Abrebrecha

La lucha del hombre tras la búsqueda de la libertad se esta dando desde el principio de la evolución. El ser humano no resiste los grillos de la dominación de ninguna clase y se opone con todas sus fuerzas a ser sometido y esclavizado.
Esta búsqueda de la libertad perfecta la ha llevado el ser humano hasta las ultimas consecuencias en culturas ancestrales como la induista que plantea la liberación incluso de las "ataduras del cuerpo material", sometiéndose a severas disciplinas físicas y espirituales que según ellos les garantiza la liberación total de la experiencia en la materia y la libertad absoluta al convertirse en "liberado en vida" y UNO con su creador.
Esta idea no es tan ajena a occidente como podría pensarse. La religión judeo-cristiana plantea una meta semejante, cuando afirma que el hombre ha sido creado a "imagen y semejanza de Dios". un Dios que es amor y perfección, fuente original de todas las cosas a la que el ser humano debe "regresar" si sacrifica en el altar del "Dios Amor" todo rasgo de bestialidad y egoísmo.
Toda enseñanza positiva apunta a considerar al "egoísmo" como la fuente de todo mal y a la ignorancia como la causa que lo activa.
El "egoísmo" que fue un motor necesario para salvar los obstáculos del hombre en su evolución temprana y que le defendió con éxito de un mundo hostil y agresivo, debe ceder el" testigo" a la razón y desde una postura ética basada en la mas absoluta realidad, como lo es el hecho de la VIDA, o mejor en la "Reproducción y Conservación de La Vida" (propuesta de Enrique Dussel en su Ética Para La Liberación) decidir "concientemente y de manera responsable entre abandonar definitivamente el modelo EGOÍSTA DE PRODUCCIÓN CAPITALISTA o desaparecer del planeta la raza humana.

En Venezuela estamos empeñados en la construcción de ese nuevo modelo de sociedad sin excluidos, sin explotados, sin dominados, estamos apostando a la dignidad del hombre y la mujer nuevos, en una sociedad donde reinen la paz, el amor, la rectitud, la verdad y la no violencia, construida sobre las bases de las enseñanzas del cristo redentor e los pobres de la tierra, de las enseñanzas de nuestro libertador Simón Bolívar y desde las enseñanzas del socialismo de todos los tiempos, muy especialmente el de nuestras culturas ancestrales y el de la propuesta de Marx y Engels como método científico para la interpretación de la historia.

Del "MANIFIESTO COMUNISTA" extraemos: "Toda la historia de la sociedad humana, hasta la actualidad, es una historia de luchas de clases. Libres y esclavos, patricios y plebeyos, barones y siervos de la gleba, maestros y oficiales; en una palabra, opresores y oprimidos, frente a frente siempre, empeñados en una lucha ininterrumpida, velada unas veces, y otras franca y abierta, en una lucha que conduce en cada etapa a la transformación revolucionaria de todo el régimen social o al exterminio de ambas clases beligerantes. En los tiempos históricos nos encontramos a la sociedad dividida casi por doquier en una serie de estamentos, dentro de cada uno de los cuales reina, a su vez, una nueva jerarquía social de grados y posiciones. En la Roma antigua son los patricios, los équites, los plebeyos, los esclavos; en la Edad Media, los señores feudales, los vasallos, los maestros y los oficiales de los gremios, los siervos de la gleba, y dentro de cada una de esas clases todavía nos encontramos con nuevos matices y gradaciones. La moderna sociedad burguesa que se alza sobre las ruinas de la sociedad feudal no ha abolido los antagonismos de clase. Lo que ha hecho ha sido crear nuevas clases, nuevas condiciones de opresión, nuevas modalidades de lucha, que han venido a sustituir a las antiguas. Sin embargo, nuestra época, la época de la burguesía, se caracteriza por haber simplificado estos antagonismos de clase. Hoy, toda la sociedad tiende a separarse, cada vez más abiertamente, en dos grandes campos enemigos, en dos grandes clases antagónicas: la burguesía y el proletariado".

Engels nos dice en la Biografía de Marx: "….los sistemas económicos y productivos en que se han asentado las distintas formas de explotación a través de los tiempos, son los que han generado las ideologías de las distintas épocas históricas. Estas ideologías o estructuras de pensamiento social, como es lógico, defienden y sustentan el sistema de explotación existente en cada sociedad.

Por todo lo expuesto, hay que abandonar todo razonamiento de tipo ideológico y razonar desde puntos de vista económicos y materialistas, para no caer en las trampas ideológicas de los explotadores. Hay que desmontar esas trampas ideológicas, que constituyen sus armas. Las ideas sociales son subjetivas y varían en cada lugar y en cada momento histórico, los razonamientos materialistas son objetivos e invariables, permaneciendo inmutables a lo largo de los tiempos".


¡Solo El Pueblo Salva Al pueblo!

rafaelurdanet@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2700 veces.



Rafael Urdaneta


Visite el perfil de Rafael Urdaneta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: