Del Chavismo al Socialismo



DEL CHAVISMO AL SOCIALISMO

Este articulo no pretende coquetear con lo que se lee entrelineas, lo que negamos expresamente en las líneas. En el 2006 el artículo fue chavismo o socialismo, por las grandes diferencias entre uno y otro con el proceso revolucionario en ese entonces.

Después del 2D, la sacudida a todos, el baño de sencillez y humildad, para lavarnos la prepotencia, las 3R, empezaron a surtir efecto, contragolpeando la desestabilización, así este proceso chavista, bolivariano ya tiene rasgo distintivo, va rumbo al socialismo, todavía hacen falta modificaciones en los funcionarios que acompañan a Chávez, ya que las buenas intenciones políticas no bastan para cambiar las cosas, hay que cambiar las estructuras mismas del estado y de la sociedad. Ahora ya sabemos que las transformaciones no pueden llegar a buen término dejando el aparato y el personal de gobierno intacto. Sabido es, que unos cambios políticos chocan con la reacción del personal, poniéndolos inoperantes. Lenin decía “de no cambiar al personal dirigencial, estos se transformarán en especialistas burgueses, en la función publica”.

La desesperación intelectual, ideológica política continua, pero ya el PSUV atraviesa el proceso, en un intento todavía teórico que plantea, como, sin alterar las normas y valores sostener la revolución, especialmente para la elecciones de gobernadores y alcaldes por estar prácticamente con el tiempo encima, y como esto no esta éticamente entendido, principalmente por una cuestión de principios, de lealtad, también de disciplina, surgen las divisiones internas; son normales dicen unos, es un proceso democrático, están perjudicando a las bases, manifiestan otros, lo cierto es que en estas divisiones mucho tienen que ver los funcionarios del gobierno, por las ideologías diferentes que elaboran y transmiten.

Mas definido el chavismo bolivariano, con sus debilidades, fortalezas, beneficios y ventajas para el pueblo, en esta etapa de reflexión, traducida en la actividad practica política e ideológica, entre gobiernos y sindicatos o entre pueblo e intelectuales ¿Por qué? porque los problemas son venezolanos y las soluciones benefician a todos, por lo tanto la alianza pueblo, intelectuales, sindicatos, campesinos y obreros, con el gobierno, es prioritaria, la unión para la revolución bolivariana es importante como paso adelantado de la revolución chavista hacia el socialismo del siglo XXI.

Hay un permanente problema político, sindical, social, y rural, cada uno requiere autoridad y estatuto, las nacionalizaciones son bien recibidas por la revolución y su ética socialista, habrá de esperar las reacciones sindicales de los obreros y del pueblo en conjunto, no de dos clases separadas, la unificación es una prioridad revolucionaria.

Los sindicatos con su definición y criterios sindicalistas, políticos, sujetos a intereses, cruza verticalmente los estratos obreros y profesionales, para exigir términos en los contratos colectivos, forman parte activa de la diferenciación del salario en la clase obrera, sin solidaridad objetiva, agrupados en torno a organizaciones de clase, sosteniendo una política burguesa que divide al propio obrero, considerando los mejor pagado y los menos pagados, sin proyecciones ideológicas revolucionarias, sosteniendo siempre los bonos económicos, en base a la capacidad productiva de la empresa, competiciones colectivas elaboradas para el sistema capitalista, no para la unificación del pueblo, siempre cerca del salario, muy poco de la capacitación, casi nada del conocimiento socialista, lo que equivale a sostener el individualismo y la aristocracia obrera, el sostenimiento de los mismos dirigentes sindicales, quienes se niegan a perder reconocimiento, negándose a rejuvenecer los cuadros sindicales, es una vieja practica que tiene que desaparecer, solicitando la equidad y la unión, por el fortalecimiento revolucionario, sin olvidar los verdaderos principios sindicales que son socialistas por naturaleza y por principios humanos.

Pero hay que reconocer que sin los sindicatos, el salario seria una simple necesidad económica, basada en el costo de la canasta familiar y servicios. Alimentos incrementados en un 34% a partir de la conversión monetaria. El salario no es una forma jurídica, tampoco es sien por sien política, tiene más que ver con formas de producción y empleo para el valor real adquisitivo. De lo contrario de la jerarquía de los salarios a clase asalariada hay un solo paso, la reestructuración salarial, mejoras en salud, educación, son logros históricos del sindicalismo, ahora hay que mejorarlos con la integración sindical, ciudad, zona rural, transporte, construcción, sindicalismo publico, sino empezamos ya, de que revolución hablamos, los logros colectivos en cada una de las empresas, tienen que ser integrales para la comunidad, del área de incidencia de la empresa, mas allá de ser posible, con metas anuales, eso es mejorar el sindicalismo revolucionario, hasta lograr el traspaso del poder al pueblo, cuando eso ocurra ya no será necesario los sindicatos, en su lugar, la conciencia del pueblo sostendrá el socialismo.

Las oligarquías distinción claramente perceptibles, no solo por su nivel económico, sino por sus actividades contrarrevolucionarias, de a poco, con el control del dólar, tendrá que integrarse al conglomerado revolucionario; pero falta mucho para lograrlo, por la interdependencia comercial del sistema, sin embargo en este campo se ha desnudado a la clase política oposicionista, presentándolos como lo que son, oportunistas de la extrema derecha, y de la izquierda supuestamente chavista, desesperados por cargos políticos y por intereses económicos, con monopolios extranjeros, sujetos a la nacionalización, en un país que va rumbo al socialismo, pero con el freno de no haber aprobado alternativas mas eficaces con la reforma constitucional, lo que hubiera permitido un mejor control de los monopolios oligarcas. No se pudo detenerlos, solo sofocarlos, por lo tanto hay que aceptar una flexibilidad con el capitalismo.

Hay una concentración de poder y hábitos populares que crean resistencia para la mejoras sociales de la clase pobre, con un modelo todavía injusto por la dependencia económica con el gobierno, lo que la hace frágil y manipulable con la diferentes estructuras publicas del estado, alcaldías, gobernaciones, ministerios, y esto también es perjudicial para el gobierno central, donde el pueblo tiene la sartén caliente por el mango, en épocas electorales.

Usted Sr. Presidente, nos vendió la idea de un sistema mejor, revolucionario, y esto solo se obtiene con un cambio de modelo social y político que nos permita construir nuestro socialismo, pero que todavía no existe como fenómeno humano en la practica, entonces hay que aceptar lo que ocurre, una revolución fantástica que no esta sucediendo, en los dirigentes de la revolución, con sus practicas egoístas e individualistas, con una cara delante del jefe y otra cuando están con la persona a la que deben ayudar, les aflora la petulancia y la prepotencia, por la falta de costumbre humanista y revolucionaria.

La integración, la desintegración, realidad que no se puede ocultar, y este es otra forma de reorganización social, para superar rasgos culturales impuestos, siendo este uno de los principales problemas revolucionarios en el estado actual de la política, por la falta de unión, entre los mismos revolucionarios, y por sectores sometidos a la necesidad de vivir una economía capitalista sin querer pertenecer a ella. Las cooperativas, las misiones, los sobrevivientes de estas, las nuevas misiones, no justifican decir que existe planificación con ética socialista.

Las necesidades particulares de la agricultura venezolana, de la agroindustria son verdades históricas drásticamente acentuadas por los problemas de los cambios climáticos, y los mono cultivos de las trasnacionales alimentarías, promoviendo el combustible alternativo, esto exige una rectificación entre la problemática del capitalismo existente y su lucha contra el, planteado por Hugo Chávez y su teoría socialista con un sistema de igualdad en valores socialmente determinados en la nacionalización de las industrias cementeras y de SIDOR, vivos ejemplos de la determinación política para construir el nuevo socialismo.

En este periodo de expansión izquierdista, se incorpora Paraguay al grupo revolucionario, considerando los aspectos centrales de un proceso antiimperialista, Venezuela esta demostrando una firme integración externa con países de mejor capacidad y tecnología agrícola, como China, Brasil, Argentina, Irán, Nicaragua, en proyectos agroindustriales, para fabricar en el país los elementos necesarios para la agricultura mecanizada, en momentos donde la alimentación escasea y sube de precio por el alza de los derivados del petróleo, gasolina situada a mas de 4 dólares por galón y por la manipulación de los países desarrollados, que buscan la fusión energética alimenticia-militar con las trasnacionales y los países europeos aglutinados en la OTAN.

rcpuma061@yahoo.com





Esta nota ha sido leída aproximadamente 3468 veces.



Rául Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: