La urgente necesidad de una V Internacional

El anuncio del Comandante Hugo Chávez Frías, sobre la necesidad de la realización de una V Internacional Socialista, ha abierto un debate en los círculos de las izquierdas partidistas o electorales, así como en el de los trabajadores, de los Comunistas Libertarios, anarquistas y de otras “izquierdas” de nebulosa identificación. A mi juicio, es imprescindible la realización de una V Internacional, pero es necesario precisar sobre qué trata una Internacional, para qué realizarla en estos momentos cruciales de la humanidad, cómo debe realizarse y, qué temáticas deben incorporarse en estos tiempos que vivimos. La V Internacional, no solamente debería tener el protagonismo de los partidos de la izquierda electoral que se desarrollan dentro del sistema capitalista, quienes muchos de sus dirigentes departen tragos de whiskys con miembros de las diversas embajadas norteamericanas acreditadas en la mayoría de países donde gobiernan las izquierdas en Latinoamérica. Es una condición sine qua non el hecho que los principales participantes de una posible V Internacional serían la clase trabajadora, los movimientos sociales, políticos, feministas, juveniles, ambientalistas, comunistas libertarios o anarquistas, en tanto que en estos círculos impera la verdadera fraternidad y solidaridad así como la genuina conciencia de clase.

No es justo que la izquierda partidaria, muchas veces electorera, envíen a sus representantes a esa V Internacional, vestidos de traje de gala a hablar y lanzar consignas contra en capitalismo, y mediante malabarismos conceptuales autoproclamarse revolucionarios cuando algunos de ellos se han desconectado de la clase trabajadora y de los campesinos e indígenas. No. Lo que se necesita es que los asistentes vivan en carne propia los embates del capitalismo y su fase última e inhumana como es el modelo neoliberal. Esos asistentes deben provenir de las filas de la clase trabajadora, del sector campesino y de los círculos antisistémicos. Eso tendría que asegurarlo y garantizarlo Usted mi Comandante Hugo Chávez, si es que se quiere que esa V Internacional sea un éxito y que sirva de insumo para consolidar el socialismo del Siglo XXI y de esa manera sepultar de una vez por todas al sistema capitalista.

La I Internacional, fue realizada por la clase obrera, quienes sufrían los embates del naciente capitalismo, confinados en las fábricas y en las locomotoras de Europa, principalmente en Inglaterra, Francia, Holanda y Alemania. En esa I Internacional, el internacionalismo proletario surge como una respuesta a una realidad objetiva, en absoluto es un constructo ideado por Marx en su escritorio, pero que trascendió al plano de la praxis de transformación social; no se quedó por tanto en declaraciones vacías, sino que hubo acción. Ahora con la globalización, la internacionalización de la clase trabajadora debe relucir y darle vida y rumbo a esa V Internacional que, indudablemente debería tener su sede en la República Bolivariana de Venezuela. La I Internacional significó el despertar de la clase trabajadora, la cual ya comenzó a abrir sus ojos a partir de la lectura y comprensión del Manifiesto Comunista escrito por Marx y Engels en 1848. Ya para 1864, se realiza la Asociación Internacional de Trabajadores, es decir, la Primera Internacional. Con ello se logra reducir las jornadas laborales, la prohibición del trabajo nocturno y le da vida a la Comuna de París.

Por su parte, la II Internacional, iniciada en 1889, conocida también como la Internacional Social-Demócrata, su mayor logro fue la Declaración del 1° de Mayo como día Internacional del Trabajo, y al mismo tiempo le dio seguimiento a algunos acuerdos de la I Internacional. Fue justamente en 1919 cuando nace la III Internacional, conocida como la Internacional Comunista, la cual nace a iniciativa de Lenin y el Partido Comunista de Rusia (Bolchevique), cuyo objetivo era siempre la internacionalización de la clase trabajadora, con la variable de establecer la Dictadura del Proletariado. Para algunos fue como una especie de desgranamiento de la clase trabajadora y de la izquierda en sí, ya que años más tarde, León Trostky entra en pugna con Stalin y con el poderoso PCUS de esa época. La burocratización del PCUS vino a trivializar la esencia de la III Internacional. Esto sirvió únicamente para debilitar a la izquierda, y es en ese periodo de pugnas entre la misma izquierda cuando el nazismo aprovecha para aplastar a la clase obrera alemana porque no tenían el apoyo internacional.

En 1938, nace la IV Internacional, cuya redacción lleva impregnada varias ideas de Trostky y se crea el Programa de Transición, cuya consigna fue: “Unir férreamente a todos los marxistas revolucionarios alrededor de un programa que sintetizara todo lo aprendido por el movimiento marxista mundial desde el Manifiesto Comunista y especialmente desde la Revolución Rusa”. Sin embargo, Trostky fue asesinado por agentes de Stalin en 1940, y a partir de eso se va desvaneciendo la IV Internacional. Eso ya es un pasado lamentable, de lo que se trata es de diseñar y crear las condiciones para la construcción de una V Internacional.

Ahora bien, como ya lo he señalado, los principales protagonistas de esa V Internacional, debe ser la clase trabajadora, los movimientos sociales y políticos porque es importante conocer la versión de los que sufrimos los efectos del neoliberalismo. Además, todos sabemos que el imperio a inicios de la década de 1950, creó el Nuevo Orden Mundial; es decir, ellos y las oligarquías nacionales, quienes son los verdaderos enemigos de la clase desposeída, no descansan, se reinventan las estrategias para impedir la emancipación de los desposeídos.

Las temáticas que deberían imperar en esa Internacional del Siglo XXI, sería la cuestión de los derechos humanos, los derechos de los pueblos indígenas, la problemática, la equidad de género y solución a la cuestión medioambiental producto de las políticas neoliberales. Por ello es importante el anuncio del Comandante Hugo Chávez de realizar, a la brevedad posible una V Internacional, y como movimiento popular social, estaríamos dispuestos a dar los aportes necesarios para hacerle frente a la avanzada imperial por recuperar los terrenos perdidos en América Latina.

*El autor es de El Salvador. Escritor / Licenciado en Derecho

http://alimontoyaopinion.blogia.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1500 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas