En el filo de la navaja

Hacer la revolución o traicionarla, actuar o no como revolucionarios este es el dilema del líder y del pueblo del trece. Hay dos caminos, fortalecer el proceso junto a las bases revolucionarias o conciliar con la oligarquía imperial. Esta revolución tímidamente apenas comienza, hay que instaurar las bases del socialismo auténtico. Lo contrario sería hundirse en el fango de la historia. Con un MEA culpa. Si no se hace revolución, este ensayo habrá concluido. Quizá demoremos otros cien años en crearse nuevas condiciones, para un nuevo intento de cambio revolucionario, recordando las palabras de Neruda en su magistral Canto a Bolívar que dice, "Bolívar despierta cada cien años cuando despierta el pueblo".

Luego de los resultados sorpresivos del dos de diciembre, se ha intensificado las luchas entre las diversas corrientes en pugna dentro del chavismo de base y en el gobierno: la de la social democracia, la reformista, la de los revolucionarios auténticos, y la del chavismo sin Chávez, La derecha chavista gobernante, es la que sostenido la sartén por el mango desde posiciones de gobierno y es la responsable de este y otros descalabros a nueve años del proceso, nos encontremos ahora en el filo de la navaja, por haber esta derecha saboteado y frenado lentamente el proceso revolucionario del trece de abril. Transformándolo en una caricatura revolucionaria a su conveniencia. Si no fuera por el señor presidente Chávez que está en Miraflores, este proceso no existiría en estos momentos. Como dice mi amigo y pana Joselín. -Menos mal que tenemos un revolucionario infiltrado en Miraflores- La derecha chavista, en complicidad con la clase oligarca reformista, incluido el clero oscurantista y los medios privados aún en manos de los enemigos del proceso. Son responsables de que, conforme pasa el tiempo, este proceso se distancie más y más del pueblo bolivariano del trece. Más claro el agua.

La derecha conciliadora gubernamental, es la causante del retroceso y estancamiento que tienen todas las misiones y muchos programas bandera del gobierno, como Barrio Adentro, Mercal, Juntas Comunales etc. Responsable de mantener a conciencia e insuflar el descontento en la población: en barrios, parroquias, y ciudades por no solucionar aún, el retiro de la basura de las calles, de que existan millones de huecos en aceras y carreteras, a pesar de tener nosotros asfalto para exportar y regalar. El señor presidente llamó la atención tantas veces sobre esto a cierto alcalde, que quedó cansado. La derecha chavista y oportunista es la responsable de mentir al señor presidente y disfrazar las realidades sociales, que aún persisten en el pueblo y que se han solucionado parcialmente. Esa derecha, conciliadora y reformista pero nada revolucionaria que está ahora en el gobierno, deberá ir mañana al paredón de la historia, por haber traicionando al pueblo del trece y al señor presidente.

El denominado Chavismo sin Chávez, ala derecha del chavismo gobernante. Busca la reconciliación con los sectores de la clase oligarca golpista, los reformistas y timoratos, que no quiere saber nada con el pueblo del trece. El pueblo revolucionario está en contra de esta llamada reconciliación. Que no es sino una entrega de las banderas del proceso a los enemigos del pueblo bolivariano. Ahora, acorde con esta reconciliación, y con la frase aplicada a conveniencia por "ellos" de que: "En Venezuela cabemos todos" y "Venezuela es una sola". Un grupo de nuevas personas implicadas en el golpe del trece de abril, y otras cosillas, se les ha otorgado la amnistía, entre ellos está el ungido Nixon Moreno. Hasta donde, es capaz de conciliar esta derecha y vender los ideales del pueblo, a la vez que traicionan al señor presidente. Quieren además disfrazar el socialismo, hacer desaparecer el verdadero significado de estas palabras tanto del gobierno como del nuevo PSUV. Para "ellos" socialismo y revolución son ca-ca. Como se refirió el señor presidente del triunfo del NO en diciembre pasado.

La derecha chavista es la responsable de que el pueblo este ahora, perdiendo la fe en el proceso. Su suavecita manera de gobernar da al proceso n golpe de timón y persigue un objetivo. Frenar el proceso y salir de Chávez en el momento oportuno. La derecha en el gobierno es responsable de hacer fracasar las elecciones del dos de diciembre. Lo fueron también en el pasado, por lo sucedido en las elecciones para sacar de la Asamblea Nacional a los diputados que saltaron la talanquera. ¿Qué pasó con esos votos? A este sector de derecha que está en el gobierno. NO le interesa el socialismo, menos que se profundice el proceso, aún menos que el Señor presidente pueda ser reelecto por el pueblo. Ellos tienen otros intereses. Se han transformado -Voz populi- en una nueva clase política oligarca, que actúa enmascarada.

Esta derecha señor presidente, se cuadra con la reconciliación, el reformismo, la ley del perdón, Globoterror, El Nazional, La Exón y otros malandrines. Están de acuerdo con su mea culpa. En verdad SI la tiene una culpa y es por tener al ala derecha del chavismo en su equipo de gobierno. Ellos son, los que le dicen al oído que "NO está preparado el pueblo para el socialismo", que "va demasiado rápido", que "debe frenar el proceso", que "por eso fue la derrota del 2 de diciembre". Cuando es por todo lo contrario. El pueblo del trece, está cansado de promesas, cansado de esa lentitud para promulgar leyes y cambios estructurales revolucionarios favorables a su clase. Quiere ver resultados tangibles y permanentes. Esta derrota es por ir usted señor presidente y su equipo demasiado lento en la toma de decisiones para apuntalar este proceso y pasar a la etapa revolucionaria. Las masas ya están desilusionadas con el ritmo lento del cambio. Existen elementos de cansancio de desilusión en las masas que son la base del movimiento bolivariano. Se comienzan a cansar de una situación en la que se habla continuamente de socialismo de revolución pero que no ha originado un cambio fundamental en sus condiciones de vida. La masa ha sido paciente, pero su paciencia se agota, por tanto esperar justicia y revolución auténtica. El viejo aparato del estado heredado de la Cuarta República sigue existiendo. Es imposible llevar a cabo una revolución sin liquidar el viejo aparato, que permanece como una fuente de corrupción y burocracia.

Me temo, que el tiempo de la revolución ha pasado, se perdió el trece de abril, se perdió cuando el pueblo y los militares leales vencen el paro petrolero golpista, se perdió cuando el pueblo vence la huelga golpista convocada por la CTV y cuando usted perdonó a los conspiradores y pidió perdón. ¿Usted sabrá señor presidente por qué pidió perdón, con la cruz azul en sus manos? ¿Arrepentido acaso por algo? Eso suena señor presidente, con todo respeto, como si el Che le hubiese pedido perdón a su ejecutor, antes de ser asesinado por hacer la revolución contra el imperio a favor de los explotados. La derecha reformista en su gobierno es cómplice. Junto a la clase oligarca de hacer fracasar los cambios estructurales y leyes que NO les conviene a sus intereses de clase, pero que SI favorecen al pueblo del trece. Y los cuales debieron ser hechos desde hace mucho, mucho tiempo. Recuerde señor presidente, a Eclesiastés 17-3 tantas veces por usted nombrado.

Una revolución NO necesita de permiso para transformar en hechos el clamor del pueblo.

La baja votación de los inscritos en el PSUV. "Sin ideología NO hay revolución Puede ser por la pereza ir a votar, otros no se sintieron estimulados por el accionar de una cúpula de gobierno aburguesada y sorda. Al clamor y apoyo estricto dado por el pueblo. Muchos NO sienten aún, el accionar profundo y decidido de la revolución en su diario vivir Los más, por estar infiltrados en el PSUV. Cuesta trabajo entender la causa por la que el pueblo trabajador vota por el NO a cambios que le favorecen como las seis horas laborales, la seguridad social, el darle carácter constitucional a los Consejos Comunales. Lo más grave, NO a la reelección de su líder carismático y presidente. En esto se juega la continuidad de este proceso, al NO modificarse el artículo 230. La táctica y la estrategia de este proceso "la maneja el señor presidente". En el nuevo partido se inscribió quien le intereso, NO importó su pasado ni presente, que fueran fascistas, para militares o burgueses, claro está, ya reinaba el espíritu de la reconciliación.

Con estos elementos en un partido, no se puede conformar una vanguardia para hacer revolución. El partido ahora naciente, está penetrado hasta los huesos, así lo planearon sus enemigos de clase y del proceso. Habría que rehacerlo, y depurarlo. Pero, ¿habrá tiempo para eso? antes de las elecciones de alcaldes y gobernadores, Creo que NO.

Sin ideología NO puede existir un partido revolucionario.

En estos momentos decisivos para el proceso bolivariano. De no profundizar y avanzar con rapidez inusual y decisión firme en el camino revolucionario, perderemos el proceso y todo lo que se ha logrado. Bastante SI, pero NO lo suficiente, así lo expresó el pueblo el dos de diciembre. Los obreros luchan tomando fábricas estableciendo el poder obrero, los campesinos toman haciendas y les asesinan ciento sesenta y ocho de sus líderes, ocupan las grandes haciendas, propiedadde los latifundistas, y tratan a costa de sus vidas de realizar la revolución agraria desde abajo. ¡La Tierra Es Para El Que La Trabaja! (Emiliano Zapata) Las masas ven en Chávez por ahora, el líder que interpreta sus sueños. Escuchemos al pueblo nuevamente y demos respuestas revolucionarias y duraderas a sus clamores. Recortemos los salarios que aún tienen altos "funcionarios revolucionarios" ya lo ordeno el señor presidente, y parece que no ha sido escuchado. Creemos las condiciones para que nazca el socialismo, no por decreto sino con hechos. Decía el apóstol José Martí "La mejor forma de decir, es haciendo"

Proceso que no avanza muere.

En todo esto este proceso de deterioro popular, esta la derecha chavista enmascarada y reformista, que aplaude, concilia y perdona a la derecha conspiradora y oligarca. La oligarquía pitiyanqui del 11 de abril, la misma que traicionó a Bolívar obligándolo a morir acaso ¿envenenado? en Santa Marta Colombia. Perdonar, sin tener motivos para ello, es traicionar al pueblo. Al pueblo, que el trece salvó este proceso y su líder de una muerte segura en manos de los ahora desde el gobierno perdonan los conciliadores. Debemos apegarnos a la ideología, NO podemos continuar expresando como válida, la frase mal comprendida y peor llevada a la praxis de "inventamos o erramos". El revolucionario auténtico es inteligente para no equivocarse. Ya que se juega la vida de el y la de sus compañeros. La praxis sin ideología, NO hace revoluciones. Con todo respeto señor presidente, usted se equivoca cuando dijo: "El pueblo no está preparado para el Socialismo, fuimos muy lejos"

La masa del pueblo sin una vanguardia realmente revolucionaria con la que se sienta identificada, NO marcha a su lado, la prueba la tenemos este dos de diciembre en la pérdida de estas elecciones. Debilidades, entre otras: No existe una vanguardia ni un partido revolucionario socialista marxista con estrategia y táctica firme, con teoría y praxis, con un programa de gobierno definido compenetrado con las masas y que sea capaz de dirigir al pueblo. El Movimiento Bolivariano lo hizo espontáneamente el trece de abril. La masa fue leal a su líder que la despertó del letargo. El proceso de cambio y de justicia social es abrazado por el pueblo, pero carece este proceso aún de una ideología clara y definida, y de metas claras establecidas de un objetivo, todo aún se ve confuso. Esto, nos hace débiles frente al enemigo de clase. La oligarquía y el imperio.

La fuerza real de este proceso la constituye la masa de marginados, trabajadores y campesinos, y alguno que otro soñador de la clase media.

Señor presidente, SI quiere ganar la próxima vez, debe desprenderse de los aduladores de oficio, que dicen a todo OKEY, de aquellos burócratas que ganan sueldos que insultan al pueblo obrero. Recuerde que ahora el pueblo ve y oye, usted lo enseño y el pueblo aprendió. Los errores cometidos por la "dirigencia del gobierno", se cosechan en votos. Los aduladores enmascarados, aceptan sus líneas políticas, pero NO las llevan a feliz término. Hacen todo lo contrario.

Ocurre que: Estos miserables de derecha aparentan estar a su lado por los beneficios y comodidades de que disfrutan, pero NO lo están de corazón. Hacen el trabajo del comejen. El pueblo está cansado de ver tanta misericordia para con sus enemigos de clase. Mientras espera soluciones a sus problemas de todos los días, en espera de leyes verdaderamente revolucionarias aún pendientes. Por esta razón señor presidente, es que usted, se vio obligado a promulgar las Leyes Habilitantes. Para gobernar y cumplirle al pueblo los mínimos cambios ofrecidos. Su éxito señor presidente, es hacer todo lo contrario de estos consejos mal intencionados que le dan los miserables, debe acelerar la "revolución socialista". A máxima velocidad.

Y otra cosa señor presidente. NO haga enroques cuando cambie de ministros, eso NO resulta, por algo lo cambió. Recuerde el refrán popular que dice "chivo que se devuelve se desnuca".

La reforma continua siendo una necesidad, para la continuidad del líder del proceso. A menos que debido a la lentitud en los cambios revolucionarios, el pueblo del trece piense ahora que el líder NO es ya indispensable. Que salga otro líder de su seno. La reforma a la Constitución del señor presidente La Asamblea Nacional la modifica, y por lo extensa contribuyó a confundir al pueblo. Sin duda de ganar el SI, hubiese sido un ran avance en el camino al socialismo. Subestimado el papel del pueblo por los llamados dirigentes. El pueblo obligado a digerir sesenta y nueve reformas de leyes. Con un entorno hostil de carestía de alimentos, de autorizar el gobierno a la oligarquía que manufactura y comercia alimentos básicos por gaceta y antes de las elecciones el alza de pastas, pan, aceite, harina, leche huevos, arroz, caraotas y otros productos básicos de la dieta popular. Es esto conciliar o traicionar al pueblo. Añadimos a esto, la dificultad para comprarlos, y cuando se encuentran hay que hacer largas colas (caso de la leche). Añadimos a este panorama Caracas llena de basura, las vías de huecos, la inseguridad ciudadana, las calles intransitables ocupadas por buhoneros. Contribuyó todo esto, a que la reforma se alejara de la realidad que vive el pueblo. Esto, contribuyó en mucho al triunfo del NO.

El gobierno NO fue capaz de prevenir y contrarrestar esta conspiración a tiempo. El aumento de precios de alimentos básicos, la desaparición de la leche, los miles de huecos en aceres y avenidas, la basura, la inseguridad, la buhonería crónica. Esta era la verdadera conspiración, unida a la del miedo, y el amarillismo sembrado por los medios. Todos tenemos la culpa por permitir que este cuadro de realidades este presente, y por supuesto que NO es revolucionario. Con todo respeto, al señor presidente, se lo comió la candelita de la oligarquía imperial. ¿Razones interesadas, de la derecha reformista y conciliadora, tal vez?

Los dirigentes, NO están identificados con las masas, por razones diversas. Y ahora el portaviones Chávez NO funciona como antes. Todo tiene su tiempo y su momento bajo el cielo. Chávez, debió hacer esta reforma y otras cosas para afianzar políticamente el proceso el propio trece de abril, después de que el pueblo y los militares leales derrotaran el golpe de la oligarquía imperial.

Con todo respeto señor presidente pero ante la realidad de la derrota, se requiere profundizar el proceso no frenarlo.

Dicen ahora los reformistas de derecha desde sus burocráticas oficinas de gobierno, y aislados del pueblo del trece, que debemos conciliar con fascistas, y pitiyanquis golpistas. El chavismo descontento voto NO, pero ¿quien tiene la culpa de esto? La falta de cuadros revolucionarios de vanguardia, la falta de dirigencia real formada por las bases del pueblo que dirija y aleccione a la masa. La falta de dirigencia que Predique con la palabra y con su ejemplo como lo hacen (están vivos en el pueblo): los apóstoles Cristo, Bolívar, Martí, el Che, Fidel, Salvador Allende y los auténticos revolucionarios.

Los votos de la oligarquía jamás fueron ni serán de los revolucionarios, esto debe quedar bien claro. No hay lucha de clases dicen, los que piden la econciliación con la derecha oligarca. Esto es una mentira, en toda revolución existe lucha de clases. Debemos ceder, dicen los blandos de la derecha chavista, debemos profundizar y hacer más revolución dicen los duros socialistas, y los revolucionarios leales al pueblo del trece, piensan que debemos promulgar más leyes socialistas en beneficio del pueblo y de la clase obrera. Debemos rectificar SI, pero en la dirección del pueblo del trece, recuerde señor presidente nobleza obliga, NO en la dirección y deseos de la clase oligárquica imperialista enemiga del pueblo que salió a buscar y rescatar a su querido líder a costa de sus vidas. Debemos pensar y analizar señor presidente, que ha pasado desde entonces mucha agua debajo de los puentes. . Por Ahora, el pueblo, NO respaldó a su presidente el dos de diciembre, colocando el proceso y la revolución en el filo de la navaja o como se dice en criollo en pico de zamuro

• Ahora me convencí terminantemente, de que los términos medios NO pueden significar otra cosa que la antesala de la traición. Che Guevara.

requenave1@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2579 veces.



José Juan Requena

Soñador, escritor y poeta.

 requenave1@gmail.com      @Ripidio

Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social