Fidel y Cuba

El Comandante Fidel se creció ante la adversidad suspendido en la mar de sus ideales revolucionarios; y un rayo de distendida cola le coronó de victoria.

Cuando la hegemonía bipolar colapsaba y derribaba las estatuas de Lenin, Cuba y su Comandante líder seguían allí, firmes como una montaña de roca en medio de un vendaval.

No obstante, el triunfo de la Revolución cubana muy cerca de la boca del monstruo, sigue teniendo un alto costo: la acechanza y el bloqueo desleal de una potencia hostil, una dolorosa medida arbitraria cuál corona de agudas espinas, que sólo sabe llevar a cuesta el guerrero de alto calibre filosófico y moral.

Son las coronas de espinas verdaderas aulas de aprendizaje, las que enseñan a transitar con fuertes pisadas los caminos abruptos sin lastimar a la tierra, esas son las buenas, las que eternizan al hombre justo, al hombre de actos, al hombre que jamás se raja, ni aún mordiendo el polvo de la derrota.



Los pueblos revolucionarios de hoy, tenemos el privilegio de tener en vida entre nosotros al Comandante Fidel Castro, una de las reservas de mayor peso moral que parió la historia de ésta convulsionada era.

La Cuba de hoy es capaz de asimilar y aclimatarse a los cambios que, le presenta en sus aplicaciones el menú del actual orden que rige la política mundial; pero seguro estoy, que no existirá jamás aplicación indecorosa que valga, para que el pueblo cubano ponga en subasta dolarizada su sagrada y blindada soberanía.

El Comandante Fidel con su mística de guerreo incansable nos a enseñado, que cuanto más se ama a la patria, más se cotiza en la bolsa del mercado internacional de los valores humanos.

Al Comandante Fidel Castro la historia no sólo le absolvió, también le dibujó en su encanecida barba un mapa de libertad grande para su pequeño pero valiente pueblo heroico, que sin quebrantar un principio, ha sobrevivido al asedio imperial y su bloqueo económico de toda índole más largo y atroz de todos los tiempos.

“Si queremos expresar cómo deseamos que sean nuestros hijos” ¡que sean como Fidel!



julio.cesar.carrillo@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1978 veces.



Julio César Carrillo


Visite el perfil de Julio César Carrillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Carrillo

Julio César Carrillo

Más artículos de este autor