El P.C.V., P.P.T, M.A.S, PODEMOS, CAUSA R y B.R en descomposición ideológica

 La ingenuidad política de la dirigencia  del P.C.V en 1.958 permitió que la derecha, en representación de la burguesía, se apoderara del proceso político posterior a la caída de la dictadura de Pérez Jiménez. Pero en 1.993  no sólo fue la ingenuidad política el motivo que empujó al P.C.V  a integrarse al Chiripero

Conformado por  CONVERGENCIA, MAS, PCV, S.I  y otros para respaldar a Rafael Caldera en las elecciones que le permitió  su segundo período presidencial. La militancia del PCV quedó otra vez frustrada por el apoyo que su partido le dio a un representante de la burguesía venezolana y cipayo del imperialismo. El PCV es corresponsable de las medidas neoliberales y antinacionales aplicadas por Rafael Caldera.

      La memoria de miles de revolucionarios torturados, asesinados y desaparecidos durante los gobiernos de AD y COPEI, y la vieja militancia que aún queda en ese partido, se ven hoy nuevamente traicionados por la nueva dirigencia pecevista de Trujillo al apoyar al oligarca copeyano Octaviano Mejía, quien siendo dirigente de COPEI fue partícipe de las políticas represivas, fascistas y pro-imperialistas del gobierno de Caldera. ¿Será que esa nueva generación del PCV no conoce la historia de ese partido en el desarrollo político de Venezuela, o se la han contado sesgando, desvirtuando y obviando sus errores?

      Hay mucha similitud entre la postura del PCV y Bandera Roja, MAS, Causa R, Podemos, frente a los partidos AD y COPEI, y frente a los coleados de la IV República en el actual proceso político que vive Venezuela y que están enchufados en importantes cargos del gobierno bolivariano. El partido Bandera Roja por su parte, después de ser infiltrado y controlado por la extrema derecha y por los cuerpos policiales y militares de la antigua DISIP y SIFA, hoy va de la mano con los partidos AD, COPEI, P.J., UNT y otros, después que en sus respectivos gobiernos punto fijistas, torturaron, asesinaron y desaparecieron a centenares de sus militantes. Bandera Roja (B.R.) critica al gobierno del Presidente Hugo Chávez supuestamente porque no radicaliza el proceso bolivariano, y porque en el seno del gobierno hay representantes de la IV República, pero, B.R. a su vez, hoy recibe dádivas de los partidos de la derecha y de la extrema derecha que antes eran sus perseguidores y verdugos, y quizás también de la CIA y de otros organismos del imperio norteamericano. Bandera Roja argumenta ante sus ingenuos seguidores que es una estrategia para ganar espacios.

      A los militantes del PCV les digo, que un gran número de venezolanos que introdujeron las ideas marxistas a Venezuela constituyeron el PCV, mientras que los demás crearon otras organizaciones, no siendo el Partido Comunista el único como algunos piensan. El los últimos diez años, ese micro partido   ha aprovechado el fenómeno de Chávez para figurar y aumentar en algo su presencia nacional con el subsidio político del proceso bolivariano ¿A que se refieren los pecevistas entonces, cuando dicen que defenderán los espacios “ganados”, al cuadrarse con Octaviano Mejía? ¿Ganados o cedidos por el fenómeno

del proceso bolivariano?  También les digo que los comunistas verdaderos no tienen “rabo de paja”, y que no están precisamente dentro del PCV. Solo una minoría  de la dirigencia y una parte de su base no contaminada mantienen una moral comunista, y finalmente les recuerdo que no es necesario estar en ese partido para ser comunista.  Además los que no hemos pactado  con la derecha sí tenemos moral para criticar las desviaciones del PCV. Sus intenciones “metálicas” son tan evidentes que, sin tapujos ni titubeos manifiestan  públicamente que ellos, en el proceso electoral que se avecina, tienen que “cuidar” sus “intereses”, supuestamente  en defensa de sus trabajadores. ¿Cuales trabajadores? ¿Será los intereses de sus dirigentes?; porque el PCV es uno de los partidos más antiguos del país y es el que menos sindicatos controla.

      Al igual que Bandera Roja, el PCV argumenta que una alianza con la derecha, representada por Octaviano Mejía, le permite ganar espacios a los sectores reaccionarios. Cuales espacios han ganado, si en Trujillo los grandes espacios los han mantenido los sectores más retrógrados y derechistas durante los dos períodos de gobierno de Gilmer Viloria y Octaviano Mejía. La otra verdad es que los dirigentes del PCV que han logrado cuotas de poder ejerciendo las prácticas vergonzosas  con el cobro de comisiones, contratos y desvíos de recursos, compiten así con esos sectores reaccionarios de Trujillo.

      Por otra parte, señores del PCV, la alianza que efectuó Lenin y los bolcheviques con los mencheviques y la naciente burguesía rusa fue una estrategia en la lucha contra el zar (monarquía rusa) y contra el eje conformado por Alemania, Austria, Turquía y Bulgaria en la primera guerra mundial. El poder no estaba en  manos de la tendencia revolucionaria, en cambio, hoy en Venezuela el poder político o gobierno  está en manos de una tendencia progresista o revolucionaria, y no hace falta hacer pactos con sectores oligárquicos o de derecha para ganar espacios y provocar cambios revolucionarios si se tiene la oportunidad de concretar acuerdos con  los sectores progresistas y revolucionarios. No se justifica pues, una alianza burocrática y cogollérica de un partido supuestamente comunista con sectores de la derecha oligarca, si no con sectores  progresistas y revolucionarios que están más próximos al Presidente Chávez. Porque de lo que se trata es de sumar voluntades y organizaciones que puedan profundizar la lucha política hacia el socialismo. Por el contrario, un pacto con la tendencia derechista de Gilmer Viloria y Octaviano Mejía lo que hará, en un supuesto negado de ganar las elecciones, es consolidar a las mafias oligárquicas, que obstaculizarían  el camino hacia el socialismo, porque a ellos no les conviene  la aplicación de medidas políticas, económicas y sociales que democraticen el poder político y la economía, pues sus intereses se verían afectados.

      Si el motivo para apoyar a Octaviano Mejía es formar parte de la estructura del poder político en Trujillo, ¿por qué entonces no respaldan a Hugo Cabezas que también les daría participación en la administración pública? ¿Será que hay algo de fondo en esta alianza del PCV y posiblemente el PPT  con Octaviano Mejía? Con este pacto se comprobará lo que hemos sospechado hasta ahora con sus prácticas cuarto republicanas: que el socialismo y los valores implícitos en él, como la honestidad, solidaridad y la igualdad ya no les interesa a esa nueva generación de “comunistas” blandos o Light, y que solo hacen política para lograr un ascenso social pequeño burgués, no importándoles la suerte de las mayorías populares desposeídas. Esta es la misma práctica política de AD, Copei, UNT, Proyecto Venezuela, Primero Justicia, Bandera Roja, el MAS, Podemos y otros.

      Pareciera que la lucha política  de la nueva dirigencia del PCV y PPT ya no es por el socialismo si no por apetencias personales, que en estos diez años les ha proporcionado  jugosos “espacios” producto de la renta petrolera. Eso es lo que también persiguen los que se quedaron en los partidos de la oposición. Pero los oportunistas que se encuentran en la acera del chavismo no saltan completamente la talanquera  para poder favorecer así sus “intereses”, haciendo uso  del CACHET o prestigio que les proporciona al autollamarse revolucionarios, aún cuando han hecho amenazas personales  a camaradas  para que no se haga del conocimiento público sus prácticas perversas cuarto republicanas en los organismos del Estado por donde han transitado.

      Es verdad que sentimos respeto por lo que fue en sus comienzos el Partido Comunista de Venezuela, pues compartimos sus postulados teóricos. Y en lo personal, más aún porque siendo un adolescente, en el año 1.967-1.968, pasé brevemente por su organización transitoria Unión Para Avanzar (UPA), que sirvió de puente para su legalización, pues el PCV acababa de abandonar la lucha armada y la guerra de guerrillas. Los revolucionarios no podemos quedarnos callados ante esta aberrante y desviada posición del nuevo PCV. La codicia “metálica” es  propia de los partidos de derecha, por lo tanto, al aparecer en el lado de la izquierda expresa una debilidad ideológica, que ha desintegrado a organizaciones enteras y ha degradado ideológicamente a otras como el MAS, Causa R, Podemos, Bandera Roja y otras. Es hora de rectificar.                        

aliriocgil@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3425 veces.



Alirio Gil

Miembro de la Corriente del Pensamiento Bolivariano y Socialista ?Fabricio Ojeda?, Trujillo.

 aliriocgil2009@gmail.com

Visite el perfil de Alirio Coromoto Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: