Un loquito de apellido Uribe

La primera señal de que sus mejores tiempos ya habían pasado las dio el
nuevo presidente colombiano al mandar al mismísimo demonio su estrategia
de confrontación permanente con los gobiernos venezolano, ecuatoriano y
nicaragüense.

Después vino el procesamiento judicial de algunos de sus panas (¿o
socios?) por vinculación con paramilitares, narcotraficantes, falsos
positivos y escuchas ilegales. Algunos de sus aliados se encuentran
“encanados”, otros huyendo de la justicia y los menos, asilados o
solicitando asilo.

Continúa ardiente la confrontación del disminuido Uribe con La Corte
Suprema de Justicia la cual acusa a su “pequeño hijito” de enriquecerse
groseramente, bajo el amparo de “apá” con la creación y la adjudicación
de notarías. Esto sin dejar de lado la “pendejadita” que condujo a la
cárcel a la ex congresista Yidis Medina (panita, panita de Uribe) por
haber cometido cohecho cuando votó a favor del proyecto de reelección
presidencial a cambio de coimas y cuyo caso sigue abierto.

Otro hecho que evidencia la calidad humana y al mismo tiempo la
decadencia de Uribe, está representado por el escándalo del DAS y la
autoría intelectual del venido a menos expresidente. Ese hecho podría
conducirlo ante la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa
humanidad.

El DAS en manos de Uribe se convirtió en una verdadera policía política,
ya no un actor de inteligencia del Estado, sino en una entidad al
servicio de intereses personales y gubernamentales volviéndose un
instrumento del crimen, hostigamiento, desprestigio y persecución a
cualquier oponente a la política del Gobierno, sin importar que fuera
juez, periodista, político o defensor de derechos humanos..

En medio de este berenjenal fue sacado a la luz pública, por miembros
del parlamento europeo y de la ONG Justice for Colombia, el caso de una
“fosita común” con más de dos mil muertos, asesinados por el ejército
colombiano.

Ante las evidencias mostradas al mundo, al cachaco no se le ocurrió otra
cosa que decir, más que: “Aquí vinieron los enemigos de la Seguridad
Democrática hace pocos días a alimentar calumnias contra el Ejército de
la Patria"

No quedan allí las obras de este oscuro personaje, cipayo del gobierno
gringo e ídolo del escualidismo venezolano. Una corte de Alabama (EE.UU)
lo ha citado a declarar por la muerte de un grupo de trabajadores
sindicalizados de una empresa carbonífera, a manos de grupos
paramilitares vinculados con el gusanito sobre quien hoy escribimos.
Uribe ni siquiera niega la versión, se limita a solicitar inmunidad
presidencial… ¿Qué les parece?

Ese personaje, acusado de corrupto, ladrón, narcotraficante, violador
del derecho internacional, falsificador y autor de crímenes de lesa
humanidad es el que anda por el mundo haciendo campaña contra el
presidente Hugo Chávez, en la creencia de que ello elevará su imagen a
nivel político… pobre diablo el cachaquito y más pobres aún los que le
siguen .

Si no fuera porque sus delitos son demasiado graves, provocaría ignorarlo
llamándolo: el loquito Uribe.

arellanoa@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1755 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor