Haciendo uso de la metodología marxista: La crítica social dialéctica

El punto crucial de nuestras individualidades y mancomunidades sociales

Marx no solía hablar de sí mismo como filósofo, historiador o economista –pese a ser todo eso a la vez- sino como crítico de la sociedad y, por tanto, el método de investigación marxista es la crítica social dialéctica que en este artículo utilizamos para reflexionar sobre el punto crucial de nuestras individualidades y mancomunidades sociales.

El proceso de conservación transformadora de las individualidades humanas se despliega en los opuestos y complementarios escenarios signados por la preponderancia de las tutelas consciente o inconsciente a través de los cuales garantizan, respectivamente, la satisfacción de sus carencias básicas asociándose con sus congéneres en un tejido social donde la competencia circunscribe la cooperación y el resarcimiento de sus necesidades supremas mancomunándose con sus semejantes en una trama social en la cual la cooperación trasciende la competencia. Personalidades sobrevivientes agrupadas en aglomeraciones e individualidades supervivientes fusionadas en sistemas: He aquí el duplo de etapas del devenir histórico de la humanidad.

Inscrito dentro de esta dinámica, ubicamos el punto crucial en las cercanías del ojo de la tormenta identificada con la profunda y extensa crisis vivenciada tanto por las individualidades humanas como por sus sociedades y en el cual concluye la primera etapa y se inicia la fase subsiguiente del devenir histórico que marca un salto cuántico generado por el descomunal impulso de una masa crítica de ciudadanos cuya expansión de la conciencia es consecuencia de una coherente integración de los conocimientos adquiridos en los ámbitos perceptivo, empírico, racional y meditativo que resulta ser mayor que la suma de sus partes al lograr un comportamiento preponderantemente consciente tutelado por el establecimiento y la práctica del código social regido por el portafolio paradigmático sistémico que hará añicos al polarizado y polarizante Estado Capitalista, sustituyéndolo por un Estado Socialista donde -al combinarse balanceadamente los principios de la centralización y la descentralización, de la concentración y la desconcentración, de la especialización y la generalización, de la maximización y la minimización, de la uniformización y la diversificación, de la sincronización y la diacronización, etc.- la interacción de las instituciones nacionales, estadales, municipales y comunales extiendan los brazos del Estado hasta los rincones más apartados de la nación.


nicolasurdaneta@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1317 veces.



Nicolás Urdaneta Núñez


Visite el perfil de Nicolás Urdaneta Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: