Muy bueno que fabriquemos autos iraníes, pero preferiría que fabricáramos autobuses

Sin necesidad de definir qué es el socialismo o cuál socialismo deseamos construir en Venezuela, creo que estaríamos de acuerdo en que cualquier socialismo privilegia lo social por encima de lo individual. Creo que allí hay un punto en que todos estaríamos de acuerdo. Así las cosas, siempre me ha llamado la atención del afán de algunos funcionarios por los vehículos. He llegado a pensar que la propaganda es omnipotente. Que no hay quien se salve de sus efectos.

Una cosa que no termino de entender es el programa Venezuela móvil. En lugar de estimular el uso del transporte colectivo, estimulamos que la gente compre carros. Otra cosa que no entiendo es el afán por fabricar un carro en nuestro país. Sea éste iraní o coreano, eso no es relevante. Lo que es relevante es la concepción política detrás de ese afán. La cual no es más que el individualismo. Miles de carros circulan por las calles y avenidas del país con un único pasajero, el conductor o conductora. Mientras miles de venezolanos y venezolanas invierten horas haciendo cola en paradas de transporte colectivo y luego pasan otras horas parados o sentados para llegar a su destino, porque las vías están saturadas de vehículos.

Los que más sufren esta situación son las personas que se trasladan de las ciudades dormitorio a las ciudades empleadoras. Por ejemplo, tres horas y más se tarda un trabajador desde Guarenas-Guatire hasta Caracas. El transporte colectivo es insuficiente y las vías están colapsadas. Simplemente no hay alternativa.

¿Cuál es la solución? Hay básicamente dos alternativas. Una, darles incentivos económicos o facilidades a los individuos para que compren un vehículo particular. Tal como pasa con el plan Venezuela Móvil. Esa no pareciera ser la vía del socialismo. La otra alternativa es potenciar el transporte colectivo. Esta a su vez se divide en dos alternativas adicionales. La primera de estas requiere que el transporte colectivo deje de estar en manos privadas y pase a ser realmente público, propiedad del Estado. El transporte colectivo no debería estar en manos privadas. Si somos realmente socialistas deberíamos ponerle fin a esa aberración. Urge la creación y puesta en funcionamiento se sistemas integrados municipales de transporte. Este sistema debería contar con modernas unidades de transporte con aire acondicionado y otras comodidades. Es muy importante que estos autobuses faciliten el acceso de personas con discapacidad. Organizar las rutas que permitan la conexión de pasajeros desde cualquier parte de la ciudad con las rutas interurbanas. Todas en manos del Estado, sea éste el ámbito municipal, estadal o nacional. La segunda alternativa es un transporte masivo como el metro o un tren. Después de diez años de gobierno bolivariano apenas está comenzando el trabajo de diseño en el terreno del transporte masivo para Guatire-Guarenas. Se estima que estará listo en cinco años. ¿Y mientras tanto? Se requiere la puesta en marcha de la primera alternativa. Eso es lo que tendría que hacer un gobierno socialista. Resumo, crear un sistema integrado de transporte colectivo, con autobuses cómodos, en manos del Estado.

Solucionar el problema de la movilización de los trabajadores requiere de una solución socialista. Esa solución privilegiaría el transporte colectivo. Requeriría que el Estado construya o incentive la construcción de autobuses cómodos y con acceso a personas con discapacidad en el país. Exigiría ponerle fin a la privatización del transporte colectivo.

julio_mosquera@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3004 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a58851.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO