Auditórium

Carnaval politiquero con mascaras: ¡Y alacranes!

"En mi opinión, propongo el día domingo 8 de diciembre del 2024, como la fecha más adecuada para realizar las elecciones presidenciales, ya que daría un tiempo suficiente para que el acompañamiento internacional, pueda venir y conocer todas las fases del proceso electoral, además de ser el mes de diciembre como "la fecha tradicional" en que se han realizado en los últimos 60 años, a excepción de la realizada en mayo del 2018. Y eso significaría que el ganador o ganadora, solo sería presidente electo o presidenta electa por un mes, ya que el 10 de enero del 2025, tomaría posición de su cargo, de acuerdo a lo señalado en el artículo 231 constitucional. Fin de la cita. Oscar Bravo. Analista Político. https://www.aporrea.org/actualidad/a328305.html

La historia política venezolana se repite otra vez, en este año 2024, como cada seis años como tragedia y como comedia, con una mezcla muy toxica de demonios salta talanqueras, y politiqueros traidores a sus orígenes e ideales, en las fiestas del dios momo 2024, se vivirá, y se gozará entre máscaras y disfraces, una política carnavalesca, que saltará por los cuatro puntos cardinales del país, donde se aprovechará el entusiasmo y el pegajoso jolgorio de las carnestolendas para captar el voto popular ciudadano con comparsas de todos los colores de la rumba popular, que marca una participación espontánea y desprevenida e inocente del pueblo venezolano, pero que a la vez, sirve de preludio para las caravanas electorales de este año electoral presidencial venezolano de 2024.

Atrás quedaron los recuerdos de aquellos carnavales reminiscentes. Ya que la alta polarización política, donde alcaldes y gobernadores, derrapando recursos en un país en crisis, sin jerarquizar los graves problemas sociales en sus estados y municipios, y se presentan como reinas politiqueras con mascaras y los hacen irrescatables, en contra todavía de la alegría y la creatividad de la gente por querer conservar unas fiestas que despiertan el fervor y la integración de la comunidad alrededor de lo autóctono y de lo culturalmente arraigado, que no desentona con la tradición de un pueblo caribeño amante del regocijo popular y la sana diversión social.

Para esta temporada electoral presidencial 2024, en que la política se viste de carnaval, además de las reinas, son varios los reyes Momos Alacranes que se lanzan al ruedo a conquistar la corona presidencial, algunos con su viejas mañas adecas, pero con nuevas tenazas, otros con la aspiración de seguir el reinado con pie firme e ilusión grande del trabajo sucio, y los chorilandros recién vestidos que se estrenan en estas lides de la corrupción electorera festiva que, aún sin disfraz ni mascaras, pueden lagartear en estos tiempos de carnaval politiquero.

Porque en época de carnaval Venezuela se convierte en una Gran Parada Politiquera, donde la gente por estos días está más alegre, más sonriente, más rumbera y más relajada... como dicen por ahí, en carnavales todo se vale, y si coincide con la expectativa electoral, donde debe reinar la tolerancia y la permisividad de soportar de buenas ganas donde la sabiduría popular utiliza: "las parodias, las caricaturas, las sátiras, las ironías, los casquillos, el humor crítico, y las ingeniosas letanías, que le dan un toque de informalidad a un carnaval electorero y politiquero".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 643 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: