La construcción del Partido Socialista, batalla de un pueblo

Cada vez está más cerca el momento de contar con un partido que esté a la altura del momento histórico que vive la nación venezolana, la jornadas de manifestación de voluntad como aspirantes a integrar este partido fue indudablemente todo un éxito, la respuesta dada por la población llenó todas las expectativas creadas. Ahora para la selección de voceros y voceras todos nos preparamos a aportar nuestro granito de arena en la construcción del PSUV; no existe rincón del país que no esté alerta al llamado del líder de la revolución, sin embargo, en medio de la alegría natural que causa la cadena ininterrumpida de éxitos, es menester estar muy atentos al desenvolvimiento de estos acontecimientos siempre teniendo en cuenta que aún cuando parezca engorroso el proceso, es deber de todos evitar cualquier tipo de atajo que afecte el desarrollo de este proceso dentro de los parámetros que exige la revolución socialista que pretendemos profundizar.

Es absolutamente contrarrevolucionario sostener que para avanzar más rápido solo sea necesario darle un mateo a las Asambleas de Batallones que comenzarán a realizarse a partir del 21 de Julio; podemos entender perfectamente que el mensaje del líder Hugo Chávez señala la ruta hacia la construcción del socialismo. Igualmente se ha debatido suficiente sobre el objetivo primordial al construir un partido que aglutine el pensamiento revolucionario y la acción socialista a lo largo y ancho del país; también estamos claros que este será el arma del pueblo, es decir, el partido será el instrumento principalísimo del pueblo para llevar a cabo el proyecto socialista; por tal razón, es más que nuestro deber, nuestra obligación, estar atentos a quienes pretenden secuestrar este hermoso ensayo creativo de todo un colectivo para colocarlo como un proyecto adaptado a las circunstancias de algunos dirigentes en particular. Esta es la gran batalla del pueblo y por ende quienes creemos en el socialismo tenemos la obligación histórica de orientar y direccional el proceso sin secuestrar la esencia de la razón de ser que debe tener el PSUV, que no es otra que la construcción del instrumento político del pueblo para hacer su revolución.

Debemos estar claros que esta es una revolución del pueblo, que ha roto con todos los paradigmas, combate en su esencia las élites, pretende derrumbar la hegemonía de la clase dominante y sería imperdonable fallar cuando todas las condiciones, objetivas y subjetivas están dadas para hacer la revolución y construir el socialismo. En muchas oportunidades observamos los esfuerzos del comandante por crear conciencia sobre este tema, aún cuando muchos dirigentes parecieran no entender o no querer entender esta situación, el pueblo si lo capta perfectamente e intuye que la línea correcta es la profundización del proceso y para que esto sea posible es necesario un partido revolucionario, socialista con esquemas organizativos, con programas, con acciones revolucionarias y socialistas.

Este es el reto más importante en estos momentos y este mensaje va dirigido no a los dirigentes solamente sino fundamentalmente a ese hermoso pueblo socialista que dio un paso al frente en la construcción de su organización política revolucionaria. Serán muchos los que no entenderán este proceso, serán muchos los desilusionados, serán muchos los que intentarán por acción u omisión evitar la profundización del proceso pero a este glorioso pueblo no lo derrotan fácilmente. Así como el 12 y 13 de abril de 2002 salio a reclamar a su líder, axial como soportó el paro petrolero más cruento en toda la historia, será capaz de sepultar con las pretensiones de muchos que solo quieren un cambio a medias o que el gatopardismo se apodere del proceso. Este pueblo que hoy tiene este tremendo reto debe formarse y prepararse permanentemente, las asambleas de batallones deben convertirse en verdaderas escuelas de formación política de cuadros, nadie debe permitir despachar el tema de la discusión como un mero formalismo. Nos preparamos para observar el proceso más trascendental del siglo, si el mismo trasciende como esperamos, lograremos construir la revolución, si por el contrario solo se toma como un saludo a la bandera no pasaremos de construir una organización política más que estará condenada por la historia desde su nacimiento. Camaradas es el momento de reflotar en el espíritu de todos nosotros un verdadero espíritu revolucionario y construiremos el partido que de verdad requiere este proceso revolucionario.

Que a partir de este momento el debate y la discusión revolucionaria del proceso sea nuestra tarea principal, es la mejor forma de rendir tributo a quien lo ha dado todo por este país y esta revolución, el líder fundamental del proceso Hugo Chávez.

latojeda@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2099 veces.



Luís Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas