La Traición de Abril

Sabemos que la infamia es un acto posible de desmontar; cuando alguien pretende simular una situación real por una imaginaria, los gestos que se entallan en el rostro se evidencian de manera instintiva; la historia puede quedar acuñada en tres circunstancias: escritas, reproducidas y memoriales; de esta triada, se puede observar las reproducidas como las más axiomáticas dentro de la tecnología moderna (sin adolecer las otras). Los Golpes de Estados contra los gobiernos democráticos y legítimamente elegidos son condenados, y nadie debe aplegarse a sus autores y menos reconocerlos como nuevas autoridades, por lo contrario se debe salir a la calle junto al Pueblo para defender los derechos constituidos, como bien lo demostró el Pueblo Heroico el 11, 12 y 13 de Abril de 2002, quien rescató y restableció el hilo constitucional, y trajo devuelta al Presidente Hugo Chávez.

Para alguien que declare que existe un clima de normalidad mientras se está gestando un Golpe de Estado, manifestando a su vez situaciones simuladas, eso seria una irresponsabilidad y una ¡TRAICION!. Muchas cosas interesentes ocurrieron esos días de Abril, cuando en Venezuela, un grupo de oligarcas aunados con ciertos seudorevolucionarios lograron imbuirse dentro del proceso socialista y revolucionario, produciendo la felonía contra pueblo, muchos artistas de la política se cubrieron con la sabana de la apostasía, como quienes fuesen Pedro cuando negó a Jesús tres veces antes el cantar del gallo; unos salieron al Zulia y otros Estados, algunos se cobijaron en las costosas haciendas que “obtuvieron” de la revolución, muchos se escudriñaron en casas de los mismo golpistas para buscar “protección” para volver hacer negocio, mientras otros dos personajes daban declaraciones de situaciones inverosímiles, diciendo que en nuestro Estado todo marchaba “normal”, que el “orden ya estaba restablecido”, que las comunicaciones con las “nuevas autoridades constituidas” estaban restauradas.

Pues no se negocia con traidores, había un Golpe de Estado “señor” y “señora”, hubo personas que aceptaron a Carmona y Compañía, el Pueblo estaba en la calle reclamando su Constitución, al Presidente y sus derechos adquiridos; es por ello “señor y “señora” que el Pueblo hará justicia mediante su propia jurisprudencia electoral este año, y no habrá ninguna dinastía de poder, porque el Pueblo tiene memoria, posee dignidad, asume con sacrifico los retos políticos y desenmascara a los traidores que se enquistan dentro de la revolución. Queridos lectores analíticos, no se necesita ser sacerdotisa de Apolo, para vislumbrar las próximas elecciones regionales, porque el pueblo esta allí, para colocar entre columnas a los vilipendiosos y traidores que aun anda suelto con los bigotes verdes, los cabellos blancos y con pretensiones de ser hasta heroínas como Josefa Camejo, y por dentro son demonios y demonias cuando se miran en algún videos de abril donde la traición fue evidente.

Así que mis queridos lectores analíticos, estas líneas están terminadas, mientras el Pueblo va haciéndose gobierno, con la esperanza de Falcón, porque Pa’lante es la lucha y Pa’lla es la guía.

*Estudiante de Estudios Jurídicos de la UBV

carlosg2021@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1587 veces.



Carlos Gutierrez*


Visite el perfil de Carlos Gutiérrez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: