Mensajes desde la India para exorcisar la impotencia de la cual nos habla Galeano

Hasta para los que son ateos estos mensajes resuenan. Salvando las distancias, si entendemos que el nombre del Señor puede ser también el del pueblo, el colectivo, la sociedad o la historia nos podemos entender. Al final, estos conceptos pueden ser lo mismo si les damos vida. Una fuerza superior, que es más que cada uno de nosotros, de la cual venimos.

“Sin darte cuenta, puedes crear y desarrollar en ti mismo una abundante variedad de hábitos y actitudes egoístas, que te causen gran malestar. El impulso para que esto ocurra proviene del complejo de poder; la codicia por poder y riquezas. Puede que te sientas eufórico por ser muy rico, talentoso y sabio. ¿De dónde adquiriste estas cosas? Hasta puede que proclames haberlas ganado con tu propio esfuerzo, pero indudablemente las recibiste de alguien. La fuente de la cual se origina todo poder es Sarweshwara (el Señor de Todo). La omnipotencia pertenece sólo al Señor de todos los seres. Ignorar la omnipotencia, y engañarnos a nosotros mismos creyendo que el pequeño poder que hemos adquirido es realmente nuestro, es sin duda Ahamkara (engreimiento). Ahamkara es causa de pesar, y debe ser desarraigado desde adentro. No subsistirá en una persona llena de devoción auténtica, que sea reconocida por las características de amabilidad, amor, paciencia, tolerancia y gratitud. Por lo tanto, busca desarrollar en ti mismo estas virtudes”.

“En esta creación, la sabiduría está envuelta en ignorancia. Mientras la lámpara arda, habrá una sombra debajo de ella. Esto es inevitable. De la misma manera, cuando arde la llama de la ilusión, exactamente por debajo persiste la sombra de la ignorancia. Sin embargo, el Conocimiento de Sí Mismo destruye la ignorancia y hace que brille la sabiduría, tal como el amanecer ilumina al mundo entero otorgando paz y bienestar. Para alcanzar este resultado de la paz, es sumamente crítico el esfuerzo. La mente está condicionada como buena o como mala, por el medio ambiente. Los reformadores de hoy no procuran transformar las cualidades de la gente. Tratan de producir la igualdad en temas económicos, en la vida exterior. El sólo mejorar el estatus económico no acarreará una paz duradera. La paz perdurable sólo puede obtenerse cuando se moldea y desarrolla el caracter. Existe una necesidad urgente de reformar el carácter, a través del Conocimiento de Sí Mismo. Sólo esta reforma dará frutos, los frutos de la paz y la bienaventuranza eternas”. (Las cursivas son mías)

sathya954@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4129 veces.



Carmen Cecilia Lara

Profesora de comunicación social de la UBV

 sathya954@yahoo.com

Visite el perfil de Carmen Cecilia Lara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: