Haciendo uso de la metodología marxista: La crítica social dialéctica

La terminología técnica adecuada a la hegemonía del capital

Marx no solía hablar de sí mismo como filósofo, historiador o economista –pese a ser todo eso a la vez- sino como crítico de la sociedad y, por tanto, el método de investigación marxista es la crítica social dialéctica que en este artículo utilizamos para tratar el tema de la terminología técnica adecuada a la hegemonía del capital.

Como toda sociedad apodada polarizada y polarizante por su esencia clasista, el capitalismo está necesariamente signado por un código social oculto caracterizado por el establecimiento y la práctica, con carácter hegemónico, de los principios de la especialización, la concentración, la centralización, la uniformización, la sincronización y la maximización que, aún cuando sus influjos son concurrentes, tutelan, respectiva, principal y no exclusivamente, los procesos sociales de proposición, organización, dirección, ejecución, mediación y concreción envueltos por el proceso capitalista de producción, distribución y consumo de bienes y servicios.

Como corolario de lo antes escrito, resultan:

1. Unos propósitos, objetivos y metas sociales elaborados en base a paradigmas, ideas, imágenes, conceptos, creencias, valores, etc., que han brotado del sembradío realizado por rastreadores especialistas en determinadas disciplinas cognoscitivas.
2. Unos preceptos constitucionales, legales, reglamentarios, normativos, etc., manufacturados a través del agrupamiento, en el terreno de la institucionalidad legislativa, de circunscritos representantes.
3. Unas percepciones de las motivaciones, liderazgos e informaciones establecidas e implementadas mediante el ordenamiento jerárquico de superélites, élites y subélites representativas o burocráticamente seleccionadas,
4. Unas destrezas, capacidades, dones, habilidades, etc., surgidas de unos quehaceres lo más simplificada y fraccionadamente establecidos y practicados.
5. Unas edificaciones, equipos, instrumentos, maquinarias, herramientas, etc., sincrónicamente concatenadas.
6. Unos paradigmas, ideas, imágenes, conceptos, creencias, valores, preceptos constitucionales, legales, reglamentarios, normativos, percepciones de las motivaciones, liderazgos, informaciones, destrezas, capacidades, dones, habilidades, edificaciones, equipos, instrumentos, maquinarias, herramientas, etc., colosalmente sometidos al proceso de transformación a través del cual se concreta la obtención de bienes y servicios a través de la cual se intenta garantizar la eterna conservación del proceso metabólico capitalista.

Ahora bien, mediante la acción concurrente y progresiva de este sexteto de principios de su código social oculto, la formación socio-económica capitalista cumple con el propósito medular de incrementar cada día más el carácter hegemónico del capital en comparación con los recursos naturales, las individualidades y las aglomeraciones humanas.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3046 veces.



Nicolás Urdaneta Núñez


Visite el perfil de Nicolás Urdaneta Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: