¡Pá que tanto! Un Presidente basta

Desde siglos se le atribuye a Maquiavelo la famosa frase: "El fin justifica los medios". Y desde 1998, para desgracia de los venezolanos, los advenedizos que se aferraron al poder, lo aplican literalmente en Venezuela. A juzgar por los resultados, las acciones del actual gobierno, han llevado al país a una severa crisis en todos los órdenes. La autocracia muestra su rostro nuevamente después de más de trescientos años.

¿Quieren más retroceso ?

Más cercano en el tiempo, surgió en Venezuela el fenómeno del caudillismo, que eran los los gobernantes autócratas con sus hordas armadas.

La historia recuerda a Juan Vicente Gómez, dictador de comienzos del siglo XX, quien ejerció la presidencia, con sus propios generales y ejército, durante 27 años. Solo salió del poder porque se murió.

La democracia después de 1958 había empezado a ampliar horizontes, pero la infeliz presencia de un teniente coronel parlanchín, nos dejó secuestrados y ya tenemos 25 años de gobierno caudillista y militarista.

Se aplica el Maquiavélismo puro, dando participación a algunos partidos políticos, pero con la condición de que todos tengan el mismo discurso, para ellos seguir gobernando. Aquellos adversarios que no sigan línea, se fregaron, les perseguirán , acusarán de traición y los inhabilitarán.
Generar la sensación de cambio. "Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie" (cambiar para que nada cambie), principio lampedusiano en el leopardo jaspeado o el "gato pardo" y eso ya se les agotó. No hay sensación de progreso, ni transformación positiva, al contrario, es retroceso de más de 150 años.

El Consejo Nacional Electoral (CNE), tiene un presidente que vive en Miraflores. El Tribunal Supremo de Justicia tiene un presidente que vive en Miraflores. El fiscal general es el que vive en Miraflores. El Parlamento nacional tiene un presidente que vive en Miraflores. El comandante en jefe de las fuerzas armadas vive en Miraflores. El presidente de la República vive en Miraflores.

¿y entonces?

En la República de Venezuela hay un solo poder. Lo demás es pacotilla, sobra, raspadura, tabula rasa, papelillos y serpentinas.

El dueño va a seguir dirigiendo el circo, "por las buenas o por las malas".

Sus payasos hacen las maromas y hablan lo que el ordena. Se rien, pelean, gritan, amenazan y hacen después una fiesta.

Hay ayudantes de los payasos que deben mostrarse serios ante las cámaras y haciendo los mandados para mantener el circo con variados espectáculos. Esos cuidan de no enseñar las ponzoñas venenosas.

¡ Después le echan la culpa a los pobres equinos !



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1002 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: