Entrevistando imaginariamente a Marx sobre lo tratado en:

La sección primera del capítulo I de “El Capital” (II)

¿Cómo definiría el valor de uso de las mercancías?

Como aquello que soporta el valor de cambio y está condicionado por las cualidades sin las cuales las mercancías no pueden existir, ya que le aportan su utilidad y no depende de que la apropiación de sus cualidades útiles cueste al ser humano mucho o poco trabajo. Por ejemplo, el valor de uso de un alimento está determinado por los nutrientes que son útiles en los procesos nutritivos de quienes necesitan consumirlos.

¿Cómo definiría el valor de cambio de las mercancías?

Como la cantidad total de la fuerza de trabajo humano, de la única cualidad que les queda al prescindir de su valor de uso y, por tanto, le aportan la proporción en que se cambian, en un específico lugar y tiempo, valores de uso de una clase por valores de uso de otra. Por ejemplo, el valor de cambio de un alimento está determinado por la cantidad total de la fuerza de trabajo que se necesita para llevar a cabo su proceso de producción, distribución y consumo.

¿Por qué usted no toma en cuenta el desgaste parcial de las herramientas y del los insumos involucrados en el proceso de producción, distribución y consumo de dichas mercancías?

Porque la cantidad de la fuerza de trabajo humano incluye lo que tiene que ver con el desenvolvimiento del proceso de producción, distribución y consumo de dicha mercancía, de restauración de la depreciación física y moral de las herramientas y de la preparación previa de los los insumos. Por ejemplo, la cuantía de la fuerza de trabajo humano de un alimento resultaría de la sumatoria de aquella que tiene que ver con la siembra, el cuidado y la recogida de la cosecha, con las semillas, los fertilizantes y los herbicidas, con el desgaste de los tractores, de los vehículos de transporte, de las herramientas agrícolas, de las instalaciones y equipos utilizados para su mercadeo, etc.

¿Por qué usted no tomó en cuenta la cuantía del trabajo humano involucrado en la reposición de los pasivos ambientales generados durante el desenvolvimiento del proceso de producción, distribución y consumo señalados en su respuesta anterior?

Esta exclusión tiene que ver con la definición del valor de cambio de las mercancías, ya que la proporción en que ellas se intercambian está condicionada por el específico lugar y tiempo en que ésta se concreta y, por tanto, hoy se hace absolutamente indispensable tomarlo en cuenta, ya que en la época cuando yo realicé esta investigación, hace aproximadamente siglo y medio, los pasivos ambientales eran insignificantes. Hoy la situación ha cambiado radicalmente y, en consecuencia, se hace necesaria su inclusión en el valor de cambio de las mercancías que se produzcan en la presente etapa del desarrollo de la sociedad.

Aprovecho esta valiosa oportunidad para resaltarle que el inconveniente más importante que ha surgido en la aplicación del método dialéctico, es el hecho de que, a pesar de que he afirmando muy claramente que se trata de una guía para la acción, los supuestos marxistas lo han convertido en un dogma, al no tomar en cuenta las condiciones concretas y específicas en las que se desenvuelven los fenómenos u objetos por ellos investigados.


nicolasurdaneta@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1397 veces.



Nicolás Urdaneta Núñez


Visite el perfil de Nicolás Urdaneta Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: