Es justo el poder por qué y para qué

Poder, individuo, sociedad en la modernidad y la posmodernidad, conceptos analizados por autores como Michel Foucault o Noam Chomsky, que cuestionan al reflexionar sobre la condición humana y las formas en que se ha ejercido el poder, al legitimarse, pero resistiéndose en los diferentes ámbitos de su ejercicio la vida total de la sociedad y la globalidad, desde compartimientos estancos y privilegiados. Foucault se centró en investigar las prácticas discursivas y no discursivas que conforman los saberes, las subjetividades y las relaciones de poder en la modernidad.

Ambos especialistas abordaron temas sobre la psiquiatría, las prisiones, el sistema jurídico, la educación, la sexualidad y la biopolítica. Chomsky se dedicó a la lingüística, la filosofía y la crítica política, una trayectoria y obra de denunciante de las injusticias, manipulaciones y violaciones a los derechos humanos cometidos por los gobernantes y los gobiernos; los medios de comunicación y las corporaciones.

En defensa del papel de la educación, la democracia participativa y el activismo social, como formas de resistencia frente al poder dominante hoy más que nunca, por un poder cual fenómeno complejo y multidimensional que ya no es reducible a una definición por su forma de manifestarse, por lo que suele observársele como capacidad, relación, estructura, estrategia, recurso, discurso o práctica, que puede tener fines y alcances propositivos en lo positivo o negativo, lo que va a depender de quién lo ejerza y cuáles son los controles y la dependencia de quién lo ejerce; de cómo, por qué, y para qué lo ejerce.

El poder se ha usado para crear, transformar o para destruir; para liberar u oprimir, para cooperar o competir; para dialogar o imponerse. El poder es explícito o implícito, visible o invisible, centralizado o descentralizado, vertical u horizontal, legítimo o ilegítimo, consensual o coercitivo. Ha sido desafiado, resistido, subvertido por individuos y por grupos sociales que aspiran a que haya cambios en las condiciones de existencia; que defienden sus intereses y derechos, y es que el poder olvida al ser, al que sujeta y lo sustituye al hacer para tener, sin mirar a quien, para satisfacer lo individual con beneficios que se alcanzan a pesar de las necesidades de los demás, incluso sin importar cuál sea el costo implicado, menos el de los demás. El poder sin más que se vuelve como la realidad, inabarcable, pero a lo que muchos aspiran.

En ciencias sociales se ha entendido el poder como el individuo con capacidad de influir sobre los demás, desde un comportamiento personal o institucional para organizar lo social. El poder ha sido confundido a menudo con términos como mando y autoridad, designado o percibido entre propios y extraños como legítimo, incluso, ha llegado a considerarse en la postmodernidad occidental, como poder injusto. Foucault escribió y debatió respecto a la condición humana, y otro memorable, Noam Chomsky, abordó también el poder, la psiquiatría, las prisiones, el sistema jurídico, la educación, la sexualidad infantil, y las relaciones de poder. Citemos algunas de las frases que precisan el poder al respecto de su pensamiento: "La historia de las luchas por el poder sigue estando casi totalmente oculta.

El saber no entra en ello: eso no debe saberse."; o, "A los movimientos populares se les ha presentado como producidos por el hambre, los impuestos, el desempleo; nunca como una lucha por el poder, como si las masas pudieran soñar con comer bien, pero no con ejercer el poder." o, "Meter a alguien en prisión, encerrarlo, privarle de comida, de calefacción, impedirle salir, hacer el amor… etcétera, ahí está la manifestación del poder más delirante que se pueda imaginar." Y, "Nuestra dificultad para encontrar las formas de lucha adecuadas, ¿no proviene de que ignoramos todavía en qué consiste el poder?" también, "El poder se ha introducido en el cuerpo, se encuentra expuesto en el cuerpo mismo… Recuerde usted el pánico de las instituciones del cuerpo social con la idea de la unión libre o del aborto." o, "Si se quiere captar los mecanismos de poder en su complejidad y en detalle, no se puede uno limitar al análisis de los aparatos de Estado."

Sabes para qué es el poder, y el poder popular es poder del pueblo mientras otros lo ejercen por él, lo delirante es lograr que el poder se manifieste como la lucha por saber y detener a quienes se abrogan el poder y lo ejercen a motu proprio y en su beneficio, de sus grupos y sectores estancos que sólo a ellos beneficia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1158 veces.



Franco Orlando


Visite el perfil de Franco Orlando para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: