El socialismo bolivariano del siglo XXI se construye en todo el mundo mediante el orden y el desorden

      Tratemos de imaginar: ¿Qué pasaría si lo que tenemos ahí frente a nosotros, de pronto cambia de sentido, de lugar, de tiempo ... y de pronto sentimos que esos cambios no se operan sólo en esas cosas sino en nuestro vestido, en nuestra piel, dentro de nosotros mismos?. No sabemos qué siente usted pero algunas personas en este momento de concentración sienten que el CEREBRO se mueve, se encoge, se agranda ... algo sucede en ellos que les comunica que hay una especie de desorganización interna. Entonces el desorden del que hablamos no es un simple cambio de lugar o de actuar o de SER que normalmente cae nuevamente en esquemas. DESORDENAR es sacudir la red simbólica en que nos movemos; y en este tipo de desorden toda la persona queda comprometida porque es toda la persona la que va a sentir el impacto, el remezón del cambio físico, contextual y de sentido. Desordenar es cambiar las concepciones que se tienen sobre las cosas para luego ser ordenadas.

     Existe al menos una característica del SER HUMANO que lo hace realmente diferente de los seres vivos: su capacidad para hacerse a sí mismo. ¿Cómo aspiramos a autoconstruirnos, si pretendemos repetir, replicar lo que los otros han hecho de sí mismos? Los órdenes están ahí, la humanidad y la naturaleza los han puesto, no precisamente para que los sigamos, porque estaríamos deteniendo el desarrollo humano. Están ahí como formas que se dieron los grupos humanos que nos precedieron; formas que les sirvieron a ellos para lograr su paso por la vida; ¿pero acaso esas mismas formas nos sirven a nosotros?; ¿acaso están hechas a nuestra medida?. Nuestra medida debe ser diferente de esas formas y por eso las debemos rehacer reconstruir, ampliar y en ocasiones destruir. La razón instrumental tuvo su época e intentó ordenar nuestro mundo y someternos a él. Ahora la razón no es suficiente y cuando todo nuestro ser más que nuestro sólo cerebro queda comprometido con nuestra vida, este solo hecho de sentido desborda los esquemas que se nos habían impuesto.

     Como seres humanos, somos seres racionales, políticos, sociales; somos el más alto grado en la naturaleza y ésta se ha gastado todo su esfuerzo para llegar hasta nosotros. Naturalmente somos también seres inacabados, imperfectos, que estamos en la vida para realizarnos plenamente, desde todos los puntos de vista. Esta realización se logra por la cultura, el progreso y el desarrollo social cuya piedra angular es el SOCIALISMO BOLIVARIANO del siglo XXI. El Ser Humano hoy mismo está dejando de ser puramente racional. Nuevos paradigmas más holísticos le están permitiendo ser de otra manera más amplia en la que él está integrando muchos de los aspectos que antes no se consideraban de su propia naturaleza. Surgen entonces otras formas de cognición y de inteligencia. Otras lógicas y racionalidades y consecuentemente se irán abriendo otras formas de desarrollo humano.

     Es indudable que el Ser Humano va creando otro mundo dentro de este mundo. Tratando de guardar las proporciones ante la inmensidad del cosmos, diríamos que la humanidad es como un grano en un inmenso arenal, que se va diferenciando de los demás a una velocidad mayor que la evolución de las otras cosas y afectando además lo que tiene a su alrededor. De esta creación de mundo, ya sea fáctico, simbólico o social, dan cuenta muchas personas, que demuestran que no existe una sola realidad. Si esa construcción de otras realidades avanza en una proporción mayor que la destrucción de la única realidad antes existente, entonces ¿acaso debemos poner el grito en el cielo y pensar que este mundo se está acabando?. Podríamos poner el acento en otro lugar y más bien preguntarnos: ¿acaso para construir otras realidades no es necesario modificar parte de la realidad originariamente existente?. Debemos tener acceso a la cultura universal; democratizar el conocimiento para que todos podamos pensar y actuar más o menos de la misma manera y así poder entendernos, comprendernos y convivir en paz y armonía. La EDUCACIÓN BOLIVARIANA SOCIALISTA DEL SIGLO XXI, la recuperación de valores y la cotidianidad son medios formidables para realizar este proceso de socialización. Como dijo Herman Hesse “El pájaro rompe el cascarón, el cascarón es su mundo. Quien quiera nacer debe romper su mundo." . ¡VIVA la REVOLUCIÓN BOLIVARIANA SOCIALISTA EN TODO NUESTRO AMADO PLANETA!. 

*FUERZA BOLIVARIANA DE LA EDUCACIÒN UNIVERSITARIA  IUTE 
 
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2134 veces.



*Yrne Gil Mata

Físico. Dr. en Educación. Miembro de la Milicia Bolivariana.

 yrnegil@gmail.com

Visite el perfil de Yrne Gil Mata para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Yrne Gil Mata

Yrne Gil Mata

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a81872.htmlCd0NV CAC = Y co = US