Haciendo uso de la metodología marxista: La crítica social dialéctica

La revolucionaria terminología técnica del Socialismo

Una nueva concepción de cualquier disciplina revoluciona

siempre la terminología técnica en ella empleada.

Federico Engels

Marx no solía hablar de sí mismo como filósofo, historiador o economista –pese a ser todo eso a la vez- sino como crítico de la sociedad y, por tanto, el método de investigación marxista es la crítica social dialéctica que en este artículo utilizamos para tratar el tema de la revolucionaria terminología técnica del socialismo.

Como toda sociedad apodada balanceada y balanceante por su esencia no clasista, el socialismo está necesariamente signado por un código social caracterizado por el establecimiento y la práctica balanceada de los opuestos y complementarios principios de la especialización y la generalización, de la concentración y la desconcentración, de la centralización y la descentralización, de la uniformización y la diversificación, de la sincronización y la diacronización y de la maximización y la minimización, de cuyas naturalezas no duales brota una oscilante preponderancia de sus influjos que tutela, respectiva, principal y no exclusivamente los procesos sociales de proposición, organización, dirección, ejecución, mediación y concreción envueltos por el proceso socialista de producción, distribución y consumo de bienes y servicios.

Tal como lo expresa Engels, este carácter balanceado del socialismo nos obliga a revolucionar la terminología técnica que, en este caso específico, nos sugiere utilizar el adjetivo paradójico para expresar el carácter fluctuante expresado en el párrafo precedente. Resultan así los términos principistas del socialismo nominados como generalización o especialización paradójica, concentración o desconcentración paradójica, descentralización o centralización paradójica, diversificación o uniformización paradójica, sincronización o diacronización paradójica y maximización o minimización paradójica, dado que reflejan la naturaleza contradictoria de la realidad social y universal al incluir, tal y como lo expresa su definición: una idea extraña o irracional que se opone al sentido común y a la opinión general; una contradicción, al menos aparente, entre dos cosas o ideas; una aserción inverosímil o absurda que se presenta con apariencias de verdadera o, una figura de pensamiento que consiste en emplear expresiones o frases que expresan contradicción.

Como corolario de lo antes escrito, resultan:

1. Unos propósitos, objetivos y metas sociales elaboradas en base a paradigmas, ideas, imágenes, conceptos, creencias, valores, etc., que han brotado del sembradío realizado tanto por rastreadores interdisciplinarios como por especialistas en determinadas asignaturas cognoscitivas.
2. Unos preceptos constitucionales, legales, reglamentarios, normativos, etc., manufacturados a través de la mancomunidad, en el terreno de la institucionalidad legislativa, de los poderes constituyente y constituido.
3. Unas percepciones de las motivaciones, liderazgos e informaciones establecidas e implementadas mediante la masiva participación protagónica en sesiones de interaprendizaje signadas por la comunicación veraz y oportuna.
4. Unas destrezas, capacidades, dones, habilidades, etc., surgidas de unos quehaceres lo más holístico e integralmente establecidos y practicados.
5. Unas edificaciones, equipos, instrumentos, maquinarias, herramientas, etc., concatenadas bajo la primordial, pero no exclusiva, tutela de la sincronización o discronización paradójica.
6. Unos paradigmas, ideas, imágenes, conceptos, creencias, valores, preceptos constitucionales, legales, reglamentarios, normativos, percepciones de las motivaciones, liderazgos, informaciones, destrezas, capacidades, dones, habilidades, edificaciones, equipos, instrumentos, maquinarias, herramientas, etc., sometidos a un proceso de transformación a través del cual se concreta, bajo la tutela de la maximización o minimización paradójica, la obtención de los bienes y servicios que garantizan la conservación transformadora del proceso metabólico socialista.

Ahora bien, mediante la acción concurrente y progresiva de este sexteto de principios de su código social, el socialismo cumple con el propósito medular de conquistar el pleno despliegue del desarrollo integral e incluyente del potencial humano y la preservación ecológica del ambiente.


nicolasurdaneta@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2770 veces.



Nicolás Urdaneta Núñez


Visite el perfil de Nicolás Urdaneta Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: