Qué tal si todos nos vamos a trabajar al campo

¡Cordial y revolucionario saludo, camaradas!


Sin ánimo de erigirme en una especie de sociólogo, basándome en estos análisis que a manera de reflexión nos hacemos muchos, he empezado a preguntarme qué hemos hecho o qué hacemos cotidianamente los que vivimos, o sobrevivimos en las ciudades.


Muchos piensan que es cuestión de estatus. Más si se trata de las grandes ciudades como Caracas, Valencia, Maracaibo. Por cierto –para reflexionar debemos experimentar y observar-, cuando decidí salir de Caracas -30 años atrás-, entre otras cosas huyéndole al tráfico, ya que pensé se haría catastrófico –como ahora- con los trabajos de excavación y construcción del Metro -asunto que no resultó traumático-, mis amigos me decían que porqué iba a Puerto La Cruz que era puro monte y culebra, como opinaban de todo lo que no es la gran “Capitar”.


El área metropolitana norte de Anzoátegui, conurbación Guanta-Puerto La Cruz-Lechería-Barcelona, ahora a mis amigos y otros muchos les parece buena porque hay desarrollo (¿?). O sea, centros comerciales, restaurantes y sobretodo, a lo que están más acostumbrados, mucho tráfico. Las fallas del tránsito son por falta de planificación. No hay vías alternas a las pocas avenidas principales; no existen estacionamientos en ninguna de las ciudades y las calles suplen ese servicio, etc., etc.


Bien. Me preguntaba, decía, tanta gente que se desplaza de manera permanente a pie y en vehículos, calles y avenidas y autopistas, ¿qué producen? Puro comercio, salvo algunas fábricas que producen generalmente ropa. Todo se circunscribe, principalmente, en la venta de artefactos, objetos, ropa. Oficinas de bienes inmuebles, carros, etc. Vendedores de cualquier cosa.


Una millonada que sube y baja edificios. Que va y viene, de norte a sur y de oeste a este, día y noche, congestionando la ciudad. Ruego me disculpen las excepciones, porque generalizo para abrir conciencias hacia el desarrollo integral.


Le agregamos los habitantes en condiciones no muy cónsonas con la vida en sociedades modernas, muchos en la marginalidad con las consecuencias que ello trae y que no vamos a comentar por lo harto conocidas.


Aparte de las exigidas por el exceso de consumismo, estamos todos esperando qué comprar para comer. Mientras que en el campo un grupo de compatriotas, explotados los más, se esfuerza por producir los alimentos que queremos consumir. Ganadería y siembra. Y sus condiciones de vida no son las más agradables.




Si nosotros nos incorporásemos a contribuir con la política de nuestro gobierno revolucionario, aportando y hasta pensando en mudarnos a las zonas rurales de la provincia cumpliríamos con la función de lograr un desarrollo sostenible. Menos dependencia. Menos desempleo, Menos congestionamiento en las ciudades que se están haciendo invivibles. Poblando país, aprovechando bondades de su naturaleza.


No. Claro. Todos en las ciudades y ni siquiera las disfrutan desde el punto de vista cultural. Sólo estar en colas, mandando mensajitos en celulares. Pendientes de llegar a ver televisión. Consumiendo licor y muchos gastando lo que le quitan a sus familias, a sus hijos.


Fíjense, se critica que las familias venezolanas más humildes, que acordonan las ciudades, tienen muchos hijos. Hijos que muchos no pueden educar bien por variadas circunstancias o factores. Y llegan a proponer que a las mujeres hay que ligarlas. Y, a manera sarcástica, a los hombres cortarles el que te conté. Porque continúa en marcha el concepto machista, aupado por las mujeres, que lleva a la irresponsabilidad, por cierto, compartida por la pareja.


Parte de este drama, estimo, se solucionaría poblando todo el territorio. Que paren bastante, que habrá trabajo para todos. Vida productiva con esperanzas. Promoviendo los núcleos con desarrollo cultural integral.


Me voy a permitir, camaradas, y perdonen el sentido reprensivo que puedan tener estas líneas, voy a anexar unas propuestas que elaboré por el año 1992 y que junto a otras, humildes y pensadas, que sólo deseo que sean evaluadas porque son ideas para la discusión, y nunca se las he pude hacer llegar al candidato y menos de Presidente, a Chávez.


Recuerden que el éxodo se debió al abandono del campo. Miserables condiciones que aceptaron los pocos que se quedaron. Además, explotados por los patronos, los transportistas, etc., y encareciendo los productos.

La propuesta habla someramente del Desarrollo Agrícola (complementario a los Fundos Zamoranos) y para las Ciudades de Frontera. Espero que las críticas sean equilibradas. Aunque, repito, son propuestas para la discusión.


CULTURA AGRÍCOLA


No basta con desarrollar el campo como actividad económica, es necesario establecer un programa para el desarrollo integral del campo venezolano, comenzando hasta por quitarle el carácter peyorativo a la palabra campesino, enalteciéndola por ella misma o, tal vez, sustituyéndolo por la de granjero.


*La propuesta consiste en crear parroquias agrícolas (empresas privadas populares, EPS) dirigidas por ingenieros y técnicos agrónomos y en su totalidad conformada por 10 familias (estimación base) seleccionadas, preferiblemente de las zonas marginales (inicio progresivo de desmarginalización)


*llevar al campo una ley de política habitacional (o crear una parecida) para que todos tengan buenas casas, pagándolas con su trabajo. Contarán, además, con minigranjas para cubrir el consumo diario, controladas por las mujeres y sus hijos. (Hoy día hablamos de hábitat armónicos)


Los jóvenes tendrán una educación orientada al campo (Ince Agrícola) conocimientos de cultivos, en mecánica, elaboración de piezas, construcción, obras de riego, etc.) con lo que se desempeñaran en las labores de producción y mantenimiento. Los que tengan coeficientes intelectuales muy elevados podrán acceder a las universidades en profesiones y que preferentemente prestarán sus servicios profesionales en sus áreas de origen.

(Es hoy día una política del gobierno Revolucionario. Recuerden, camaradas, que estas propuestas las elaboré en 1992.)


Como la vida de cualquiera de nosotros normalmente transcurre en trabajar toda la semana, y viernes en la noche y fin de semana compartir con unos amigos o parientes podemos desenvolvernos en cualquier lugar.

Para ello basta con que cada conjunto de un número determinado de parroquias agrícolas cuente con un club con todas las comodidades (tratar de copiar el esquema de clubes petroleros de campamentos) aire acondicionado. Bowling y bolas criollas. Atractivo y bien lejos de pasar trabajo


Se establecerá una coordinación de actividades estableciendo una relación en las áreas culturales, deportivas, etc. entre parroquias.


*Los miembros de las parroquias también conformarán empresas de construcción y mantenimiento para vialidad, obras de riego, drenajes, electrificación, etc., (con la adquisición de equipos: Patroles, tractores para vialidad, etc., tornos, por el FIDES o Foncrei, BIV, etc.

Contratarán con el Estado, a mejores precios que las contrataciones tradicionales de los ministerios e institutos y además de mantener en buen estado toda su infraestructura, los beneficios económicos que obtengan servirán para complementar las ganancias agrícolas y tener mayores recursos para cancelar viviendas y mejoras, y ahorrar.


*El estado garantizará la colocación de los productos en el mercado evitando explotación de cualquier tipo (silaje) (Hoy día es una política de la Revolución)

*Se establecerán planes vacacionales inter estatales entre parroquias, pudiendo utilizarse, en intercambios, las viviendas de cada parroquia en forma controlada, lo que abaratará costos de hospedaje y comida. Para ello, también, deberán contar con un plan de actividades turísticas.


Se deben lograr espacios para trabajar y convivir, comunidades, ciudades de campo, productivas y con tantas ventajas comparativas en lo económico, la cultura, el deporte, la distracción que nadie querrá volver a las ciudades congestionadas y neurasténicas.



POLITICA DE FRONTERAS

Se requiere de la planificación de ciudades fronterizas interconectadas y su progresiva construcción donde sea “obligatoria”, mínimo tres años, la asistencia de todos los recién graduados universitarios, Profesionales y Técnicos Superiores, de todas las carreras, con el asesoramiento de profesionales experimentados. Los jóvenes ubicarán a sus amigos y ahí se irán.


Esta participación deberá contar con una asistencia social-integral permanente para que la vida allí sea lo más agradable posible (clubes, diversiones, cultura, facilidades de traslados, viajes en Venezuela y fuera, ahorro, etc.)


Con la posibilidad de establecerse de forma permanente a aquellos que se sientan cómodos e incorporados a una vida productiva (autocolonizándonos)


CIUDADES DEL FUTURO

El estado venezolano, a través de sus diferentes oficinas de desarrollo, deberá planificar la ubicación de una ciudad del futuro, para el nuevo siglo, para cada estado, o por lo menos para cada región, lo que implica desde ya la selección de las tierras de propiedad nacional, municipal o privadas. Ya tuvimos un Puerto Ordaz, Ya hay una Brasilia. Conocemos lo bueno y lo malo de ellas. Como mínimo diseñemos las nuestras. (Recién le escuché al presidente Chávez esa misma idea)


No podemos conformarnos con verlas virtualmente y seguir a la zaga de los demás. Con los pies en la tierra pero con visión "juliovernista"


Camaradas, como siempre, sólo son algunas ideas para reflexionar, nadie tiene la razón. Deseamos contribuir un poquito a seguir construyendo la gran Patria.


Concluyo con mi variante a nuestro lema de batalla:

¡Patria, socialismo o muerte! y si planificamos, trabajamos con espíritu revolucionario, solidariamente, y con eficiencia y decencia ¡VENCEREMOS!


(*)Ing. Civil.
edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3612 veces.



Eduardo Palacios Sevillano(*)

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor