el continente para que las decisiones racionales del tipo de inversión que se necesita urgentemente se tomaran por una autoridad pública benevolente lo suficientemente grande como para enfrentarse a los hombres que están detrás de los mercados de bonos y de divisas. Querían imponer las visiblemente fallidas panaceas del libre mercado en todas partes a través de una carrera hacia el fondo en la que los capitalistas más agresivos, principalmente en el norte del continente, tenían una región más grande para explotar.

Ahora se está derrumbando. Y es el pueblo -especialmente los más vulnerables y explotados- quien está recibiendo la culpa. El hecho de que haya nuevos chivos expiatorios -las comunidades musulmanas de Europa, los inmigrantes africanos- no ha librado a los antiguos del peligro. Debe constituir la mayor alarma para cualquiera que conozca la historia del siglo XX que los gitanos estén siendo detenidos y expulsados ​​por las autoridades públicas, vilipendiados por los políticos y sus campos quemados por los matones racistas.

No todo el mundo se ha unido, de ninguna manera. Fue un rayo de luz ver al participante viajero irlandés Paddy Doherty ganar "Celebrity Big Brother" ("El Gran Hermano de los famosos"), lo que demuestra que la intolerancia del público no es tan abrumadora. Pero resulta poco menos que repugnante leer de parte de Mencap y otras organizaciones de caridad que las arremetidas de la prensa y los políticos contra las personas que dependen de ayudas sociales está causando un aumento en los niveles de agresiones verbales y físicas hacia personas con discapacidad.

Para salir de la recesión hay que invertir

Aquellos de nosotros que nos consideramos de izquierda o progresistas debemos dar la cara contra todo esto y al mismo tiempo abrazar la causa de quienes tratan de unirse y resistir los embates económicos, desde los manifestantes y los ocupantes en Grecia a los sindicatos en Gran Bretaña que están de pie por la dignidad en el retiro, no sólo para los muy presionados funcionarios públicos, sino para el pueblo en su conjunto.

Y tenemos que encontrar la manera de obligar a que algunas verdades fundamentales entren en la esfera política. No podemos cortar el camino de una depresión. Poner fin a la recesión significa crecimiento, y eso significa inversión. El Estado ha impreso una gran cantidad de dinero y está a punto de bombear más. Está esperando en los bancos. Si los capitanes de la industria no van a cambiar de rumbo e invertir, entonces el Estado no debe recurrir a esquemas PFI y otras estafas corsarias, que se limitan a poner los activos y las ganancias en manos de quien no les da ningún uso productivo. Sino canalizarlos a través de las empresas del Estado, bien gestionadas, que respondan a la gente, que construyan viviendas, que generen empleo para las personas, trayendo esperanza y desterrando los caldos de cultivo del odio.

No es una tarea fácil. La clase política parece habituada a pesar de la realidad naciente, igual que a principios de la década de 1930. Pero si la izquierda no lo defiende, ¿cómo va a cambiar esa situación?




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1739 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a130611.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO