Argelia Mercedes Velázquez Carrizales “Labor Revolucionaria por la Vida, el Amor y la Paz”

"Amo la vida, pesé a sus laberintos

Porque de ellos se nutren mis sentidos

Y se acera mi andar

paso a paso (...)"

Poema "En esto creo" de Argelia Velázquez

Argelia Mercedes, como mujer, madre, compañera, maestra, amiga, escritora, poeta, periodista, luchadora de los derechos humanos y militante revolucionaria con sus pasos sembró la justicia y el amor infinito a la vida, siendo "ejemplo de mujer indispensable a las revoluciones del mundo" en su incansable búsqueda de la verdad, equidad y la igualdad social desde el reconocimiento sensible de la memoria histórica de nuestro pueblo y su hacer desde la "pedagogía de la liberación" (Rojas Olaya, 2013).

Nació el 02 de octubre de 1939 en Aragua de Maturín en el Estado Monagas, en el seno de una familia preocupada por las problemáticas que enfrentaba el país en el plano social y político, durante la dictadura de Pérez Jiménez, siendo su padre José Ramón Velásquez Ortiz, representante de la Unión Republicana Democrática (URD), y su madre Juana Carrizales, quienes la rodearon de valores e ideales de compromiso y amor a la patria, teniendo acceso a los acontecimientos tanto nacionales e internacionales desde conversaciones y lectura de revistas y libros de política.

Compartió gran parte su vida con el "flaco" Américo Silva, combatiente revolucionario, activista urbano y guerrillero rural, fundador del movimiento de izquierda revolucionaria (MIR) y de los frentes guerrilleros Ezequiel Zamora y Antonio José de Sucre, con quien abrigó los ideales de lucha de emancipación y solidaridad de los pueblos. De esta manera, en 1960 Argelia se une a las filas del MIR, junto a sus hermanos Vitelio, Rubén y José Ramón, mientras que su hermana Elvia se integra al Partido Comunista de Venezuela (PCV).

Ese mismo año, Argelia se graduó en la Escuela Normal Soledad Clavier de Maturín, dando inicio a su incansable labor como docente y comprometida praxis pedagógica, entregada durante 17 años a la formación y a la enseñanza, donde articulaba los valores éticos y la militancia política, afirmando que era la base fundamental para un buen hombre y una buena mujer.

El 31 de marzo de 1972, cambia de plano su compañero Américo Silva durante un enfrentamiento con la Guardia Nacional en la carretera que une a la población El Pao con San Félix de Guayana, así le escribe a su amado:

"Y en el eco de tus palabras

Impresas en el trazo de tu caminata inconclusa.

En la voz de la gente,

Que aún sin conocer de ti

Ha proseguido tus pasos

Porque, como tú mismo decías:

La lucha de los pueblos

No termina ni con la traición de un desclasado,

Ni con la muerte de un guerrero"

A pesar del dolor, Argelia no se doblegó y siguió apostando a su labor revolucionaria para la vida y el amor, incorporándose activamente al Frente Socialista Revolucionario (FSR) que agrupaba diversas organizaciones revolucionarias clandestinas y que posteriormente conforman el Comité de Defensa de los Derechos Humanos (CDDH), a nivel nacional cuyas acciones estaban dirigidas a la denuncia, la defensa y la búsqueda de justicia ante las desapariciones, asesinatos y torturas a los presos políticos del país por parte de los cuerpos represivos del estado. En dicha comisión se acompaña con otras mujeres revolucionarias, como: Lídice Navas, Eloísa Lagonell, Margarita Oviedo, Carmen Oviedo, María José Parada, Judith López Guevara, Esther Áñez, Norelkis Espinoza, Josefina Guzmán y Laura de Prada. De igual manera, se incorpora en las actividades del Comité de Luchas Populares (CLP), los frentes de masas y en los comités de solidaridad con los países hermanos, participó en la conformación de los comités de familiares y amigos de presos políticos revolucionarios, dándole formación política y de organización en defensa de sus derechos.

Paralelamente, ingresa a la Universidad Central de Venezuela (1974), donde obtiene el título de Comunicadora Social, para fortalecer y ampliar su militancia desde lo comunicacional. Junto a sus hijos, crea la Fundación Américo Silva (1986), con el objetivo de rescatar y consolidar la memoria histórica de las luchas de los pueblos y sus protagonistas, a través de una empresa de producción socialista de prensa, radio y televisión, "Producciones PROARTIM", para generar investigaciones que pueda difundir la propia Fundación, la cual se encuentra actualmente bajo la dirección de sus hijos.

En los tiempos cuarto republicanos, Argelia Velázquez Carrizales paso en muchas oportunidades a la clandestinidad fue perseguida, sufrió allanamientos, detenida tuvo que pasar tiempo en los calabozos de la Disip, por defender los derechos humanos de todas y todos. Le toco asumir la dirección del periódico "Que Hacer", todo como parte de su militancia y convicción política.

El 26 de noviembre del año 2010, a los 71 años de vida, donde hasta el cielo derramó sus lágrimas, cambio de paisaje nuestra Argelia Mercedes Velázquez de Silva, dejando un hermoso canto a la vida y al amor, entregando su último aliento a su praxis como pedagoga, periodista y como defensora de las luchas de los oprimidos y las oprimidas.

Terminamos este pequeño y sensible homenaje con algunos fragmentos de su poema "El llanto de la Tierra", que muestra el legado de su intensa voz alzada para la vida:

"Versos,
por una tierra
donde florezca el amor
que nutre la existencia,
y cultive el alma de los pueblos
sensibles
a sus lamentos.

(…)

Un planeta de metas alcanzadas

Pleno de alegría,

Donde se oiga siempre,

un canto por la vida

bajo el intenso azul

que nos rodea".

¡MUJER EJEMPLO DE GENERACIONES!

 

chinajulop@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 831 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas