El polo socialista en la escena internacional...

Antonio Aponte en UN GRANO DE MAIZ trae a colación un tema por demás interesante y vital de analizar para poder entender algunos acontecimientos que ocurren en la escena internacional y en donde Venezuela es vanguardia con una propuesta fresca, heterodoxa y llena de vida porque la vida se la da el pueblo mismo. El análisis de Aponte nos ubica en la fortaleza de las ideas, el ejemplo de Cuba descolla ante un mundo capitalista en donde los imperios pensaron en un punto de no retorno, es decir, pensaron en que pasarían siglos antes de surgir una nueva alternativa al modelo capitalista, sin embargo, la realidad es terca y por ello surge ahora con más fuerza que nunca una propuesta distinta que encabeza Venezuela, entre otros países, es precisamente lo que necesitamos recalcar, para entender mejor nuestro rol en la escena mundial y muy específicamente el papel de Chávez en todo esto. En medio de tamaña responsabilidad y reto tenemos una revolución que marcha al socialismo, a nuestro socialismo pero que aún no está consolidada del todo y requiere de una profunda interpretación del momento histórico para adelantar las tácticas adecuadas, como dice Aponte, aprendiendo de la historia.

No podemos negar la existencia de países fundamentalmente en el norte de África y el medio Oriente en donde se está construyendo modelos que políticamente confrontan con el imperio, no obstante, razón tiene Aponte al afirmar que Cuba representa el perfil más definido de lo que podemos llamar un modelo distinto diametralmente al capitalismo y que ataca al sistema capitalista en lo estructural, es decir, confronta al sistema capitalista planteando un modelo distinto basado fundamentalmente en los principios de humanidad. Para el mundo y la mentalidad capitalista es difícil entender la razón que motivó al pueblo cubano a soportar el periodo especial, la única respuesta es, la conciencia del deber social; el derrumbe de la URSS y el derrumbe del muro de Berlín, para bien o para mal, el derrumbe de ese muro también significó el derrumbe de los sueños de millones, marcó a la vez el derrumbe de una desviación del marxismo, es decir, de una interpretación maniquea y antimarxista del propio Marx, “solo se que no soy marxista”, pregonó Carlos Marx, era la mejor forma de decirle a todos, no copien modelos, no sigan dogmas. No entraremos a detallar acá las razones que pudieron influir en la caída del ensayo socialista de la URSS, quizás porque nunca lo fue, quizás por la inexistencia de un líder con las características de Lenin que durara más tiempo timoneando aquel proyecto, lo cierto es que quien niegue el tremendo impacto psicológico de la caída del muro de Berlín en el campo de los revolucionarios no vivió esos aciagos días, para muchos allí llegó “el fin de la historia”. Podemos decir para redondear que el derrumbe de la URSS simplemente nos permite corroborar que son las ideas las capaces de transformar el mundo y es el espíritu el único capaz también de llevar a cabo las empresas que parecieran imposibles de realizar, el mejor ejemplo Cuba y la superación a las peores vicisitudes.

No sabemos porque razón, ni podemos hablar de un orden cronológico que permita afirmar que "la historia es una noria", lo cierto es que en medio de aquella caída del bloque socialista, excepto Cuba, compartimos plenamente con Aponte, en la patria de Bolívar ocurre el caracazo. El propio líder de la revolución bolivariana, Hugo Chávez, cataloga este acontecimiento como una especie de detonante de lo que vino luego le 4 de Febrero de 1992. Es decir, en medio de la euforia capitalista por la caída del muro de Berlín y el derrumbe de la URSS, en Caracas se daba la clarinada de la reacción de la historia ante un modelo caduco que simplemente está sostenido como aquellos enfermos terminales que se mantienen entubados, aferrados a la poca vida que les queda; esto no los hace menos agresivos y virulentos, al contrario, los hace más agresivos, pero también se desnudan ante el inexorable avance de la historia y de la humanidad, es inexorable su caída porque su esencia atenta contra la vida humana misma...los pueblos inician la construcción de "la historia de la humanidad", ya no es la prehistoria, la humanidad se propone a construir su historia y esto solo será posible en el socialismo. Es difícil lograrlo, el sistema capitalista llevó a tal nivel de descomposición a la sociedad que las rémoras de ese modelo son taras que perdurarán largo tiempo aún, pero, no solo tenemos el reto de lograrlo, por la propia humanidad tenemos que lograrlo; por la propia humanidad es urgente lograrlo y construir el socialismo.

Decíamos que Caracas por 1989 se convierte en el epicentro del mundo ante el jolgorio capitalista que daba inicio a la llamada por Correa "la larga noche neoliberal", el pueblo de Caracas sin una dirección política, sin una organización, sin la definición de objetivos claros, salió a dar su vida por la humanidad, los hechos posteriores han demostrado que es así; también ese mismo pueblo, el caraqueño, salió el 12 de abril de 2002 a defender su esperanza y su futuro y con ello el futuro de la humanidad. Por casualidad o cosas de la vida, el siglo XIX estuvo lleno de acontecimientos que parieron hombres de la talla de Bolívar, de Sucre, Ribas, Miranda, para salvar a millones de personas de un imperio caduco. Los acontecimientos que delimitaron la caída de grandes imperios europeos y el nacimiento de un nuevo imperio, el imperio gringo, con su doctrina Monroe y su antibolivarianismo; en medio de la fiesta capitalista por la caída de la URSS el pueblo de caracas le mostró las costuras del cacareado plan neoliberal al mundo, ahora, Chávez se convierte en un fenómeno mundial con la propuesta del mundo multipolar, independiente y complementario, algo, por cierto, no vivido hasta ahora, siempre padecimos de alguna u otra forma la intervención y violación de la soberanía, lo que proponemos ahora es absolutamente distinto, es complementarnos para fortalecernos.

El polo socialista del siglo XXI debe tener en su haber una redimensión total del enfoque anterior del proyecto llevado a cabo por la URSS, es decir, estamos hablando de un modelo y una forma de relacionarse que se base en la complementación antes que en la imposición de modelos y formas, esto en si mismo representa algo absolutamente distinto. Una de las fallas de la URSS fue precisamente intentar colocar a los países del campo socialista bajo su absoluto control y dominio, cayeron en la propia trampa imperialista, la trampa de la imposición; lo que ahora plantea Venezuela en el escenario internacional consiste en la creación de un bloque que aglutine a los pueblos para que se complementen, bajo unas relaciones fundadas en el respeto mutuo y la visión humanista. Cuba es una campeona de la solidaridad y acción humanista, en qué país pobre del mundo no está presente, o estuvo presente, un médico cubano. Venezuela tiene petróleo, gas, recursos hídricos y un gran etcétera, está dispuesta a compartir en términos de humanidad su riqueza, pero jamás en términos de dominación, eso por si solo representa un profundo cambio de paradigma, de allí nuestra consigna PATRIA SOCIALISMO O MUERTE.

Volvemos al ejemplo de Cuba y el profundo poder de las ideas, de esas enseñanzas debemos nutrirnos todos los revolucionarios, sobretodo como lo señala Antonio Aponte en su artículo "Polos, Núcleos, Grietas y Socialismo", en lo referido a lo interno, a la fortalezas internas que necesitamos blindar. Mientras no entendamos que el proceso se fortalece en la medida en que el pueblo eleve su nivel de conciencia política y que ello impacte en la organización (PSUV) y por consiguiente en los distintos ámbitos; mientras no se fortalezca la necesaria visión internacional de la revolución y entendamos el papel histórico que nos corresponde desempeñar, mientras esto no ocurra, estaremos desguarneciendo la principal trinchera de la revolución, la conciencia del rol histórico que nos lega la herencia de un internacionalista de la talla de Simón Bolívar..

En este contexto es vital la consolidación del polo socialista internacional en donde la tarea de Venezuela es colosal, la derecha por su parte intentará evitar que tomemos conciencia de ello, por esa razón atacan con todo a Cuba, atacan con todo las misiones de solidaridad y generan cuadros como los de Colombia y las bases militares, tengámoslo presente en todos los análisis que hagamos.


latojeda@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 4183 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda.

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor