Socialismo es un camino no un fin

"Hemos asumido el compromiso de dirigir la Revolución Bolivariana

hacia el socialismo y contribuir a la senda del socialismo,

un socialismo del siglo XXI que se basa en la solidaridad,

en la fraternidad, en el amor, en la libertad y en la igualdad"

Hugo Chávez

El socialismo es un sistema económico, político y social con el cual se eliminan las diferencias de clases, se garantiza los derechos humanos y se vindica al ser social por encima de los intereses particulares. De él se han derivados muchas interpretaciones y modelos los cuales si bien no han logrado a plenitud, la aspiración de una sociedad justa, solidaria, fraterna y libre, han dejado a las generaciones siguientes el legado de su lucha histórica lo cual vindica su vocación humanista y emancipadora en un tiempo continuo de revolución permanente.

Su vigencia esta directamente relacionada a la crueldad de los catastróficos resultados sociales, económicos y políticos alcanzados por la imposición del modelo capitalista en el mundo y se expresa en lo cotidiano, en la lucha de clases sociales antagónicas que se producen en el proceso de acumulación de capital, el cual favorece a las minorías en detrimento de las grandes mayorías empobrecidas que exhibe el 80% del planeta y amenaza con la destrucción del mundo.

En consecuencia, no existe otra alternativa para la humanidad, que luchar contracorriente para eliminar los valores de la ética del capital, en el entendido que los hombre y mujeres nacemos libres y no estamos condenados a seguir sobreviviendo a la estupidez del consumo, la depredación del medioambiente y la competencia entre individuos para alcanzar el privilegio en el que viven las minorías que se erigen como los mas "aptos" en el modelo capitalista salvaje, con el que aun sobrevivimos a pesar de sus demostradas consecuencias nefasta para la humanidad.

Cabe señalar que en América Latina, África y Medio Oriente, las consecuencias del modelo capitalista son más que evidentes. En el primer mundo, aunque en menos proporción el malestar de la sociedad se ve en los bajos niveles de calidad de vida que sus pobladores pobres reflejan. Ahora bien, en los actuales momentos se nos plantea el Socialismo del siglo XXI, un concepto ideado por Heinz Dieterich Steffan, a partir de 1996, y muy difundido desde el 30 de enero de 2005 , por el Presidente Hugo Chávez en el V Foro Social Mundial. En él, se desarrolla el marco de la revolución bolivariana, teniendo en cuenta que para llegar a este socialismo, habrá una etapa de transición que denomina como Democracia Revolucionaria, la cual tendrá que despejar la contradicción histórica entre las desigualdades que se derivan del capitalismo imperialista y opresor, versus una nueva praxis político, económica y social, que libere a quienes estamos atrapados por el hegemónico de la casa blanca y sus arrastrados apátridas en el tercer mundo .

En ese sentido, el socialismo es esencialmente praxis social, teoría social de lo concreto, ciencia y conciencia de vida, para la vida y por la vida, un titánico esfuerzo que no acaba con la toma del poder, sino que se extiende más allá de lo reivindicativo, la redistribución de la riqueza, y altruismo para los pobres, pues su objeto es la construcción de la conciencia colectiva por la vía del convencimiento de que los hombres y mujeres debemos vivir en sociedad y para la sociedad.

Para ello, habrá que realizar una transformación profunda de la estructura social, económica y política, pero tal como lo señala el líder presidente, no se puede pretender acelerar torpemente la dinámica de estos cambios estructurales, ya que ello nos llevaría ineluctablemente ha agudizar la confrontación y desbordar en guerras que solo favorecerían al imperio, tal como ha sucedido en muchos países del tercer mundo. Por ello, para alcanzar el socialismo en el siglo XXI, nos hemos planteado una revolución pacífica, profundamente democrática y encarnada en la conciencia de los individuos, para el logro de una sociedad participativa y protagónica, científica y culturalmente inspirada por el bienestar colectivo.

Tal como se titula este artículo, hay que tener en cuenta que el socialismo es un camino para llegar a objetivos históricos concretos en pro de la elevación de la calidad de vida para todos, no es un fin, su construcción es permanente, su contenido nace de la dialéctica de lo concreta de la sociedad. Por tanto es un estadio de luchas y encuentros, que ha de desembocar en la creación de un hombre nuevo, mas humano y radicalmente consustanciado con su ser social colectivo. Patria, socialismo o muerte. Venceremos

(*) Dr. Profesor Investigador de Políticas Públicas y Desarrollo Económico

Decanato de Postgrado UNERG

Analista Internacional

angeltortolero@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2623 veces.



Ángel Rafael Tortolero Leal*

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Rafael Tortolero Leal

Ángel Rafael Tortolero Leal

Más artículos de este autor