Un llamado a la Dirección Nacional: que siga imponiéndose la voluntad de las bases revolucionarias

En una jornada sin precedentes en nuestra historia patria, las bases identificadas con el proyecto socialista se manifestaron, masivamente, a favor de sus respectivos y respectivas, candidatos y candidatas. Esta jornada, estuvo marcada por la camaradería y la confraternidad entre los diferentes precandidatos y precandidatas, quienes expusieron sus ideas a la militancia, y una vez hecho esto, se fue al cumplimiento de la regla clave de toda Democracia que se respete, a decidir en las urnas; valga decir, que la mayoría se imponga a la minoría, y ésta última respete la decisión de la mayoría. No obstante, la Dirección Nacional implementó un mecanismo de crisis, diríamos nosotros, que consiste en aquellos casos que no obtuvieron la mayoría más uno de los votos o que el primero le saque al segundo una diferencia de un 15% de votos, dejarlos para la decisión de la Dirección Nacional; para lo cual, se ha hablado en los medios de comunicación, que la Dirección Nacional considerará mecanismos como encuestas, la trayectoria de los candidatos o candidatas, su desenvolvimiento en la jornada de difusión, entre otros. Mecanismos que, como apreciamos, algunos de ellos no se compadecen con la orientación general del proceso definido, como profundamente democrático, participativo y respetuoso de la voluntad expresada por los electores.

El caso de las encuestas, no se compadece con el espíritu democrático reinante en el Psuv, este mecanismo empleado por el oposicionismo para elegir sus candidatos, despreciando a sus bases, ha sido cuestionado por los dirigentes del Partido Revolucionario, de allí que resulte contradictorio que ahora, estos dirigentes que cuestionan el uso de este mecanismo en la oposición, lo reivindiquen a lo interno del Psuv. Los otros mecanismo propuestos se caen por su propio peso, debido a que, al inscribirse el candidato o candidata, la Dirección Nacional procedía a evaluar las credenciales de los mismos a fin de decidir la posibilidad o no, de que éste o ésta pudiera participar en la jornada partidaria, valga decir, que al participar ya el candidato o candidata reunía las condiciones éticas para ser partícipe de esta jornada. De allí, que a la Dirección Nacional sólo le quede evaluar la participación del candidato o candidata en la jornada de difusión, o mejor dicho su comportamiento en dicho proceso; pero al hacerlo, sustituye al pueblo revolucionario y le quita su potestad decisiva de las decisiones revolucionarias que el partido ha de tomar, en otras palabras, se convertiría en un cogollo, forma de actuación política ante la cual emergió este proyecto revolucionario y socialista.

Por lo ejemplar de la jornada, nos permitimos proponer a la Dirección Nacional darle un trato igualitario a aquellos precandidatos y precandidatas, que lograron mayoría de votos, pese a no sacar el 51% de los votos o una diferencia del 15% al segundo contendor o contendora, al no haber crisis en el Partido Revolucionario, no tiene sentido aplicar mecanismos de definición extraordinarios, fuera de la manifestación expresa de la voluntad de las bases revolucionarias; todo lo contrario, pensamos que si aplican estos mecanismos lo que se lograría es empañar esta jornada histórica que ha realizado el pueblo revolucionario y socialista. Pensamos que, tan loable fue la batalla librada por el compatriota Leonardo Ali Salcedo Ramírez, en el Estado Táchira, al lograr superar por 7737 votos a Vielma Mora, y a Arias Cardénas, ambos dirigentes de trayectoria nacional y posicionados mediaticamente, como la lograda por Aristóbulo Izturiz.

Igualmente, la batalla librada por Julio César Marcano en el Municipio Tomás Lander, Ocumare del Tuy, Edo. Miranda, quien enfrentándose a la maquinaria gubernamental en manos del Alcalde y precandidato, José Gregorio Arvelo, le logró sacar una mínima ventaja de 725 votos. Teniendo que luchar, primero para que le aceptaran los testigos de mesa, para lo cual tuvieron que denunciar la presencia en éstas de personajes que firmaron contra el Comandante Presidente Chávez, obviamente no a su favor; posteriormente, la maquinaria gubernamental que se hizo presente en cada uno de los actos de difusión pitando la participación de Marcano, curiosamente, desaparecía ésta a la 5 pm de la tarde de los actos, valga decir, una vez cumplido la jornada laboral, peor aún el caso, de los compatriotas que reciben ayuda del gobierno local, a quienes se les llamó a su casa y se le instó a votar so pretexto que de no hacerlo se le quitaría la ayuda que tanta falta le hace, contra esto votó el pueblo de Ocumare del Tuy, dígannos compatriotas de la Dirección Nacional si esta voluntad expresada en la precandidatura de Julio César Marcano y mayoritaria en las bases del Psuv no merece todo el respeto de ustedes. Por esto es que nos atrevemos a instarlos a respetar esta voluntad manifiesta del pueblo de Tomás Lander de cambiar para mejor, de relanzar su esperanza en un futuro mejor, un futuro socialista. Reivindicar la esperanza, es el llamado que hacemos a la Dirección Nacional, y hacerlo es respetar la voluntad expresada por el pueblo revolucionario.


henryesc@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1784 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /ideologia/a58186.htmlCd0NV CAC = Y co = US