¡Que vaina! …Qué Dios lo proteja en Colombia!

Si algo nos ha molestado siempre, son los pedantes que asumen poses de
adivino; sobre todo cuando lo hacen en política. Sin embargo, tal y como
se vienen presentando las cosas en Venezuela, específicamente en política
exterior, pareciera que jugar al adivino es extremadamente sencillo.
Decimos esto, porque a nosotros, que no nos gusta la práctica de hacer
pronósticos, se nos han dado los que nos vimos obligados a realizar, a
raíz de la agresión de la que fuimos víctimas todos los venezolanos
(entiéndase bien, todos los hijos de esta tierra) por parte del gobierno
forajido del narco de Nariño.

No bien se había consumado la primera parte del plan montado por Uribe,
con plena participación de Juan Manuel Santos, cuando afirmamos que el
gobierno venezolano rompería relaciones con el de Colombia, pero que esa
ruptura no tendría mayor impacto, pues nuestro gobierno trataría al
colombiano con guante de seda, haciendo todo lo posible por no
perjudicándolo… Allí están los resultado para que el que tenga ojos que
vea.

También afirmamos que todo parecía indicar que nuestro gobierno caería en
la trampa de hacerle el juego a Santos, a pesar de que a la estrategia
colombiana se le veían las costuras por todas partes y que el show del
político bueno y el político malo era demasiado evidente.

Dijimos que tan pronto Santos asumiera el poder, se pondría en marcha la
segunda fase del plan que se inició con la agresión, y que esa segunda
fase consistía en reanudar las relaciones entre los dos países a la
brevedad posible y sin ningún perjuicio para Colombia. ¿Nos equivocamos?
¡Qué predecible está resultando nuestra política exterior!

Afirmamos que en menos de lo que canta un gallo, nuestro gobierno le
brindaría a Santos la oportunidad de concretar la segunda fase del plan
diseñado por el pentágono, el cual no era otro que agredirnos, ponernos
en evidencia ante la comunidad internacional, acusarnos de protector de
terroristas y narcotraficantes y aprovechar el nuevo gobierno colombiano
para recomponer las relaciones, sin impacto para Colombia, sin pedir
excusas y sin comprometerse a evitar la recurrencia… nos equivocamos por
unas horas, pues no habían transcurrido las veinticuatro en las que se
suponía que cantaría nuevamente un gallo, cuando ya estaba decidido el
“borrón y cuenta nueva”.

Lamentablemente, allí no queda todo y ya se anuncia la visita de Santos a
Venezuela. Lo único que nos falta es que nos pidan que realicemos una
marcha en apoyo al nuevo y flamante presidente colombiano; que olvidemos
que un día bombardeo al Ecuador; que más tarde afirmó que se sentía
orgulloso de ese acto y volvería hacerlo si lo considerara necesario; que
fue protagonista de la acusación contra nuestra patria basada en el
contenido del supercomputador de Reyes; que está involucrado en la muerte
de miles de colombianos definidos como falsos positivos; que saboteó
aquella misión liderada por nuestro Presidente con la cual se pretendía
lograr la liberación de los rehenes de la guerrilla.

En nuestro gobierno nadie parece recordar que el propio Uribe, en
conocimiento de que Santos es un furioso antivenezolano, llamó un día al
presidente Chávez para informarle que lo iba a nombrar ministro de
defensa, pero que no se preocupara, porque él lo controlaría.

Ese sujeto, al que hoy nuestro líder tiende la mano, reemplaza a Uribe
como el principal aliado de los gringos en Suramérica y eso significa,
permitir el uso de siete bases militares para que nos espíen y amenacen;
hacer comparsa cuando nos acusen de apoyar a las FARC y facilitar el
narcotráfico; prestar su territorio e instituciones para que se
planifiquen y ejecuten planes contra nuestra patria; usar los medios de
comunicación en manos de su familia para hacer campaña difamatoria contra
nuestro gobierno y, cuidado y no, involucrarse (aprovechando el
acercamiento) en un atentado contra la vida del comandante.
De verdad que no entendemos cómo es que Chávez decidió irse a meter en
la boca del lobo, el próximo martes diez… Que Dios lo proteja.


Agosto 2010-08-09

arellanoa@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1602 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor