Diario de una Cuarentena: Capítulo Quinientos Once

Un nuevo aliado tiene la derecha golpista: El Partido Comunista de Venezuela

A 1.054 días del inicio de la contingencia en la República Bolivariana de Venezuela producto de la pandemia global de la Covid 19, en la mitad de la semana 150 de esta contingencia, y siendo el viernes 03 de febrero de 2023, quiero en primer lugar rendir homenaje al Gran Mariscal de Ayacucho, quien un día como hoy, pero de hace 228 años nació el Abel de América.

Sin duda que, si la oligarquía no hubiese asesinado a Sucre en la Selva de Berruecos el 4 de junio de 1830, éste se hubiese erigido sin duda en el sucesor de Simón Bolívar. El enemigo tenía eso suficientemente claro, y por eso lo asesinaron.

Como el fantasma de la traición revolotea dentro de la Revolución Bolivariana, sin duda las líneas que vienen serán muy duras. Pero son necesarias porque hay cosas que hay que decir a pesar de los riesgos.

Durante muchos años, siempre admiré y respete la trayectoria del Partido Comunista de Venezuela (PCV). Un partido de personas como Pio Tamayo, Jesús Faría padre, Eduardo Gallegos Mancera, de Alberto Lovera, de Pedro Ortega Díaz, De Roberto Hernández Wohsindler, por sólo mencionar algunos nombres de un partido de cuadros e histórico con trayectoria y aportes para el proceso político y revolucionario en Venezuela durante un poco más de ochenta años.

Y aunque parezca mentira, y seguramente alguna de su gente me tildará ahora de "anticomunista", cosa que no lo soy. No tengo problemas con su militancia de base. Allí hay gente muy clara política e ideológicamente, valiosa y respetable. A ellos todo mi respeto, consideración y afecto.

Fundamentalmente, estas líneas van dirigidas a su buró político, a su dirección política, a cuyos miembros, algunos conozco personalmente y hasta un afecto casi familiar les tengo. Pero creo necesario, en estos tiempos de amenazas, y con la moral que me caracteriza, hacerles un llamado a la reflexión.

El Partido Comunista de Venezuela, por fin se definió y se quitó la careta. Es decir, decidieron estar en la acera del frente. En la acera de la derecha. Y ya explico la razón de ello.

En la marcha convocada por los factores violentos de la oposición fascista en Venezuela, ellos coincidieron en hora y lugar de convocatoria. Lo cual ya es un primer elemento que llama poderosísimamente la atención, porque, uno diría: ¿Un marxista leninista acompañaría a los hijos "políticos" de los que asesinaron a Alberto Lovera? ¿Acompañaría a los autores intelectuales del asesinato de Livia Governier? Por sólo colocar dos nombres de cuadros valiosísimos de esta organización asesinados por el puntofijismo, como ejemplo.

Luego, en plena marcha, su Secretario General, Oscar Figuera, al ser consultada su opinión con respecto al gobierno de Nicolás Maduro, expresó lo siguiente: "El Partido Comunista decidió no acompañar ni apoyar al gobierno de Nicolás Maduro desde ya desde hace varios años, como consecuencia de su política económica y de su política laboral contraria a los trabajadores y trabajadoras; de represión contra los dirigentes y dirigentas en lucha del salario miserable que le aplican al pueblo venezolano y en general por una política que beneficia es a los sectores del gran capital y a los derechos del pueblo venezolano. El Partido Comunista ha roto con el gobierno de Nicolás Maduro y el gobierno de Nicolás Maduro además traicionó el proyecto histórico que encabezaba el presidente Hugo Rafael Chávez Frías".

En apariencia, Figuera tendría razón si no fuera porque en su narrativa aplica lo que la analista canadiense Naomi Klein habla de suspensión cognitiva, en el que no se razona mucho más allá. Se obvian contextos y circunstancias que son parte de las categorías y métodos de análisis aplicadas por el marxismo como lo es el materialismo histórico y el materialismo dialéctico. Pero es que además, definirse como marxista- leninista no es un patrimonio exclusivo del PCV. Pueden haber personas que se definan marxista-leninista y no pertenecer a Partido Comunista alguno en el mundo.

Pero, además de ello, en algunos elementos el discurso de Figuera coincide con el de la extrema derecha en cuanto a separar a Nicolás de lo que es el chavismo o de tratar de comparar su gestión la realizada por Chávez durante 14 años. Esto es, además de escalar en la predisposición de sectores de la población contra Maduro de catalogar su gestión como antiobrera y neoliberal, busca sumirnos en el miedo y la incertidumbre. Poco aporta la narrativa de Figuera a la construcción de conciencia política en este momento y sobre todo en saldos organizativos de la lucha dentro del movimiento popular.

Y todo ello para construir odios y violencia, lo cual es algo extremadamente peligroso, sobre todo, si son esos factores fascistas lograsen hacerse del control político. El genocidio en Ruanda se quedaría en pañales frente a lo que pudiera ocurrir en Venezuela.

Pero, además de ello, Figuera no tiene coherencia en su discurso, ya que, en la manifestación por los bajos salarios y condiciones laborales, lo cual es válido y estoy de acuerdo, más ya hemos observado como este justo reclamo y razón de lucha está siendo manipulado e infiltrado por estos factores de la extrema derecha venezolana para desviarla de los fines nobles que se buscan con estas movilizaciones. No se puede marchar por mejores salarios y condiciones laborales sin considerar el efecto de las Medidas Coercitivas Unilaterales.

Figuera no señala en sus declaraciones los efectos que han causado las mal llamadas "sanciones" sobre el ingreso público, donde el presupuesto nacional se ha visto afectado y, por ende, la inversión social y los salarios. Un elemento que esta de anteojitos de perogrullo.

Una cosa es estar a favor de las justas reivindicaciones salariales y laborales en nuestro país y otra muy distinta hacerle el juego a la burguesía que está utilizando este tema para derrocar al Ejecutivo Nacional.

Para muestra, un botón: En la marcha convocada por factores de derecha el pasado 23 de enero. Había un manifestante que cargaba una bandera de Venezuela, pero, además de los lemas reivindicativos, había un mensaje dentro de los múltiples que cargaba que señalaba "Intervención del TIAR), "Maduro vete ya" y elementos de la extrema derecha, que aun cuando en la imagen no sale retratado el PCV, sin embargo, no aclara su posición ante estas muestras de manifestantes ante una marcha convocada por ellos que coincidió en lugar y hora de la referida movilización.

Y antes de que traten de defenderse señalando de que Maduro se ha reunido con la Plataforma Unitaria de Guaidó y han firmado acuerdos, pues es importante señalar que eso debe ser así porque el ejercicio del poder y del Estado implica que a veces tenemos que sentarnos con nuestro adversario ideológico, sin renunciar a nuestros principios, porque se debe garantizar la gobernabilidad y la paz de los diferentes sectores en el país. Además de ello, por tratados y convenios internacionales suscritos por el Estado venezolano que muchas veces se constituyen en camisas de fuerza para el Jefe del Estado venezolano. Además que siempre que se ha podido, el Ejecutivo Nacional ha aclarado sus posiciones para aquellos que han insinuado y catalogado a Maduro como traidor del legado o los legados de Chávez. Esto es muy importante tenerlo claro.

Pero, además de ello, y confieso que al principio tenía dudas, el PCV no apoya el gobierno de Maduro. Pero lo que es peor a mi parecer no es que ellos quieran constituirse en una opción de oposición de izquierda, lo cual podría hacerle bien a la política en el país, y que sería bueno que conquistasen el Poder Político. El tema es que el PCV le está haciendo juego a la estrategia enemiga. Le está pasando lo mismo que a otras organizaciones políticas como Bandera Roja, que después que estuvieron en la extrema izquierda hoy se han pasado para la extrema derecha.

Pero este tipo de diatribas con el PCV no son nuevas. Ocurrieron en los 60 con otros factores revolucionarios durante los años más duros del puntofjismo, y ocurrió con Chávez en su debida oportunidad. Ciertamente sí, el PCV fue el primer partido que apoyó la candidatura del Comandante Chávez, pero no es menos cierto también que el PCV al principio tenía una postura de recelo y reservas con Chávez y hasta pusieron en duda su compromiso revolucionario y su liderazgo. Al respecto, el Comandante Chávez, señaló:

"… Están jugando a la división del movimiento popular y yo los acuso de contrarrevolucionarios, y hay que barrerlos del mapa político venezolano. Van a desaparecer del mapa político. Al Partido Comunista de Venezuela va a desaparecer del mapa político, por contrarrevolucionario, por desleales y por mentirosos, porque son unos manipuladores además".

Y van a desaparecer como lo dice Chávez, no porque el gobierno de Maduro tenga una posición anticomunista, como ya lo dirán y ya me catalogaran al salir publicadas estas líneas, o porque desde el Ejecutivo Nacional o el CNE los "inhabiliten", sino por las imprudencias y terribles errores que están cometiendo en estos momentos y cuyos principales responsables están, muchos de ellos, en su Buró Político.

Están llegando los tiempos de las definiciones

¡Bolívar y Chávez viven y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2366 veces.



Juan Martorano

Abogado, Defensor de Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiteros y Tutiteras Socialistas. Www.juanmartorano.blogspot.com , www.juanmartorano.wordpress.com , jmartoranoster@gmail.com, j_martorano@hotmail.com , juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar , cuenta tuiter e instagram: @juanmartorano, cuenta facebook: Juan Martorano Castillo. Canal de Telegram: El Canal de Martorano.

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: