Pobres en el Sur, encerrados en una caja de hierro y oligarquía vuelve direccionar la política ante desfase de la izquierda

Muchos funcionarios y agentes del gobierno, como de la oposición han rechazado el dogmatismo militante por teorías que permiten avanzar en la lucha concreta en el campo económico- geográfica por los índices atrayentes de beneficios, dirigidos directamente hacia los grupos influyentes en la estructura del Estado. Las élites políticas buscan mantenerse en el poder y reflejar un espíritu de lucha, tanto en los programas del gobierno como en las asambleas barriales y de zonas urbanizadas.

América del Sur, evidencia una desilusión ideológica con la democracia, y la clase política, ya que las clases sociales bajas se encuentran en una encrucijada por los niveles bajos de ingresos existentes en el sector público. La burguesía nacional, se ha hecho vinculante por el manejo de la hegemonía en el poder popular y el control de la voluntad en muchos hombres y mujeres a nivel del movimiento revolucionario democrático.

Marx nos alerta sobre la fetichizaciòn del trabajo convertido en mercancía., hablo con precisión, la transformación del poder del trabajo, es hablar del capitalismo en revolución, es depender del capital con relación al trabajo, entonces, lo que observamos son enganches como poder productivo, trabajo por escalas o temporadas. Estamos frente a una máquina abstracta, devoradora del trabajo vivo y productora de trabajo homogéneo para la acumulación privada.

Es una revolución democrática- burguesa cuyos lineamientos son de izquierda y, las reformas le dan institucionalidad al gobierno central para cristalizar una conducta colectiva autónoma. Donde la historia esta allí, y tiende a repetirse. Hemos vivido vacíos económicos desde los tributos municipales hasta lo referente al nivel nacional.

El pueblo, poco se ha beneficiado de estos cambios y, las teorías sociales se quiebran, cuando observamos el presente y, la geografía es alterada para plantear solo compromisos apasionados que solo dependen de los sujetos. Es una nueva forma de gobernar bajo una perspectiva autonomista, donde se destaca una metateoría que se le crea a la conciencia popular, donde cada argumento formulado restablece el juego político sucio de otro. Más, cuando solo se habla de oro y petróleo.

Hay nuevos métodos de dirección en el campo político y eclesial. El pueblo venezolano poco se ha beneficiado de la revolución, debe cancelar altos impuestos por las reformas impositivas al sistema tributario, mientras empobrece cada vez más, sobretodo en el sector público, solo hay imposiciones utilitarias que favorecen a grupos definidos con anterioridad, tanto opositor como del gobierno, son definidos con anterioridad.

Hay nuevos pasos en el campo ideológico y político, debemos presionar sobre la democracia para regresar a la libertad económica y del género humano, Desde la partida de Los Libertadores ha provenido angustias por la visión geográfica y espacios marítimos y, nuestro sistema de seguridad ha disminuido porque nuestras fragatas y destructores poco tienen mantenimiento y no surcan los mares, poco tenemos aviadores y, por otro lado, no hay apoyo de las islas al norte del Caribe, le suplimos de energía a precios muy bajos y a costa de la pobreza de nuestro pueblo y, no han dado una declaración conjunta.

El lenguaje político se reconfigura tanto en la derecha como izquierda para lograr discursos que reflejen una matriz parafrástica relativamente estable, cuando la verdad es otra. De modo que el campo ideológico es un reverso al populismo, y ambos grupos buscan un giro a la izquierda de manera unitaria para sustentar el capitalismo de Estado.

Es lógico, nos encontramos entre ejes del conflicto y el actual discurso actúa como legitimador para manejar diferentes estrategias, hay un escenario que emerge habilitado por los pobres, pero, direccionado por la oligarquía, para que, de manera circunstancial, todo parece acoplado a una caja de hierro.

El lenguaje de derecha es fácil de reconocer, y se viene dando en un tono afectivo, contando con la figura de un pastor guía esperando obediencia que es virtud. Sin duda, existe un agradecimiento hacia cada votante, donde se manejan caracterizaciones simbólicas, simplemente, constituye una hegemonía discursiva que maneja bien la individualización de los conflictos, apareciendo como un mecanismo de disuasión del conflicto social y religioso.

Los países del Sur han olvidado que el tercer eje tiene un carácter plenamente social. Toda la izquierda, se copió de los excesos de un capitalismo global sostenible, y el transnacional agotó el miedo burgués de relacionar la sociedad y la naturaleza. De este modo, nunca se pueden conciliar los valores y patrones de acumulación de una sociedad mercado céntrica con una relación humana sostenible con la naturaleza.

La política no es para corrupción, ni para dar de comer. Es hacer gestión de gobierno y transformar el modo de vida en cada ciudadano, es como inflar un globo. Es darles herramientas a los ciudadanos para transformar culturalmente a la sociedad, son como espacios o bloques de información en la historia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 836 veces.



Emiro Vera Suárez

Profesor en Ciencias Políticas. Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajó en los diarios Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, y La Calle como coordinador de cultura. ex columnista del Aragüeño

 emvesua@gmail.com

Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: