Antiparadigma

Neocolonialismo

Escrito de mi puño y letra hace 30 años

Constituye el sistema de mecanismos de dominación del Imperialismo norteamericano. No hay que confundir al neocolonialismo con el colonialismo de los pueblos, en el presente siglo aunque aún perdura en pocas partes del mundo, prácticamente casi se extinguió con la pérdida por Portugal de sus posesiones africanas. El neocolonialismo se basa en una estrecha y profunda dependencia económica de un gran número de naciones, cuya nota característica es estar en vías de desarrollo; en otras palabras, son países subdesarrollados. Al lado de la sujeción económica como soporte central, están otras formas de dependencia, como la cultural, la política, la ideológica y la tecnológica.

Los países neocoloniales tienen una aparente soberanía, pero en el trasfondo político a la cabeza de sus gobiernos se encuentran lacayos y títeres lame suelas, incondicionales instrumentos del imperialismo yanqui. La figura neocolonial más ejemplarizante la encontramos en las naciones latinoamericanas, exceptuando por supuesto a Cuba. La supuesta soberanía de estos países constituye un medio eficaz de mantener los lazos de sometimiento económico. Pero ¿qué es la dependencia económica? Una clara manera de explicarla es la siguiente: “La dependencia es una situación en que cierto grupo de países tienen sus economías condicionadas por el desarrollo y la expansión de otra economía imperialista. La relación de interdependencia entre dos o más economías y entre éstas y el comercio mundial, asume la forma de dependencia cuando algunos países (los dominantes) pueden expandirse y autoimpulsarse, en tanto que otros (los dependientes) sólo lo pueden hacer como reflejo de esa expansión, que actúa negativamente sobre su desarrollo inmediato. De cualquier forma la situación básica de dependencia conduce a una situación global de los países dependientes, que los sitúa en retraso y bajo la explotación de los países dominantes.

Las naciones avasalladoras disponen así de un predominio tecnológico, comercial de capital y sociopolítico sobre los países dependientes (con preeminencia de algunos de esos aspectos en los varios momentos históricos; que les permite imponerles condiciones de explotación y extraerle parte de los excedentes producidos interiormente. La dependencia, está pues fundada en una división internacional del trabajo, que permite el desarrollo industrial de algunos países y limita este mismo desarrollo en otros, sometiéndolos a las condiciones de crecimiento inducido por los centros de dominación mundial”. De la cita anterior se infiere que: La dependencia constituye una relación condicionante. Dicha relación se efectúa entre las economías de los países dominados y la economía del país dominador. La relación de dependencia se establece cuando la nación explotadora puede expandirse y auto-impulsarse sólo con el saqueo económico de las riquezas de otros pueblos, y estos no pueden expandirse sino que se mantienen a la saga de la expansión de la nación dominante. La dependencia de unos países con respecto a otro los conduce a una remisión económica, social y cultural. Esta situación de atraso se evidencia en el hecho de que el país dominador posee la tecnología que le brinda su mayor desarrollo. Tiene esta nación capitalista un monopolio tecnológico; y como es obvio, esto le impide entre otras causas, a los países dominados romper con las barreras del subdesarrollo. La situación de dependencia se basa en una división internacional del trabajo entre países desarrollados y naciones subdesarrolladas; por ejemplo entre el imperialismo yanqui y los países latinoamericanos. Esta división del trabajo propicia todo tipo de trabas para el desarrollo industrial de las naciones dependientes.

En el siglo XIX la política colonial de EEUU se limitaba a la América Hispánica, y prueba de lo anterior fue que se apoderaron de casi la mitad de México, a través de una guerra de rapiña y agresión. Fue a finales del siglo pasado que se lanzaron a establecer colonias en otros lugares del mundo, entran en guerra con España y se apoderan de las Filipinas; ocupan las Islas de Guam y Hawai y volviendo a América, intentaron crear un protectorado sobre Cuba y se apoderaron de Puerto Rico, y a principios del siglo XX de la zona del Canal de Panamá.

Pero el sistema neocolonial de EEUU se centra en América Latina y los demás países del Tercer Mundo. Mediante la exportación de capitales, los EEUU se aseguran el predominio en las economías nacionales de una serie de países de la América del Norte, Central y del Sur. En manos de los monopolios norteamericanos se encuentras las enormes riquezas petrolíferas de Venezuela. Los consorcios americanos United States Steel Corporation y Bethlehem Steel Corporation se han apoderado de las reservas venezolanas del mineral de hierro. Carlos Andrés Pérez realizó una seudo nacionalización del hierro y del petróleo durante su mandato, pero esto no disminuyó en nada la influencia de las transnacionales, quienes en la actualidad se encargan del mercadeo externo; los monopolios norteamericanos tienen invertidos cuantiosos capitales en las industrias mineras de Chile, Perú, Colombia y otros países iberoamericanos. También cabe destacar la penetración de capitales en el Brasil.

En África también los yanquis introducen las inversiones que ahogan las economías nacionales; los sectores principales donde se invierte capital norteamericano en este continente son las industrias petrolera y minera. En el Cercano Oriente, los imperialistas norteamericanos establecieron desde hace tiempo sus monopolios petroleros. Cabe destacar que todas las industrias de los países en vías de desarrollo poseen capital foráneo norteamericano. Sin temor a equivocarnos podemos afirmar que detrás del 89% de la producción nacional de los países del Tercer Mundo, están las transnacionales de una manera directa; y detrás del 11% restante de una manera indirecta. Todos los tentáculos del imperialismo yanqui descritos hasta aquí constituyen básicamente su sistema neocolonial.


(*) Director de Desarrollo Social de la Alcaldía Bolivariana y Socialista del Municipio Los Taques

jesusfreites11@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 16939 veces.



Jesús Muñoz Freites (*)

Filósofo. Docente. Cronista Oficial del Municipio Los Taques en el estado Falcón

 jesusfreites11@hotmail.com      @camaradatroski

Visite el perfil de Jesús Muñoz Freites para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Muñoz Freites

Jesús Muñoz Freites

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a100268.htmlCd0NV CAC = Y co = US